La máscara de la muerte roja
Comparte con tus amigos










Enviar

Edgar Allan Poe y Roger Corman nos invitan a conocer a Próspero. Próspero es un despótico príncipe que junto a sus invitados recibirá la visita de… ‘La máscara de la muerte roja’.

“Cada hombre crea su propio paraíso y su propio infierno”.-Muerte Roja.

La Máscara de la Muerte Roja

Crítica de La máscara de la muerte roja.
‘La máscara de la muerte roja’ tiene las mismas virtudes y defectos que podíamos encontrar en ‘El péndulo de la muerte, esto es: un gran Vicent Price que se hace el amo y señor del film, y una puesta en escena “más teatrera” si cabe que la vista en el film de 1961. Y es que no podemos obviar que estas cintas son por así decirlo “hijas de su tiempo”, esto es, películas de serie B de los años 60. Aún con todo, para mi, guardan un encanto que no creo que pierdan nunca, y su visionado se convierte para el que escribe estas líneas en un apreciable rato de cine de otro tiempo.

En la película que hoy nos ocupa, Roger Corman pone en primera plana el debate “Diablo Vs Dios. Un debate que se plantea desde casi el inicio del film y hasta su final. Un debate en el que los oponentes son: por un lado, el Príncipe Próspero como valedor de Satán y en menor medida su otrora amante Juliana. Y, por el otro lado, la aldeana Francesca que se alza como defensora de Dios.

El conocimiento del terror se desvela sólo a unos pocos privilegiados”.-Próspero.

La Máscara de la Muerte Roja

Al margen de esto, es posible encontrar también una subtrama en la que se critican los excesos de la aristocracia. Una aristocracia (o unos poderosos) que como casi siempre viven en la farándula totalmente de espaldas a la realidad social que les rodea. Esta subtrama estaría representada por los amigos de Próspero, destacando la relación establecida entre el enano bufón del castillo y el noble Alfredo. Aquí, el “ignorante y burlesco” enano se las apaña bastante bien para dar una lección a los despóticos amigos aristócratas de Próspero.

Y finalmente, y como invitado especial a la función, tenemos a la propia Muerte, que se hace presente a través de su emisario (La Muerte Roja del título). La Muerte deja claro que no sirve a amo alguno…

La Máscara de la Muerte Roja

“Que empiece la mascarada”… El carnaval de Próspero.

Una vez más es Vincent Price el que brilla con luz propia en la película. En otros papeles destacados encontramos a Jane Asher, Hazel Court, Patrick Magee y Skip Martin.

Vincent Price hizo el papel del Príncipe Próspero. Próspero es un sádico, un déspota, un mal gobernante, un tipo que disfruta humillando a sus amigos y un adorador de Satán que gusta de corromper todo aquello que tiene algo de inocencia. En este sentido, la joven Francesca repleta de inocencia y pureza representa todo un reto para él.
Ni que decir tiene que el mítico actor estadounidense se lució una vez más haciéndose el amo y señor del film con sus poses, sus caras de maldito y demás… Vicent Price le tenía tomada la medida a estas producciones de Roger Corman y eso se nota en pantalla, y un personaje como Próspero le venía como anillo al dedo.

Vicent Price

Una por aquel entonces jovencísima Jane Asher luciendo una increíble cintura de avispa dio vida a Francesca. Francesca es una inocente aldeana que ha sido arrebatada por Próspero a su padre y a su novio, obligándoles además a enfrentarse en un macabro juego por sus vidas. Francesca es para Próspero todo un reto ya que disfruta enormemente intentando corromperla.
Jane Asher dio con su juventud y de forma muy satisfactoria todo lo que este papel requería: belleza, pureza, inocencia y bondad. Más allá de esto no era necesario exigirle mucho más.

Jane Asher

También destacaron en el film interpretando sobradamente sus papeles: Hazel Court, Patrick Magee y Skip Martin. La primera es Juliana, una “heredera” de los saberes ocultos de Próspero, a la vez que ansía volver a ser su centro de atención. Por su parte, Patrick Magee interpretó al amigo de Próspero llamado Alfredo, un tipo cuya vanidad será aprovechada por enano del castillo (Skip Martin) para vengar pasadas afrentas aristocráticas, y dar una lección a todos los amigos de Próspero.

“Me habías prometido entretenimiento… pero no esperaba esto”.-Alfredo.

La Máscara de la Muerte Roja

En conclusión.
Finalizo esta crítica de La máscara de la muerte roja, un film en el que Roger Corman logra convertir un relato de Edgar Allan Poe de apenas 8 páginas en toda una película de 84 minutos. Una película que, más allá de su probablemente “desfasada y chillante” puesta en escena, plantea debates, problemas y actitudes no superados incluso hoy en día. Esto, unido al para mi excelente y llamativo vestuario de la “Muerte Roja”, es lo más destacado de una cinta que siempre recordaré por como me impresionó cuando la vi por primera vez en televisión. A nivel general, siempre tendré un cariño especial hacia estos films de Roger Corman basados en adaptaciones de narraciones de Edgar Allan Poe. A través de ellas descubrí unos mundos tormentosos, siniestros y ominosos… pero también atrayentes.

Curiosidades.
-De todas las películas que llegó a rodar, ‘La Máscara de la Muerte Roja’, era una de las favoritas de Roger Corman.
-Llamar también la atención sobre los originales títulos de crédito finales en los que asistiremos a como “La Muerte Roja” echa las cartas…
-La pequeña bailarina que acompaña al enano del castillo de Próspero estaba interpretada por la niña Verina Greenlaw. Sus líneas de diálogo fueron dobladas por una actriz mayor de edad.
-El llamativo vestuario de color rojo que “La Muerte Roja” lleva en este film fue, de alguna manera, “plagiado” en El retorno del Jedi para vestir a la Guardia Real del Emperador.

“La Muerte no tiene rostro”.-Muerte Roja.

La Máscara de la Muerte Roja

La adaptación de ‘La máscara de la muerte roja’.
En este caso, y al igual que sucedía con ‘El péndulo de la muerte’, Roger Corman utiliza elementos presentes en la narración de Edgar Allan Poe, y a partir de ahí construye toda una historia añadiendo personajes, situaciones, escenas… De hecho, en el relato original de Poe (una narración de apenas 8 páginas en mi edición) sólo existían el Príncipe Próspero, la fiesta de las máscaras y la mortal amenaza de la “Muerte Roja”. Todos los demás personajes como: Francesca, Juliana, Alfredo… son añadidos por Corman para dar más contenido a su adaptación fílmica.

Pero además, Corman va más lejos y convierte a Próspero en un adorador de Satán… cuando en el relato original esto en ningún caso se deja entrever. Si, Próspero queda retratado como un malvado al encerrarse en su castillo con sus amigos mientras el pueblo se muere… pero no hay ni una sola línea que comente su adoración hacia el Ángel Caído. En consecuencia, la adaptación que Roger Corman hace de esta narración es nuevamente una adaptación con elementos comunes a la obra de Poe pero una adaptación bastante libre de la misma.

“…Y entonces reconocieron la presencia de la Muerte Roja. Había venido como un ladrón en la noche, y uno por uno fueron cayendo los libertinos en las salas de la orgía regadas de sangre…”.-Edgar Allan Poe ‘La Máscara de la Muerte Roja’.

La Máscara de la Muerte Roja