Que se mueran los feos
Comparte con tus amigos










Enviar

El cine español nos regala otra destacada comedia con un Javier Cámara tremendo, rodeado de unos secundarios de lujo y una dirección francamente buena. Acompáñanos al pueblo más perdido de nuestro país para descubrir qué se esconde detrás de una pareja de feos dispuestos a revolucionar todo lo que les rodea. Esto es… ‘Que se mueran los feos’.

“Eliseo es un animal de costumbres, nunca ataca sin peinarse antes”

Que se mueran los feos

La trama: En busca de la felicidad.
Eliseo es feo, cojo y soltero. No ha encontrado a la mujer de su vida y no conoce el amor. Nati es fea, le falta un pecho y está separada. Encontró al hombre de su vida pero, pese a eso, no conoce el verdadero amor. Eliseo piensa que lo peor de su vida está por llegar. Nati piensa que lo mejor de su vida está por llegar. Después de veinte años, la muerte de la madre de Eliseo vuelve a cruzar sus caminos para darles una última oportunidad de ser felices y de enamorarse. Pero… ¿Qué pasa cuando la mujer de tú vida está casada con tu hermano?

Que se mueran los feos

Crítica de Que se mueran los feos

La trama del film no es otra cosa que la sinopsis oficial de la película. La he copiado y pegado porque describe muy bien, y en pocas palabras, la esencia del film. Un film cuyo protagonista es Eliseo (Javier Cámara), un hombre poco agraciado en su faceta física y que no encuentra a una chica que quiera compartir el resto de su vida con él. Paralelamente a esto veremos como su cuñada, Nati (Carmen Machi), tampoco goza de la fortuna de ser una preciosidad, más bien todo lo contrario. Tras veinte años volverán a encontrarse y empezará a ocurrir algo inesperado… y es que Cupido hará de las suyas con estos dos personajes. Muchos cabos sueltos, mucho que esconder y, sobre todo, mucho que ganar será lo que les espere a los protagonistas de esta historia.

Una historia que se configura como una divertidísima comedia que os recomiendo para haceros una idea de cómo el cine más made in spain es capaz de sorprendernos una vez más. ‘Que se mueran los feos’ es una muestra de que podemos hacer comedias de calidad. Películas divertidas, aptas para cualquier cinéfilo y lo más importante: que gusten a todos sin ser consideradas estúpidas (por lo menos una vez vistas, porque de buenas a primeras el título y la sinopsis asusta lo suyo).

Y no solo de comedia vive este film. Aquí también veremos una historia de amor entre dos personas que, pese a ser un poco diferentes de las demás, el amor es algo que no las diferencia de nadie. Todos necesitamos amor, una persona a quien querer y que nos quiera. Y todo esto se desarrolla en el entorno de un pueblo y ya sabemos lo qué suele ocurrir en muchos pueblos… ¡Qué todos se conocen! Todos saben de qué pie cojea cada uno y los motes son tu carta de presentación hasta el día en que te mueres.

Que se mueran los feos

A Eliseo lo conocen como el feo… pero en realidad es una persona muy inteligente. Un tipo capaz de llevar él solo una granja, muy trabajador y su hobby, la música, lo corona entre los mejores en su especialidad. Pero él siempre será el feo entre sus amigos, acomplejando aún más su estatus social. Este papel es interpretado por Javier Cámara de una manera magistral. Javier clava el papel de feo de una manera realista, sin temor a nada y riéndose de sí mismo. Como actor nos demuestra que su larga carrera en cine, televisión y teatro han servido para acumular esa experiencia de la que los grandes intérpretes hacen gala.

La que está destinada a convertirse en su pareja, Nati, es interpretada por Carmen Machi. Ella también roza la perfección en su rol. Perfección en cuanto a comedia. En cuanto a interpretar a una mujer un tanto distinta de las otras, no tan guapa, un poco inocente, y acomplejada por todo esto y por la falta de un pecho. Un papel así realmente no es fácil de interpretar. Es un rol en el que debes saber reírte mucho de ti misma y tener mucho talento. Todo esto no le falta a Carmen Machi.

En torno a esta pareja gira un grupo de secundarios bastante famosetes, los cuales, sin desviar la atención del tema principal, hacen de las suyas y aportan a la trama más humor y frescura, si es que ello es posible. Todo ello apoyado por una estupenda dirección por parte de Nacho G. Velilla. El director demuestra que, pese a su corta filmografía, tiene mucho potencial para ofrecer.

Conclusiones.
Finalizo esta crítica de Que se mueran los feos, una muy divertida cinta con un claro mensaje enfocado a quererse tal y como es uno y buscar lo que más desea sin esperar a que aparezca por la puerta. La cinta hace gala del típico humor spanish que fuera de nuestras fronteras no siempre entienden… pero que está muy bien llevado a cabo y no cae en ningún momento en el absurdo, sino que consigue retratarnos una graciosa fábula de feos con mucha gracia y estilo. Por cierto, en principio pasé de ella por su título y carátula, pero una vez vista me alegro de que mis prejuicios no me impidieran haberla visto, ya que me habría perdido una película recomendada, sin lugar a dudas.