Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 9 al 11
Comparte con tus amigos










Enviar

La Liga de la Justicia es enviada a través del espacio y del tiempo. Han de salvar la Tierra de un enemigo llamado Tempus y sus seguidores Intemporales. Toda esta aventura temporal la dibuja y escribe Bryan Hitch con el apoyo de Fernando Pasarín.

Comentario de Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 9 al 11.

Pese a que el arco argumental se titula ‘Intemporales’, lo cierto es que antes hay una historia titulada ‘Reagrupaos’. Donde, estando atrapados bajo tierra tras un ataque (de una nave extraterrestre), los héroes dejan las cartas sobre la mesa sobre cómo se sienten y lo que piensan unos de otros.

Por un lado, me parece una buena idea el que los héroes hablen abiertamente sobre lo que piensan y sienten. Lo cierto es que nunca hubo una formación como tal de la Liga en “Renacimiento”. De repente, los teníamos reunidos y luchando. Una Liga de la Justicia que, en lugar de tener a Hal Jordan como Green Lantern, ahora contaba con Simon Baz y Jessica Cruz. Además de integrar al Superman “Pre New 52” tras la muerte del otro.

Así que, en ese sentido, entiendo que se tomara un alto en el camino para explicarle al lector las cosas. Dejarle saber que, por las razones mismas de cómo se lanzó este cómic, no hubo tiempo de desarrollar esta formación. Por tanto, los integrantes no se iban a llevar bien nada más que porque sí. Algo que se muestra en los primeros números de Trinidad. Sin embargo, la forma en la que se hace (con la Liga enfrentándose a otra amenaza alienígena descomunal y enterrados) no es la ideal. Y para colmo el dibujo no acompaña…

Lamento tener que decirlo pero el arte de Bryan Hitch es feísimo. No me explico cómo lo utilizan para el cómic del grupo de superhéroes más importante de DC. Casi no puedo salvar nada. Y lo peor de todo son los rostros: particularmente los de Wonder Woman y Jessica. Para colmo, empeoran las cosas al desarrollarse toda la trama en la oscuridad. Todo siendo la luz del anillo de poder de Green Lantern la única iluminando. Verde sobre rojos, azules y demás queda fatal.

Entrando a hablar sobre ‘Intemporales’ “¡Sorpresa!” Como viene siendo costumbre por parte de Hitch, los héroes se enfrentan a una amenaza extraterrestre. Un enemigo que supone un peligro para el planeta. Honestamente, ya no recuerdo la cantidad de veces que ha repetido esto a lo largo de “Renacimiento”. En este caso se trata de Tempus, La Mente Intemporal. Busqué información sobre él para ver si se trataba de una creación de Hitch o no. Y la verdad es que no lo puedo confirmar. Es cierto que existe un personaje llamado Tempus que ha ido haciendo apariciones en diferentes medios. Ahora bien, no sabría decir si se trata del mismo personaje o se ha reinterpretado de diferentes maneras. En todo caso, tal como lo vemos aquí, resulta otro villano genérico más. De hecho, tampoco ayuda el que sea capaz de crear cientos de copias de sí mismo cual Braniac.

Lo único que puedo celebrar es que Hitch sabe usar a todos los miembros de la Liga. No solamente eso, sino que son empleados de acuerdo a sus relevancias como personajes en sí mismos. En este caso, mientras que Superman y Batman lidian con Tempus en el presente, el resto son enviados a distintos lugares en el tiempo. Aquaman está en Atlantis en el pasado (cuando como nación estaba en todo su esplendor). Wonder Woman se encuentra en el Olimpo en la Antigua Grecia (en el momento en que Cronos devora a sus hijos). Los Green Lanterns se hayan en Washington en el siglo XXVI (donde hubo una especie de plagas de poder y se está en cuarentena). Flash se encuentra en el pasado momentos antes de que adquirir sus poderes. Y Cíborg está en Metrópolis del siglo XXXI.

Existen razones en concreto por las cuales estos superhéroes tienen que estar en esos lugares específicos y en esos períodos del tiempo. Cada uno, debido a lo que aportan sus trasfondos, juega un papel vital para esta misión. Es además lo más interesante que sucede en esta historia. Ya que el resto no aporta mucho y tampoco es nada que nos vaya a atraer.

Por desgracia, tengo que cerrar detallando los puntos negativos. Si ya de por sí Bryan Hitch nos presenta un enemigo y peligros similares a los que ya hemos visto, tampoco ayuda su forma de escribir. Por escasas frases de diálogo no peca. Uno como lector se llevará su buen rato leyendo. Pero, al mismo tiempo, resulta pesado y tan enrevesado que, muchas veces, no comprendes el mensaje que quiere presentar.

Conclusión.
En Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 9 al 11 queda claro que Bryan Hitch sabe utilizar y aprovechar a los personajes. La pena es que el contenido pudo haber sido más interesante y entretenido. De igual manera tampoco ayuda su confuso guión.