Da 5 Bloods: Hermanos de armas
Comparte con tus amigos










Enviar

El siempre polémico Spike Lee vuelve con otro proyecto que tiene su miga. Ahora nos relata la historia de cuatro veteranos afroamericanos que viajan a Vietnam para recuperar los restos de su capitán caído en combate. Es hora de regresar al Nam después de más de 40 años de su sangrienta guerra. Llegó el momento de conocer la historia de… ‘Da 5 Bloods: Hermanos de armas’.

“Tormenta Norman era un negro como la copa de un pino” (Otis)

Crítica de Da 5 Bloods: Hermanos de armas

Resulta muy curioso que estos tiempos de manifestaciones sobre derechos humanos hayan coincidido con la última película de Spike Lee. Un film en el que vuelve a tratar el tema del racismo. En este caso con los horrores que sufrieron los soldados afroamericanos durante el conflicto de Vietnam. Eso sí, encuadrando esta guerra con una historia ficticia. Un relato en el que cuatro veteranos se reúnen para recuperar los restos de su capitán y un maletín que contiene 17 millones de dólares en oro vietnamita. Oro que la CIA llevaba en un avión que fue derribado.

A priori, y conociendo la carrera de Spike Lee, uno pensaría que priorizaría contar una gran historia con fondo. Sin embargo, como suele pasar con Lee en los últimos años, el director da más cancha a sus mensajes que al resto. Así las cosas, ‘Da 5 Bloods: Hermanos de armas’ termina resultando una producción fallida, o no lo grande que se podría haber esperado con este material y realizador. Aun contando con un casting de actores muy sólido, la producción termina desajustada por la insistencia de Lee en fomentar sus mensajes político-sociales antes que atender a lo que el cine demanda: contar una buena historia.

Antaño, Spike Lee era un realizador solvente con un buen puñado de obras notables dignas de comentar. Películas destacadas en las que sus mensajes sociales y antirracistas no lo devoraban todo. Ahí tenemos casos como ‘Malcolm X’ (1992). Incluso dejando al margen lo político destacó también con thrillers como ‘Plan oculto’ (2006). Sin embargo, ya en los últimos tiempos, Lee es más famoso por su vena activista que por su vena artística. Precisamente esto es lo que sucede en ‘Da 5 Bloods’.

‘Da 5 Bloods’ resulta un film problemático que no termina de funcionar en su doble faceta. Como película de denuncia política resulta terriblemente machacona. Por otro lado, y en su faceta de entretenimiento, cuando los protagonistas alcanzan cierto punto todo empieza a tambalearse con nula tensión e incluso con fallidos guiños a la película por excelencia de Vietnam:Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979). Por si fuera poco, estos guiños resultan realmente extraños en un metraje excesivo que no va a ninguna parte. Un metraje además repleto de bajones de ritmo. Así pues, el film no consigue entretener y su larga duración le termina jugando una mala pasada.

Teniendo en cuenta lo comentado, la labor en la dirección de Lee resulta decepcionante. Especialmente porque aquí ha tenido a su disposición un buen trabajo de exteriores en Vietnam. Esto, unido al resentimiento de los lugareños hacia los norteamericanos, ya habría bastado para lograr que el espectador fuera consciente del infierno sufrido por los veteranos. No obstante, estos elementos dramáticos (y un potente fondo “survivor”) son despreciados en pos de machacarnos con su mensaje antirracista unido al uso de imágenes y sucesos de personas reales, tanto pasados como recientes.

Ahora bien, hay dos cosas bastante positivas. Me refiero a la música de Terence Blanchard y a las ya referidas localizaciones reales en Vietnam con la fotografía de Newton Thomas Sigel. Blanchard hace musicalmente un enorme hincapié en la relación de los “5 Bloods” del título con claras alusiones musicales a John Williams. En este aspecto destaca con sus marchas militares a la americana consiguiendo más emoción que la que propone Spike Lee como director.

El caso es que se cuenta con un casting de actores realmente eficaces y metidos en sus roles. La pena es que sus personajes, a medida que avanza el viaje, van “disolviéndose” por la escasez de desarrollo del libreto. Por ejemplo, la relación de Paul con su hijo no termina de llegar a ningún lado por mucho que los guionistas, en el último momento, intenten meter un elemento dramático. Inclusive hacen romper la cuarta pared a Delroy Lindo que se ve superado por su personaje. Aquí interpreta a una especie de Coronel Kurtz sin ningún atisbo de carisma que queda reducido a soltar críticas hacia Donald Trump…

Ojo también a la inútil aparición de Jean Reno como Desroche, un experto en “sacar cosas sin llamar la atención”. Este personaje es tan flácido que acaba siendo una parodia y más si lo consideramos el villano de la propuesta. Por otro lado, muy chocantes son las secuencias en flashback. En las mismas, los protagonistas (ya entrados en años) comparten pantalla, sin CGI, con Chadwick Boseman en su rol de Tormenta Norman.

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Da 5 Bloods: Hermanos de armas, una decepcionante y fallida propuesta de Spike Lee. Su machacón mensaje, unido a un excesivo metraje repleto de altibajos, no ayuda a plantear una buena historia. Una lástima porque el film tenía todos los ingredientes para haber sido una gran propuesta cinéfila.

Tráiler de Da 5 Bloods: Hermanos de sangre