Tom y Jerry
Comparte con tus amigos










Enviar

“Estaba emocionado con trasladar esta historia a la gran pantalla. Quería colocar a los personajes en el mundo real, verlos correr y pelear entre sí en una gran ciudad como Nueva York. Crecí con estos dibujos así que quería asegurarme de que fuéramos fieles al original”. Tim Story nos trae de regreso como nunca antes los habíamos visto a ‘Tom y Jerry’.

“¡Atrápame a ese ratón con la máxima discreción!” (Kayla)

Crítica de Tom y Jerry

¿Quién no conoce a Tom y Jerry? ¿Quién no ha visto alguna vez algunos de sus divertidos shows?… Como todavía puede haber algún despistado por ahí basta con recordar que hablamos de dos míticos personajes, un gato y un ratón, creados por los legendarios William Hanna y Joseph Barbera en los años 40. La trama básica de casi todos sus shows nos ofrecía a Tom persiguiendo con gran ahínco a Jerry y a este último jugándole siempre todo tipo de jugarretas. Jugarretas que llevaban a Tom a sufrir todo tipo de incidencias. Y, en resumidas cuentas, esto es lo que nos ofrece su película: ‘Tom y Jerry’.

El bueno de Tim Story es el hombre encargado de ponerse detrás de la cámara para dirigir este largometraje producido por Warner Bros. Hablamos de un film que combina dibujos animados en 2D con entornos y personajes reales en 3D. De alguna forma es un intento de recuperar la producción de grandes clásicos como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988), pero con peores resultados y otro tono. Afirmo esto porque el tono de ‘Tom y Jerry’ es total y absolutamente infantil. Naturalmente los nostálgicos de ambos personajes disfrutaremos con algunos gags y con algunos guiños al pasado… pero la película está hecha y pensada para los más infantes de la casa y con esos ojos hay que procurar juzgarla.

El libreto es obra de Kevin Costello, un guionista que está empezando en estas lides y cuyo mayor mérito es haber guionizado un capítulo de la serie Jean-Claude Van Johnson (2017). En ‘Tomy y Jerry’ nos entrega una historia simple que da cabida a todas las persecuciones de tan míticos personajes. Ahora bien, es justo destacar ciertos aspectos que sólo comprenderemos los más mayores. Un ejemplo de esto último son ciertas “pullas” a la sociedad en la que vivimos, o el mensaje de que la valía de una persona no está en una hoja de papel. Por lo demás nos encontraremos con una galería inagotable de personajes infantilizados y un tanto clichés: el director bondadoso, el gerente desconfiado, la botones rara, el típico ángel y el típico demonio que te dicen como obrar,…

Naturalmente al contar con Tom y Jerry los gags están totalmente asegurados. En este sentido nadie podrá quejarse del contenido del film. Aquí presenciaremos como Tom vuelve a sufrir mil penurias persiguiendo a Jerry. Entre ellas lo veremos recibir el impacto de varios rayos, golpetazos y amenazas del perro Spike, multitud de choques,… De entre todas estas desgracias me quedo con su intento de asalto a la habitación del hotel desde donde Jerry le provoca y todo lo que pasa luego con guiño a Batman incluido. Por supuesto también tendrá sus momentos de revancha. En este aspecto ojo al complicado mecanismo que idea para atrapar Jerry en una jaula.

Al respecto de la animación vuelvo a resaltar que Tom, Jerry, Spike y el resto de animales que aparecen en la película han sido recreados en 2D. El diseño de los personajes es el clásico de toda la vida. Simplemente los veremos más estilizados y/o mejor dibujados para su paso al cine. Quizás tengan aquí un estilo más “cartoon” y “looney” por así decirlo. En total hablamos de más de 25.000 dibujos realizados por el equipo de animación. Otro dato importante a tener en cuenta es que esta es la primera película de tan queridos personajes en ser, al mismo tiempo, de acción real y animada.

Siguiendo con la animación, hay que poner de manifiesto el trabajo de los actores respetando sus marcas de línea y siguiendo las instrucciones de los animadores. También para determinadas tomas fueron ayudados por sustitutos “naturales” como, por ejemplo, un especialista comportándose como Spike o marionetas realizadas en 3D. No obstante, y pese al esfuerzo por integrar a los dibujos con el reparto, personalmente veo más lograda la interacción de los personajes animados con los objetos.

“En esta ciudad se ve de todo”. De ratones y gatos.

Dejando al margen a las superestrellas Tom y Jerry, la gran protagonista de la función es Chloë Grace Moretz en el rol de Kayla, una chica que es capaz de engañar casi a cualquiera. Precisamente utiliza su astucia y farsa para hacerse con el trabajo en el Hotel. A lo largo del metraje irá presentando la típica evolución hacia posiciones más loables… El trabajo de Moretz en el film es digno de ser destacado puesto que muchas tomas las hizo ella sola hablando y mirando a la nada. La actriz además tuvo que hacer uso de mucho lenguaje gestual. Recordemos que Tom y Jerry no hablan y Moretz debía interpretar muecas y signos de personajes que no tenía delante.

El segundo en importancia es Michael Peña como Terence, el responsable de la organización de eventos del Royal Gate. Aquí tenemos al típico personaje que sospecha de la protagonista y que le vale a Peña para pasar muy enfadado la mayor parte de los minutos. Una de sus escenas/frases dedicadas a su superior fue la que más me hizo reír.

Precisamente a su superior, el gran jefe del Hotel, lo interpreta Rob Delaney pasando por una buena persona que confía en sus empleados. Y entre estos hay que mencionar las indescriptibles y simpáticas intervenciones de Patsy Ferran como la botones rarita siempre asustando al personal. Mucho más calmado y comprensivo con Kayla se presenta Jordan Bolger como Cameron, el encargado del bar. Y, finalmente, Ken Jeong a lo suyo completamente disparatado como el cocinero jefe.

Para cerrar con el reparto importante nos queda la pareja de novios interpretada por Colin Jost (Ben) y Pallavi Sharda (Preeta). El primero es un hombre torpe e infantil que sólo piensa en agradar a su suegro. Por su parte, Pallavi encarna a una novia que quiere a su futuro esposo pero que no sabe qué hacer para que este madure y se dé cuenta de que el amor es otra cosa que regalos y bodas caras. ¡Ah! al bruto perro de Ben (Spike) le pone voz Bobby Canavale en la versión original.

“Ese roedor está muerto” (Kayla)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Tom y Jerry, un film cuya historia, humor y personajes hacen que sea casi exclusivamente recomendada para los más pequeños de la casa y también para los más nostálgicos. El hecho de combinar animación 2D con protagonistas y entornos reales es un extra pues no es un tipo de propuesta que podamos disfrutar habitualmente en la gran pantalla. En definitiva, una curiosa película para disfrutar con nuestros “locos bajitos”.

AVISO: Hay una escena final después de todos los créditos.

Tráiler de Tom y Jerry

Escucha nuestro último episodio del podcast