Wonder Woman: Bloodlines
Comparte con tus amigos










Enviar

Basada, libremente, en la historia “El canto del cisne”, Wonder Woman se ve emocionalmente envuelta en una misión muy importante. Warner Bros. toma la decisión de hacer una segunda película basada en la princesa amazona. Un gran contenido, desarrollo, variedad de personajes y abundantes dosis de acción. Todo esto no espera en ‘Wonder Woman: Bloodlines’.

Crítica de Wonder Woman: Bloodlines

DesdeWonder Woman (2009), la Princesa Amazona no contaba con otro film animado para sí misma. Se ha llegado a decir que esto fue así debido a que su film anterior no produjo las ventas esperadas. Mucho tiempo ha pasado desde entonces y, quién lo iba a decir, ahora Wonder Woman es el personaje más importante de DC/Warner. Con la secuela de su película de imagen real para este año, también era normal que apostaran por una segunda oportunidad en animación.

Como ya estableciera en la introducción, ‘Wonder Woman: Bloodlines’ se basa, de manera muy libre, en el arco argumental “El canto del cisne”. Afirmo esto porque del cómic lo único que retiene es al personaje en sí mismo de Cisne Plateado, su diseño y la relación personal con Diana. Y nada más puesto que la historia completa es diferente. De hecho, se la vincula a los orígenes de la superheroína.

Sí, se repite el origen de Wonder Woman. Y esto tiene su razón de ser. Si bien el film de 2009 ya se centraba en eso, aquella era una historia independiente de la continuidad actual de este universo animado basado en el New 52. De todas maneras, la trama no se centra sólo en esto. El grosor gira en torno a Diana encomendarse la misión de salvar a Vanessa/Cisne Plateado (Voz de Marie Avgeropoulos).

Por otro lado, “Bloodlines” utiliza muchos elementos del cómic de la etapa de “Renacimiento”. Aunque también los hay previos al New 52. Ahora bien, dichos elementos (particularmente personajes) se han alterado tal cual los conocemos de manera escrita. Esto es muy bueno porque, para los que seguimos los cómics, no se trata estrictamente de la versión animada de lo ya leído. En ese sentido, Mairghread Scott hace un buen trabajo con su libreto. La guionista nos ofrece una historia que captura la esencia de “El canto del cisne” pero imaginada desde otra perspectiva.

Teniendo en cuenta lo ya comentado, en el arco argumental del cómic Vanessa es una chica a la que Wonder Woman salva la vida, se convierten en amigas y, por creer que Diana la abandona al continuar sus labores como heroína, la resiente y se transforma en la villana… En el film tenemos a Diana yéndose a vivir a casa de Vanessa después de salir de Themyscira. Diana quiere que la madre de Vanessa, quien es profesora, la instruya en las cosas del mundo. Debido a todo el tiempo que su madre le dedica a la princesa, Vanessa termina resentida y decide convertirse en Cisne Plateado para vengarse. Como ven, lo importante se mantiene.

Debo aplaudir a Mairghread Scott por no usar a Cheetah como enemiga principal. Sí, es la rival por excelencia de Wonder Woman. Sí, aparecerá en ‘Wonder Woman 1984’ (Patty Jenkins, 2020). Y sí, debido a eso, DC le dedicó su atención en “Renacimiento”… pero no es la única villana de la heroína. Para ser sinceros, he terminado por hastiarme de ella. En ‘Bloodlines’ nos presentan a un grupo de enemigas de la amazona que incluye a la ya citada Cheetah (Kimberly Brooks)… pero también a la Doctora Veneno (Courtenay Taylor), Giganta (Kimberly Brooks) y a la Doctora Cyber (Mozhan Marnó). Todas ellas forman Villainy Inc., una agrupación creada en 1948. Mi única queja es que el uso de Giganta se limita a una breve pelea. No obstante, esto ya es más de lo visto en los cómics donde se tiende a derrotarla de un puñetazo.

El peso de la película recae, como debe ser, en Wonder Woman (Rosario Dawson) y Steve Trevor (Jeffrey Donovan). Dawson repite el rol que ya se le ha asignado desdeJustice League War (2014). En el caso de Steve es su primera aparición en este universo. Es aquí donde se explora y se desarrolla la relación entre ambos (como en el film de acción real) hasta, eventualmente, hacerlos pareja. Dawson y Donovan lo hacen muy bien doblando a sus personajes. Además, todavía hay más sorpresas por descubrir. Ya sea si eres conocedor del universo de Wonder Woman o por lo que aquí mismo se presenta. Sin embargo, las dejo al espectador para disfrutar.

Antes de terminar sí que me gustaría resaltar el genial diseño y la animación. Todo es de gran de nivel en esta nueva cinta de Sam Liu con Justin Copeland. Algo que se puede apreciar sobremanera en la acción. Un apartado que se eleva a altas cotas. Yo mismo quedé pasmado más de una vez con lo que veía y siendo conocedor del material. Así pues, puedo suponer que el público casual quedará también bastante sorprendido.

Conclusión.
Termino esta crítica de Wonder Woman: Bloodlines, ya iba siendo hora de que Warner apostara por darles la oportunidad a otros personajes fuera de Batman y Superman para protagonizar sus propias películas animadas. Y con lo relevante y popular que es Wonder Woman me sorprende que todavía tengamos tan pocos films suyos. En todo caso, esta cinta es espectacular. Tan solo la pondría un peldaño por debajo de las mejores de estos films.

Tráiler de Wonder Woman: Bloodlines