Vacaciones en el mar 2
Comparte con tus amigos










Enviar

Si alguno de ustedes ha sobrevivido al ataque de los tiburones en una primera quincena de julio plagada de sangre, desgarros y dentelladas, no canten victoria porque el peligro aún acecha: la patrulla marítima ha informado al equipo de Cineycine de que los tiburones han sido literalmente devorados por millones de pirañas que han invadido los lagos, los ríos y las playas donde usted veranea asiduamente. Aunque aún puede salvarse de ser comido de un modo atroz si lee atentamente el modus operandi de estos pequeños animalitos en nuestra segunda entrega de ‘Vacaciones en el mar: Pirañas’.

pirañas-atacan

Vacaciones en el mar 2: Pirañas

Con el estreno de Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975) y su posterior éxito a todos los niveles, Spielberg había creado sin saberlo un subgénero cinematográfico: el del ‘cine de terror acuático’, enfocado exclusivamente al afán de supervivencia del hombre ante el ataque de determinados animales de hábitat acuático. Fue tal la repercusión de su película que esta comenzó a fundar un miedo real en el bañista de las costas de todo el mundo, hasta el punto de considerar al tiburón como un auténtico un animal devora hombres. Hecho que, independientemente de su mayor o menor autenticidad, terminó convirtiéndose en un pensamiento popular que aún merodea por las cabezas de todos los que nos adentramos demasiado en el mar.

Como era de esperar, el temor originado por Tiburón llamó poderosamente la atención de multitud de artesanos y productores oportunistas que encontraron una oportunidad de oro para aprovechar la tendencia creada por Spielberg. Dejando de lado las secuelas de la película de 1975 y sus interminables exploits con escualos, uno de los derivados más interesantes que surgieron a raíz del éxito de aquella película fue Piraña (Piranha, Joe Dante, 1978). Sin duda, una de las propuestas más inteligentes en clave de Serie B dentro del subgénero de terror acuático. Así pues, si Spielberg había instaurado un miedo exagerado hacía los tiburones, Joe Dante hizo lo propio con las pirañas; desde entonces, grandes rivales del famoso escualo no sólo en el sector cinematográfico, sino también en el pensamiento más popular. De este modo había nacido un nuevo animal acuático al que el mundo pudiera temer: su afán por la carne, su agudo olfato hacía la sangre, su rapidez, sus afilados y peligrosos dientes, y su voracidad, hicieron de la piraña uno de los peces más temidos… en la gran pantalla, ya que al contrario de lo que el cine ha establecido, se trata de un animal que no suele atacar al ser humano… ¿o quizás sí? La respuesta la encontrarán en Cineycine a través de las reseñas correspondientes a algunas de las películas dedicadas a estos dulces y tiernos pececillos.

Y no lo olviden: tengan precaución en el mar, pero también en los ríos, lagos y parques acuáticos. Porque nunca se sabe lo que puede acecharle bajo el agua… aunque puede que ya sea demasiado tarde para usted.

Haga click en cada carátula para acceder a la crítica

‘Piraña’ (1978)

piranha-poster

‘Piraña 2’ (1981)

piranha2-poster

‘Piraña’ (1985)

piranha-tv-poster

‘Piraña 3D’ (2010)

piranha-3d-poster

‘Piraña 3DD’ (2012)

piranha-3dd-poster

Escucha nuestro último episodio del podcast