El futuro del cine según el gran Steven Spielberg
Comparte con tus amigos










Enviar

El futuro y la tecnología van alcanzando todos los sectores de la vida humana y grandes cambios se están gestando en todas las industrias. El cine, no es la excepción a la regla y muchos apuestan a otro tipo de dinámica, como el cine en vivo planteando por Francis Ford Coppola, que esboza otra forma de hacer cine y otra manera de innovar en el mundo del entretenimiento. Por su parte, el gran Director de Hollywood, Steven Spielberg, tiene su propia visión…

Steven Spielberg películas

Spielberg es un director vigente, siempre rodeado de nominaciones, siendo las últimas por su excelente película ‘Los archivos del Pentágono’, que recibió dos nominaciones al Oscar (como mejor película y por mejor actriz para Meril Streep) y seis nominaciones a los Globos de Oro. Polifacético y trabajador incansable, Spielberg siempre se encuentra desarrollando múltiples proyectos cinematográficos, además de atender con gran pasión su Fundación Shoah (dedicada a la memoria de las víctimas del Holocausto y sus sobrevivientes).

Spielberg también piensa en cuál será el futuro del cine y cómo la tecnología puede ir moldeando nuevas maneras de hacer películas. “Creo que Internet va a realizar el cambio más profundo en las industrias del entretenimiento combinadas”, dice con su voz clara y ligeramente nasal, y su elegante elocución que se asemeja más a la de un profesor universitario que a la de un director. “Todos vamos a sintonizarnos con el programa de Internet más popular del mundo, que vendrá de algún lugar, por ejemplo, de Des Moines. Todos perderemos nuestros trabajos. Todos estaremos en Internet tratando de encontrar una audiencia”.

¿Es Spielberg pesimista sobre el futuro del cine teatral como lo conocemos? “No, nunca soy pesimista”, responde. “Cuanto más envejezco, más veo las películas como un milagro en movimiento. Las audiencias son más difíciles de complacer si solo les das efectos especiales, pero son fáciles de complacer si les ofreces una buena historia”. “Creo que el cine se va a adaptar a la audiencia de manera individual. Se dirigirá al consumidor individual y habrá algo para cada uno de nosotros por lo que tenemos que estar preparados para el entretenimiento que nos ira llegando de muchas formas y géneros diferentes”.

De hecho, Spielberg ayudó a abordar la era digital con ‘Jurassic Park’ en 1993. La diferencia entre hacer ‘Tiburón’ en 1975 y ‘La Guerra de los Mundos’ en 2005, es que hoy en día todo lo que un cineasta puede imaginar se puede realizar en una película. “Cuando mi tiburón mecánico en ‘Jaws’ estaba siendo reparado y tuve que filmar, tuve que hacer efectos especiales solo moviendo el agua. Confié en la imaginación de la audiencia. Hoy sería un tiburón digital. Costaría muchísimo más, pero nunca fallaría y tendría que ser reparado. Como resultado, probablemente hubiera usado mucho más el tiburón digital en más escenas, lo que hubiera hecho que la película fuera cuatro veces menos aterradora. Tiburón es una película que da miedo por lo que no ves, no por las escenas concretas con el tiburón. Necesitamos que la audiencia vuelva a asociarse con la narración de las películas”.

Spielberg aún ama el celuloide, la sensación de 35 mm en lugar de hacer cine digital, pero ha tenido que adaptarse y sacar lo mejor de él. “Aprendí que podemos hacer casi cualquier cosa bajo el sol con las computadoras. Entonces, la pregunta es: ¿deberíamos? O, ¿deberíamos recordarnos, como cineastas, que debemos tener cuidado y recordar que no hay nada más importante en una película que como se cuenta una historia? Si la narración se convierte en un subproducto de la revolución digital, entonces el medio se corrompe”.

“Con la revolución digital las películas pueden ser alteradas. Pero debemos recordar que las películas reflejan nuestra herencia cultural del período en el que se hicieron. Por lo tanto, alterarlas puede destruir esa perspectiva histórica. Eso es una falta de respeto a la historia. La situación es como caminar sobre una cuerda floja: tenemos que avanzar, pero debemos tener cuidado”.

El cineasta insiste con Internet: “Creo que el cine se va a adaptar a la audiencia individual, como dije antes sobre Internet. El cine atenderá a los consumidores de una manera más personalizada. Lo que significa que habrá algo para todos. Hay muchas formas diferentes de obtener entretenimiento hoy en día, no solo en la pantalla grande ni en la pantalla del televisor. Podemos usar un reloj inteligente, un dispositivo inteligente, videojuegos, podemos utilizar Snapchat y son formas diversas de autoexpresión, son formas de arte y hay una audiencia para eso. Y tenemos que estar preparados para que el entretenimiento nos llegue de muchas formas y géneros diferentes”.

Finalmente, concluye: “No solo celebras la televisión o las películas, sino que es toda esta expresión libre que proviene de los jóvenes de todo el mundo. Ese mundo que está tratando de contar sus historias en un par de minutos o incluso en veinte minutos o incluso en cuatro minutos. Entonces, solo tienes que estar abierto a eso en el futuro. ¿Estaré allí para ese entonces? No sé. Pero no le tengo miedo de nada. Si muere el cine, cambio de carrera”.