Crónicas de Sitges 2014, despedida y cierre
Comparte con tus amigos










Enviar

Crónicas de Sitges 2014, despedida y cierre.

Última jornada y reflexiones acerca del Palmarés.
Con más pena que alegría, en esta mañana de sábado emprendemos la marcha hacia el Melià. La maratón de ayer y el sueño acumulado han hecho mella y ni siquiera el despertador nos ha animado a acudir al pase de ‘Burying the Ex’, la nueva película de Joe Dante que clausura esta edición. En una mañana marcada por las sesiones Sitges Clàssics en las que se ha podido disfrutar en el Auditori de ‘Scorcerer’ aka ‘Carga maldita’, título considerado de culto del año 1977, además del clásico de Dante Gremlins’.

gremlins-gizmo-caja

A las 12:30 se da por iniciada la rueda de prensa del Palmarés. Acuerdos y desacuerdos en una certamen en el que ha habido gran repartición de premios y en la que dos de mis favoritas, ‘The Babadook’ (Jennifer Kent, 2014) y ‘Goodnight Mommy’ (Veronika Franz & Severin Fiala, 2014) se han hecho con varios galardones, hecho que aplaudo de forma absoluta. El hecho de que ‘I Origins’ (Mike Cahill, 2014) se haya hecho con el Premio a la Mejor Película de la Secció Oficial Fantàstic 47 no llega a sorprender del todo, pues aunque siga considerando que se trata de un drama fantástico/espiritual hecho por y para hipsters, su innegable calidad y las buenas críticas generales a lo largo de todo el festival, auguraban que iba a hacerse con alguno de los premios importantes.

Sorprendido por el reconocimiento a ‘Cub’ (Jonas Govaerts, 2014), slasher regular que a mí me dejó bastante frío, y enfadado (que no sorprendido) por los galardones a la tediosa y pretenciosa ‘A girl walks home alone at night’ (Ana Lily Armipour, 2014) el premio que sí estaba cantado y que ya predije en la crónica anterior ha sido el del Público a esa delicia que es ‘What we do in the shadows’ (Jemaine Clement & Taika Waititi, 2014).

Cantado estaba el reconocimiento a Essie Davis por su interpretación en ‘The Babadook’, compartido por otra de mis favoritas, Julianne Moore y su papel de actriz en horas bajas en ‘Map to the Stars’ (David Cronenberg, 2014). En la categoría masculina, mis únicas bazas eran Ryan Reynolds por ‘The Voices’ (Marjane Satrapi, 2014) y el pequeño Daniel Henshall por su Robbie en ‘The Babadook’. Mi gozo en un pozo, junto a las altas expectativas que tenía puestas en ‘Alleluia’ e ‘It follows’, las dos grandes olvidadas por lo que a mí respecta.

sitges-2014-it-follows

El resto de galardones, repartidos como bien he dicho, y destacando “el postureo” que este año se ha marcado el Jurat Jove haciendo sendas menciones a ‘A girl walks home alone at night’ y ‘The Tribe’ (Myroslav Slaboshpytskiy, 2014), película de la sección Noves Visions interpretada en lenguaje de signos y sin subtítulos, cabe hacer como reflexión final que ha sido un año marcado por el auge de las mujeres detrás de las cámaras y por las grandes interpretaciones de esta edición, amén de la gran calidad de productos llegados desde todos los rincones del planeta.

Aunque la lectura del certamen ya se haya hecho, aún queda mucho por disfrutar en Sitges, por lo que pasado el mediodía entramos al pase de ‘Monsters: Dark Continent’ (Tom Green, 2014), secuela del título de Gareth Edwards que repite los esquemas de la primera entrega transportándonos al conflicto en Oriente Medio. Los monstruos pasan a un segundo plano para error de un film que intenta emular el estilo de Edwards (que supo explotar a la perfección en el Godzilla de este año) en el que no ha sido posible entrar en una trama harto explotada (esa manía de Hollywood por hacer secuelas de películas de éxito protagonizadas por el ejército), casi nos ha servido para echar una siesta.

sitges-2014-monsters2

Y ahora sí que sí, llega para nosotros el fin de esta edición con el pase de ‘The Signal’ (William Eubank, 2014), la película de ciencia-ficción que se ha hecho con el Premio a los Mejores Efectos Especiales y que un servidor se dispone a ver por segunda vez. No hay que desvelar nada del argumento, tan sólo sentarse a disfrutar de un espectáculo visual de los que sorprenden gratamente en una película que contiene uno de los finales más sorprendentes del cine reciente.

Después pensaré en la presente edición, en todo el buen cine (y el no tan bueno, porque no…) que se ha podido gozar este año, en los lazos cinéfilos que como cada año se crean en Sitges, y por supuesto, en que ahora nos queda esperar un año para que el mejor festival de cine del mundo vuelva. Y esta noche puede que nos dejemos caer por alguna fiesta, pero eso es ya otro tema…

Tan sólo queda añadir que tengo que estar más que agradecido a Cineycine por confiar en mí para que cubriese Sitges y espero que los que me hayáis leído durante estos intensos nueve días, hayáis disfrutado tanto como yo viviendo el Festival de Festivales en primera persona.

¡Gracias y larga vida al fantástico!

sitges-2014-the-signal-traje