High Score: El mundo de los videojuegos
Comparte con tus amigos










Enviar

Desde su aparición, a finales de los 70, los videojuegos han sido una fuente de la que el cine ha bebido en no pocas ocasiones. En consecuencia, hoy vamos a echar un vistazo a cómo surgió y se desarrolló este fenómeno. Y lo haremos resumiendo y valorando lo que nos ofrece ‘High Score: El mundo de los videojuegos’.

“Éramos pioneros en un mundo nuevo. Era emocionante y aterrador” (Howard Scott Warshaw)

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los seis capítulos que componen ‘High Score: El mundo de los videojuegos’. Esta docuserie fue vista en exclusiva a través de Netflix. Los resúmenes se presentan sin importantes destripes.

Episodio 1: Boom y bum.
Nos adentramos en la creación de los primeros grandes éxitos con títulos como ‘Space Invaders’ y ‘Pac-Man’. También se ahonda en el concepto de “puntuación más alta” y los primeros kits de desarrollo. Finalmente se explica el gran fracaso del videojuego basado en la película de ‘E.T.’ (Steven Spielberg, 1982).

Episodio 2: El sueño de cualquier niño.
Este capítulo nos cuenta los orígenes de la compañía Nintendo, su pugna con Universal por la marca ‘Kong’ y su dominio del mercado norteamericano y japonés. Para terminar, conoceremos a los primeros consejeros de videojuegos de Nintendo América.

Episodio 3: Juegos de rol.
Se analiza la influencia de juegos de rol míticos como ‘Dragones y mazmorras’ en la industria de los primeros ordenadores Apple. En concreto se analizan brevemente títulos como: ‘Mistery House’, ‘Ultima’, ‘Final Fantasy’ y ‘Gay Blade’.

Episodio 4: Esto es la guerra.
SEGA irrumpe en el mercado de las videoconsolas para disputarle el título a Nintendo con dos ases: su consola Mega Drive de 16 bits y su mascota, Sonic. Por otro lado, en Electronic Arts se centran en el mundo de los videojuegos deportivos fichando a John Madden.

Episodio 5: Juegos de lucha.
Los videojuegos de lucha saltan al tatami con títulos tan diferentes como el ‘Street Fighter 2’ y el ‘Mortal Kombat’. Empiezan las polémicas por la edad de los jugadores con el lanzamiento de videojuegos como ‘Night Trap’.

Episodio 6: Niveles.
‘DOOM’ entra en escena como un auténtico pionero de las 3D y el modo multijugador. Por su parte, Nintendo desarrolla el chip Súper-FX para su título ‘Star Fox’ de la Super Nes.

Crítica de High Score: El mundo de los videojuegos

Tenía las expectativas muy altas cuando vi el cartel de esta miniserie en el catálogo de Netflix. La imagen de una mano agarrando un pad y sobresaliendo entre cientos de juegos me hizo pensar que ‘High Score’ podría estar muy bien. Sin embargo, una vez vista, tengo que manifestar que sólo cumple a medias. Digo esto porque la miniserie se dedica a analizar exclusivamente el fenómeno del videojuego desde el prisma norteamericano y japonés. En los 6 capítulos no hay ni una sola referencia a cómo impactó este nuevo modo de entretenimiento en el continente europeo gracias a máquinas inolvidables como el Commodore 64, Spectrum, Amstrad o la revolución que supuso el Amiga 500. Nada de esto aparece en ‘High Score’.

Siguiendo con lo manifestado en el párrafo anterior, tampoco se ahonda o analizan otras consolas que no sean las principales de Atari, Nintendo y Sega. Esto deja fuera a máquinas revolucionarias como fueron la CBS ColecoVision o la Neo-Geo, entre algunas otras. Respecto a los videojuegos tampoco el documental hace justicia a su slide de Netflix. Hablando de memoria, no creo que a lo largo de los 6 capítulos se profundice en algo más de 10 títulos verdaderamente importantes. Esto hace que videojuegos míticos como ‘Prince of Persia’, ‘Double Dragon’, ‘Rampage’, ‘Out Run’, ‘One on One’, ‘Castlevania’ o ‘Ghosts ‘n Goblins’ ni siquiera sean citados. Por el contrario, se pierden demasiados minutos en presentar diferentes campeonatos “mundiales” de videojuegos que, sinceramente, poco o nada aportan.

No obstante todo lo comentado, ‘High Score’ tiene aspectos muy positivos. Entre ellos cabe citar que conoceremos a varios creadores importantes y nos comentarán cómo dieron origen a sus obras míticas. Me refiero a gente como Tomohiro Mishikado (creador de ‘Space Invaders’), Toru Iwatani (‘Pac-Man’), Howard Scott Warshaw (creador del horripilante ‘ET’), Hirokazu Yasuhara y Naoto Ohshima (Sonic), Trip Hawkins (fundador de Electronic Arts), Akira Nishitani y Akira Yasuda (‘Street Fighter 2’), John Tobias (‘Mortal Kombat’), Nolan Bushnell (fundador de Atari), John Romero (‘DOOM’), Shigeru Miyamoto (‘Mario Bros) y muchos más…

También conoceremos a gente que ha quedado olvidada y tragada por la historia. Este es el importante caso de Jerry Lawson, presentado como el gran padre de los videojuegos en cartuchos y de la consola Channel F. Por supuesto, disfrutaremos con anécdotas muy curiosas como el origen del nombre y “aspecto” del personaje Kirby de Nintendo, o las historias de los primeros “consejeros de juegos” atendiendo llamadas telefónicas para ayudar a los jugadores. Importante también considero el detalle de hacerle un hueco a los videojuegos conversacionales a través de Ken y Roberta Williams y su videojuego ‘Mystery House’ para PC. La pena es que no se va más allá en el maravilloso mundo de las aventuras conversacionales y obras maestras como ‘Monkey Island’ no tienen ni un segundo en pantalla.

El estilo ameno de la miniserie es otro punto a favor de su visionado. En este aspecto destacan mucho los simpáticos gráficos empleados en la recreación de las escenas del pasado de los creadores. Estos gráficos están hechos a imagen y semejanza de los vistos en las videoaventuras conversacionales. También sobresale la recuperación de viejas imágenes de archivo con salones recreativos, videoconsolas, anuncios, revistas,… Por el contrario no puedo decir lo mismo del montaje. La edición de cada episodio suele estar dividida en tres o cuatro segmentos correspondientes a los diferentes desarrolladores y se van alternando en pantalla provocando cierto caos en el espectador casual.

Por mi parte, en mi etapa de jugador pude disfrutar con las siguientes videoconsolas: La primera que cayó en mis manos fue la CBS ColecoVision, destacando la grandiosa adaptación del ‘Donkey Kong’. Después de ella pasé al mundo del Commodore disfrutando con el Commodore 64 y el Amiga 500. Finalmente, cuando Nintendo y Sega acapararon el mercado de los 16 bits, me hice con una Super Nintendo mientras jugaba a la Mega Drive en casa de un amigo y a la Game Boy en los grandes almacenes. De esta etapa destacaría títulos como el ‘Mortal Kombat II’, ‘Alien 3’, ‘NBA Jam’, ‘NBA Live 95’, ‘Golden Axe’ y, por supuesto, ‘Tetris’.

Finalmente, como lo nuestro principalmente es el cine no puedo obviar las referencias cinéfilas que encontraremos en ‘High Score’. Para empezar tenemos a Tomohiro Nishikado reconociendo la influencia de ‘Star Wars’ y ‘La guerra de los mundos’ en la creación de ‘Space Invaders’. También se comentará la visita de Howard Scott Warshaw a Steven Spielberg para presentarle el desastroso juego de ‘ET’. Además se recordará la negativa de Jean-Claude Van Damme a liderar el ‘Mortal Kombat’ o cómo John Romero sacó el título de ‘DOOM’ de una expresión de Tom Cruise en ‘El color del dinero’ (Martin Scorsese, 1986).

“Nadie había visto nada parecido antes” (John Romero)

En conclusión.
Termino esta crítica de High Score: El mundo de los videojuegos, una docuserie de gran aspecto visual dedicada por completo al mercado norteamericano y japonés. Como recuperación curiosa de un tiempo pasado cumple bien. Sin embargo, como documento histórico falla gravemente por su exclusión del mercado europeo y de títulos que hicieron historia a todos los niveles. En consecuencia, la coletilla “El mundo de los videojuegos” le queda muy grande…

Imágenes: Netflix.

Tráiler de High Score: El mundo de los videojuegos