Superdog
Comparte con tus amigos










Enviar

Cuando uno cree que lo ha visto todo en cuanto al cine se refiere… va y tropieza con una película como ‘Superdog’, en la cual el protagonista es un Beagle con poderes que incluyen hablar y volar. Y sí, va vestido con identidad secreta a lo Superman para evitar ser reconocido. Asombroso, ¿verdad?

Superdog

La trama: Un perro llamado Limpiabotas.
El malvado Dr.Siniestro experimenta con toda clase de perros que recoge de la calle. Casualmente recoge a un Beagle del cuerpo de policía de nombre Limpiabotas. Una vez en el laboratorio de Siniestro, Limpiabotas intentará escapar de una amenazante jeringuilla, provocando un fatal accidente que hará que decenas de sueros experimentales caigan encima suyo. La reacción de su cuerpo a todo ese mejunje será inesperada, dotando al chucho de una serie de poderes tales como: vuelo, habla, fuerza 100 veces superior o velocidad de guepardo. Con todos estos poderes a su disposición Limpiabotas los usará a favor de la humanidad cuando Dr Siniestro amenace con acabar con Capital City.

Superdog

Crítica de Superdog

La verdad es que si pensamos fríamente la idea de ver volar a un hombre con capa ya nos parece muy fantasioso… imaginar ahora verlo en un perro (capa incluida). A priori uno puede pensar que estamos ante la idea más descabellada que haya podido pasar por nuestras cinéfilas retinas. Pero si os soy sincero, debo admitir que, como película familiar, funciona. Y bastante bien, por cierto. Sin darte cuenta, ha pasado un buen trozo del film y hemos ido siguiendo las aventuras de un perro normal (por el momento) el cual va arriba y abajo mientras narra sus peripecias. Lo más chocante viene cuando, tras sufrir el terrible accidente, el perro puede volar y obtiene poderes únicos.

De todas formas, la segunda vez que actúe como un superhéroe ya habrá conseguido dejar de lado todas nuestras reticencias y hacer que disfrutemos del producto como si de algo totalmente normal se tratara. Al fin y al cabo, si un cerdito que habla funciona y vende, ¿por qué no iba a hacerlo un perro?

La película es muy amena y divertida, orientada a un público más joven pero se puede disfrutar sin problemas en familia, y los mayores quedarán tan complacidos como los pequeños. Los efectos especiales están realmente cuidados y ver a Limpiabotas hablando con sus congéneres moviendo la boca y todo no tiene precio. Muy al estilo ‘Babe, el cerdito valiente’. Como buen film de aventuras made in Disney contiene todos los elementos característicos de las películas de esta casa como comedia, aventura, amistad y algo de sarcasmo no tan habitual.

Superdog

El perro que encarna a Limpiabotas es un verdadero profesional que se gana el hueso que le deben dar porque lo hace estupendamente. No en vano estuvo presente uno de los mejores adiestradores de animales para cine que existen supervisando todos y cada uno de los actos que los animales iban a realizar, y  ayudando a que fueran más creíbles. Y es que no sólo veremos a un Beagle en pantalla sino que varios colegas suyos desfilarán tales como Rottweilers, Bulldogs, Pastores Alemanes y Cockers.

Los actores también están a la altura de las circunstancias, destacando el papel de Dr Siniestro, clavado al Siniestro de la serie de dibujos animados. Entre los intérpretes podemos encontrar a James Belushi o el hoy famoso Peter Dinklage, pero bueno la atención buscada  es el perrillo volador con la voz de Jason Lee (destacar también que Amy Adams puso voz a Polly).

Conclusiones.
Y poco más que añadir a esta crítica de Superdog, un film que, como he comentado, resulta una gran excusa para reunir a toda la familia y dejar volar la imaginación durante una hora y media.