Green Lantern: Número 24
Comparte con tus amigos










Enviar

Comentario de Green Lantern: Número 24.

Siguiendo en la línea de centrarse en los villanos por el evento Maldad Eterna en Green Lantern: Número 24 tenemos las grapas de Mano Negra y Sinestro. En la primera historia Mano Negra vuelve (literalmente) de entre las cenizas y seguimos sus andanzas. En la segunda historia Lyssa Drak (la eterna fiel seguidora de Sinestro) relata el origen del portador original del anillo amarillo del miedo. Cuanto menos la grapa de Mano Negra merece la pena leerse en Halloween.

green-lantern-numero-24-zombis

Valoración.
Este cómic fue uno conflictivo para mí cuando lo leí en su momento. Evidentemente sabía que se dedicarían a cada villano importante de DC (por el evento Maldad Eterna) y queda claro que (casi nunca) ningún personaje en los cómics permanece muerto. Aun así, se puede decir que ha pasado muy poco tiempo desde que viéramos a Mano Negra, por lo cual una historia suya y encima que lo trajera de vuelta francamente no tenía interés en mí. Para colmo el dibujo resultó tan feo (a mí gusto) que ya me echó del todo para atrás. ¿Y la historia de Sinestro? Bastante quemada. Pero eso fue en su momento… ¿Cambió en algo mi opinión cuando volví a leer este cómic para la reseña? Pues sí.

Al volver a leer el cómic dedicado a Mano Negra esta vez terminó gustándome mucho más. Todo este número 24 hace que se sienta como una película de terror. Concretamente una de Halloween. ¿Y cómo no hacerlo si a final de cuentas se trata de un personaje muerto cuya habilidad es resucitar a los muertos? Por otra parte, ese dibujo tan feo que consideré en su momento (y que lo sigue siendo) me di cuenta que encaja perfectamente con el relato. Uno que trata sobre cadáveres y putrefacción. Por no mencionar que el origen de Mano Negra ya se había establecido a la perfección en el tomo de La Noche Más Oscura por lo que hubiera resultado irrelevante volver a contarlo.

green-lantern-numero-24-mano-negra

La grapa de Sinestro, por su parte, sigue pareciéndome tan redundante y sin interés como en mi primera lectura. ¿Por qué? Porque si para Mano Negra comenté que ya estaba establecida la procedencia del personaje hubiera resultado en vano volver a contarla nuevamente, sin embargo, con la historia de Sinestro sucede justamente esto. Los orígenes del principal enemigo de Hal Jordan (y todo el Cuerpo de Green Lanterns) es ya uno sumamente conocido, en cualquier medio que ha aparecido el personaje se ha contado cómo terminó siendo lo que es, así pues, si eres seguidor del universo de Green Lantern (como debes serlo si has adquirido este número) entonces rotundamente conoces su trasfondo. Es tan poco lo nuevo que se pueda aportar al pasado de Sinestro que es lo que tenemos. Salvo por un breve momento (que aunque impactante no altera en modo alguno el resultado final) esta historia te la conoces por lo que no te ofrece nada que merezca la pena.

Retomando el tema del dibujo, en Green Lantern #23.3 cabe decir que no agrada a la vista, todo lleno de líneas (muchas de ellas irregulares) y pareciera que se hizo sin ganas. Sin embargo, cuando te pones a pensar y comprendes que se trata de asociarlo a la historia lo aceptarás, puedo que no cambies de opinión (no se trata de eso) pero lo verás con otros ojos. Por su parte, el arte en Green Lantern #23.4 es todo lo contrario, es tan perfecto que hasta te choca. Tiene una sensación de «pulido» y de elaboración que resulta muy rara. Y ahora que lo escribo me llega a la mente que también encaja con lo que se nos presenta ya que Lyssa Drak siempre ha idolatrado a Sinestro (aquí mismo lo dice) por lo que resulta normal que el dibujo en su relato vaya acorde. También se incluye un borde constante (en clara referencia a que estamos viendo un libro) que, de nuevo, te puede o no gustar pero que resulta relevante.

green-lantern-numero-24-sinestro-poder

Conclusión.
Honestamente ninguna de estas historias de Green Lantern: Número 24 merecieron la pena ser realizadas. La de Mano Negra sirve sólo para traer de vuelta al personaje y la de Sinestro la conocen todos. El dibujo en ambos casos resulta bastante particular pero casa con cada cómic. Cuanto menos la grapa de Mano Negra resulta en la mejor de las dos por ofrecer algo nuevo y resultar entretenida.

Escucha nuestro último episodio del podcast