Le llamaban Trinidad
Comparte con tus amigos










Enviar

Para los que en algún momento de nuestra vida seguimos “el cine de Terence Hill y Bud Spencer” siempre resulta francamente divertido verles arrear esos tremendos mamporros y bofetones a los malos de turno. Si encima lo hacen en un spaghetti-western tan recordado y famoso como este… entonces el divertimento y el entretenimiento se multiplican porque debéis recordar que ‘Le llamaban Trinidad’.

«Me llamo Trinidad».-Trinidad.

terence-hill

Crítica de Le llamaban Trinidad.
Esta película continuaba y confirmaba el éxito que el denominado género del spaghetti-western tuvo en Europa allá por las décadas de los 60 y 70, además, la misma está protagonizada por esos dos grandes monstruos del cine que son Bud Spencer y Terence Hill. Una pareja que ha hecho reír a millones de personas con sus bofetones y mamporros que crearon toda una escuela.
El film con un argumento muy sencillo (unos “malos” que se redimen ayudando a unos inocentones mormones) resulta francamente entretenido y tiene frases y, sobre todo, golpes de genialidad y divertimento puro (ver sino la comida que se mete entre pecho y espalda Trinidad al comienzo del film y sus diálogos con el tabernero y los matones a los que pone firmes sin llegar a desenfundar su pistola, o por ejemplo, el primer encuentro de Niño y Trinidad con la banda mejicana en el asentamiento mormón…).

Bud Spencer y Terence Hill

‘Le llamaban Trinidad’ también nos muestra todo lo que queremos los seguidores de Bud Spencer y Terence Hill, esto es, mamporros y bofetones varios con una tremenda gresca final. A esto tenemos que sumarle la lograda ambientación del spaghetti-western que tanto le gusta al que escribe estas líneas.

Y, para terminar esta crítica de Le llamaban Trinidad, cabe destacar también la BSO de Franco Micalizzi que viene a imitar “con cierto éxito” las composiciones que el gran Ennio Morriconne creó en su momento para este género cinematográfico.

Le llamaban Trinidad

En conclusión.
‘Le llamaban Trinidad’ es un spaghetti-western que debe estar presente en la colección particular de todo buen amante del cine en general, del citado género en particular y de los amantes del “cine de Terence Hill y Bud Spencer” en especial.

Trinidad y Niño

Nombre reales.
El verdadero nombre de Bud Spencer es Carlo Pedersoli. De origen napolitano y con 1,94 metros de alto antes de dedicarse al mundo del cine triunfó en el mundo de la natación logrando importantes éxitos. Participó en los JJOO de Helsinki 1952 y Melbourne 1956 cayendo en ambos casos en semifinales. También practicó el waterpolo llegando a ser campeón de liga en 1954 con la Lazio. En 2007 recibió el título de “Caimán de Oro” por parte de la Federación Italiana de Natación y además posee los títulos de entrenador de natación y waterpolo. (Información deportiva-fuente: ‘El Mundo Deportivo’).
Su nombre y apellido de Bud Spencer fueron idea suya y se bautizó así en honor a su cerveza preferida y a su admiración por el actor Spencer Tracy. Hace algún tiempo pudimos ver como seguía repartiendo sus buenos mamporros a sus 80 años de edad en el anuncio de BanCaja rodado para España.

Carlo Pedersoli

Terence Hill responde al nombre de Mario Girotti y nació en Venecia de padre italiano y madre alemana hace ya más de 70 años. Comenzó en el mundo de la interpretación a la temprana edad de 12 años y actualmente rueda para la televisión italiana la séptima temporada de la serie “Don Matteo”, en la misma da vida a un cura y en Italia es un rotundo éxito. Cuando no interpreta le gusta pasar grandes temporadas en su rancho de Massachussets (EEUU) junto a su esposa.
Además de todos los films que protagonizó en solitario o junto a su enorme compañero, Terence también daría vida en la pequeña pantalla mítico Lucky Luke, pero lo haría con un vestuario que en nada recordaba al personaje creado por el dibujante belga Morris con guiones en su mayoría de René Goscinny. En la serie Terence iba totalmente de blanco y había sustituido el eterno cigarrillo del personaje por una espiga de trigo.

“Hoy ha sido un día tranquilo, quisiera que terminara como empezó”.-Niño.

Le llamaban Trinidad

Escucha nuestro último episodio del podcast