Nunca apagues la luz
Comparte con tus amigos










Enviar

En marzo de 2016, enLa Zona Muerta”, publicamos el avance/preview del film que hoy nos ocupa. Un film de terror elaborado a partir de un cortometraje de apenas tres minutos (2:42 para ser exactos). Recuerda, puedes acostarte, pero ten a mano las velas y… ¡por el amor de Dios!… ‘Nunca apagues la luz’.

“¡Diana no existe!”.-Rebecca.

nunca-apagues-la-luz-vela

Crítica de Nunca apagues la luz

Esta nueva película de terror viene dirigida por el cortometrajista sueco David F. Sandberg en la que es su “ópera prima”, tras pasar tiempo trabajando en el mundo de los cortometrajes. De hecho, ‘Nunca apagues la luz’ (cómo ya he indicado en la introducción) se basa en un corto suyo del año 2013 de título homónimo (‘Lights Out’ en inglés). El corto fue visto por James Wan que decidió animar a Sandberg a convertirlo en una película, al tiempo que lo apadrinaba en cines a través de su compañía (Atomic Monster).

Así pues, lo que tenemos en pantalla es la “pequeña” idea de Sandberg desarrollada a través de unos ochenta y un minutos realmente escalofriantes. Ochenta y un minutos en los que los primeros instantes son un homenaje/guiño al corto, inclusive se cuenta con la aparición/cameo de la actriz protagonista de aquel, Lotta Losten (esposa del propio Sandberg), para que “repita las mismas escenas” del comienzo del corto también en el film pero cambiando la casa por un almacén.

nunca-apagues-la-luz-almacen

Pasados esos breves minutos de homenaje, que además sirven para dar comienzo al film, se procede a ir desarrollando, poco a poco, la mitología de esta nueva criatura del horror que viene a atormentarnos en la oscuridad. De esta forma, a lo largo del metraje, la protagonista (interpretada por Teresa Palmer) irá investigando por su cuenta para tratar de esclarecer el misterio que rodea a este extraño ser y por qué acosa a su familia. Durante todo ese tiempo también iremos presenciando unas intensísimas y terroríficas apariciones de esta criatura. Un ser cuyo siniestro diseño tiene poco o nada que envidiar a las más espeluznantes criaturas orientales… y cuyas apariciones van todas ellas acompañadas de un terrorífico estallido de sonido que te pone los pelos de punta y que busca claramente hacerte saltar.

Al respecto de esta nueva y malvada criatura sólo os diré que se llama Diana y que aquí se nos cuenta “a brochazos” su origen por medio de algunos flashbacks con un estilo desgastado muy acertado. En este sentido, destacar que el buen funcionamiento de la película en EE.UU. (más de 60 millones para un pírrico coste de 5) ha provocado el anuncio de una nueva película que bien puede ser una secuela o incluso una precuela, pues material hay para ahondar con más profundidad en su doloroso y terrible origen…

nunca-apagues-la-luz-criatura

Ya hemos visto en los párrafos anteriores de esta crítica de Nunca apagues la luz, que el libreto del film no destaca por su tremenda originalidad (se presenta una nueva criatura con su investigación y sustos correspondientes), ahora bien, hay que llamar la atención al respecto de los mensajes subliminales (publicidad encubierta) que el guionista Eric Heisserer realiza a los personajes de WB/DC. De esta manera, y aprovechando al pequeño Martin (personaje interpretado por el hombrecito Gabriel Bateman), nos cuelan camisetas de Batman, muñecos de Robin y pósters de “Liga de la Justicia” y “Superman”… muy curioso y me parece muy bien porque hay que barrer para casa ya que nadie de fuera le está regalando nada a WB/DC, más bien al contrario…

nunca-apagues-la-luz-terror

“Tenemos que hablar de Diana”… Lights on!

Al respecto de las interpretaciones cabe decir que todas ellas cumplen con su cometido en un film de estas características, es decir, actuaciones cumplidoras y correctas que no necesitan ser “de Oscar”. A destacar el acierto del casting a la hora de elegir a Maria Bello y Teresa Palmer como madre e hija. Precisamente es Teresa Palmer la que lleva todo el peso del film de manera bastante implicada como Rebecca, una joven rockera independiente que ha sacado adelante su vida lejos de Sophie, su atormentada madre, a la que da vida con interés Maria Bello, y que parece tener una situación mentalmente fronteriza. También cabe resaltar al pequeño Gabriel Bateman que, salvo algunos momentos forzados, sale bien librado como Martin, el hermanito de Rebecca.

En un rol “menos importante” queda un correcto Alexander DiPersia como Bret, el típico “novio” que intenta ayudar a su chica, Rebecca. Finalmente, meros cameos para la ya citada Lotta Losten y para un Billy Burke que en los poquísimos minutos que sale lo hace lo suficientemente bien para haber merecido un destino mejor…

nunca-apagues-la-luz-rebecca

En conclusión.
Puede que esta película de terror (revestida de un innegable drama familiar) pueda resultar típica y tópica en sus planteamientos y que su “monstruo” parezca recordar a otros seres de ultratumba… pero ‘Nunca apagues la luz’ sabe aprovechar al máximo sus virtudes, convirtiendo cada aparición de Diana en un verdadero “disfrute” aterrador, al que sumar una buena filmación de David F. Sandberg y un adecuado desarrollo de personajes cada uno con su importancia. En definitiva, un buen producto realizado con la única pretensión de ofrecer un ratillo de horror y de incorporar una nueva criatura al museo de los horrores cinéfilos.

“Diana es real”.-Rebecca.

nunca-apagues-la-luz-flash