Renacimiento: Wonder Woman: Número 17
Comparte con tus amigos










Enviar

Los personajes del Olimpo siguen campando a sus anchas… y causando problemas a su paso. En este caso el principal problema son los titanes, por lo que Wonder Woman necesitará aliarse con su rival, Giganta. G. Willow Wilson ¡por fin! recupera a la olvidada villana. Cary Nord, Ronan Cliquet y Xermanico dibujan estas aventuras.

Comentario de Renacimiento: Wonder Woman: Número 17

¡Por fin! Después de tantísimo tiempo deseando que se recuperara el personaje de Giganta que jamás había podido leer en la continuidad del Universo DC aquí sucede. Tan solo dura unas tres grapas… y no es exactamente lo que esperaba, pero menos da una piedra. En la historia ‘La guerra de los Titanes’ estos míticos seres (predecesores de los dioses olímpicos) aparecen en la Tierra causando todo tipo de destrucción. Wonder Woman toma la decisión de pedirle a Giganta (a través de Amanda Waller) que la ayude a enfrentarlos.

En un principio, al lector le puede chocar que la Princesa Amazona no pueda hacerles frente ella sola cuando antes se ha enfrentado y ganado a amenazas más imponentes… No obstante, al llegar al final se revela a qué se debe todo. Algo que me sorprendió, en un principio, fue la personalidad de Giganta. No actúa como cualquier villana que cabría esperar y se comporta como una mujer ordinaria e incluso con tintes simples. Sin haberla leído anteriormente, pensé que G. Willow Wilson se había tomado libertades para escribirla como ella quería. Sin embargo, recordé que cuando apareció en la serie animada de Liga de la Justicia se comportaba de manera similar. Así pues, asumiré que es así como debe ser.

El argumento en sí mismo no es gran cosa. De hecho, no debe ser fácil escribir sobre un personaje cuya habilidad es hacerse gigante. Aun así, y teniendo en cuenta que Giganta es una de las enemigas por excelencia de Wonder Woman, debieran esforzarse en crear narrativas para hacerla relevante de nuevo. Amén de que llevaba años sin usarse. Así pues, debieron situarla en una historia de más “altura”.

En cuanto a puntos negativos tengo tres a comentar: los seres mitológicos, lo abrupto que termina la colaboración entre la villana y la heroína y, finalmente, el dibujo. Los personajes del sátiro, la minotaura y el pegaso son insufribles. Ninguno tiene gracia alguna y no aportan absolutamente nada al comic. Sobre lo que podemos ver de la relación entre Giganta y Wonder Woman no es particularmente mala y, sin embargo, poco antes de llegar al final, Diana de repente dice: “Somos, y según mi corazón, siempre seremos enemigas”. Esto es algo que me alegra porque si ahora resulta que los villanos (particularmente de Wonder Woman) se vuelven amigos/aliados… ¿contra quién luchará? Ahora bien, esa revelación sale de la nada. Por último, el dibujo si bien no es malo cumple pero pudo ser mejor.

Como ven, al final no he hablado de la otra historia que comienza aquí: ‘El amor es un campo de batalla’. Esto se debe a que al final de la primera parte se da una revelación que amerita que le dedique más tiempo. Así pues, lo mejor es hacerlo en la reseña del siguiente número porque tiene mucha tela que cortar.

Conclusión.
Renacimiento: Wonder Woman: Número 17 supone el regreso de Giganta al cómic de la Princesa Amazona. Me lamenta que no se le haya otorgado un argumento con mucha mayor sustancia y extenso, sobre todo porque han pasado años sin haberla usado y siendo una de las principales enemigas de Wonder Woman lo merecía. En todo caso, habrá que conformarse con esto, por ahora…