Cerco al enemigo
Comparte con tus amigos










Enviar

JCVD y Peter Hyams volvieron a trabajar juntos en este film titulado ‘Cerco al enemigo’. En pantalla tenemos un decente thriller de acción de bajo presupuesto. La máxima atracción de este proyecto radica en contemplar a Van Damme totalmente desatado. Un Van Damme interpretando a un excéntrico villano que queda para el recuerdo de su filmografía.

Cerco al enemigo

Crítica de Cerco al enemigo

Las carreras del realizador Peter Hyams y del actor Jean-Claude Van Damme no se encuentran en su punto álgido. El otrora enérgico cineasta conocido por cintas de sci-fi como Atmósfera cero (1981) se terminó por reciclar en un director bastante competente dentro del género de acción y el thriller fantástico. Ahí están “juguetes” más que apreciables como Timecop (1994) o El fin de los días (1999). Pero una vez entrado el nuevo milenio, su carrera sufriría un bajón importante, tanto en calidad como en cantidad. De esta etapa podríamos salvar la irregular Más allá de la duda (2009) y la aquí reseñada ‘Cerco al enemigo’ (2013), su última película.

En cuanto a Van Damme decir que sus trabajos ya no gozan de la repercusión mediática de antaño. Además, los medios con los que cuenta son muy limitados. No obstante, todavía sigue al pie del cañón trabajando a un ritmo constante e intentando evolucionar como intérprete. Películas como Desafío a la muerte (Simon Fellows, 2007) o la serie Jean-Claude Van Johnson (2017) demuestran satisfactoriamente que el belga es un actor mucho más versátil de lo que muchos imaginan.

Cerco al enemigo

¿Qué podemos esperar de ‘Cerco al enemigo’? Aquí estamos ante una producción de After Dark Films (compañía especializada en financiar cine de acción de calidad de bajo y moderado presupuesto) que volvió a juntar a Peter Hyams y Van Damme tras sus dos exitosas colaboraciones de mediados de los 90. Me refiero ¡claro está! a Timecop (1994) y Muerte súbita(1995). En ‘Cerco al enemigo’ no se trata de reverdecer laureles del pasado ni de crear falsas expectativas. Tanto director como actor saben muy bien qué lugar ocupan actualmente en la industria del cine. Van Damme tiene siempre presente el bajo rango de las películas en las que suele trabajar hoy en día. Hablo de cintas que entrañan un bajo riesgo económico dado el ínfimo presupuesto con el que cuentan. Esto limita claramente a un actor que aún podría darnos mucho como héroe de acción.

Teniendo en cuenta lo anterior, el espectador debe ser plenamente consciente del tipo de productos que suponen films como este y similares. Ya sabéis, serie B de acción de cierta calidad pero rodado con muy poco dinero. Así pues, sería incoherente valorar este tipo de cine desde una perspectiva inadecuada o comparar estas producciones con aquellas otras que le convirtieron en uno de los más destacados actores del género de acción de los 90.

En concreto, ‘Cerco al enemigo’ fue filmada en los bosques de Bulgaria en tan sólo veinticinco días. Junto a Van Damme tenemos a Tom Everett Scott y Orlando Jones. Los tres protagonizan una película muy pequeña que, por instantes, aparenta ser una producción de cierto empaque. Esto lo consigue gracias a que Peter Hyams logra sacar el máximo partido de una historia atractiva pero muy sencilla. Un relato que no esconde sus carencias y que se focaliza en las buenas interpretaciones de sus protagonistas y en sus logradas secuencias de acción.

Cerco al enemigo

La trama se centra en Henry interpretado por un insólito Tom Everett Scott que cumple con creces como héroe. Su personaje es un ex Navy Seal que, herido psicológicamente en la guerra de Afganistán, vive como un solitario guarda forestal en los densos bosques de Canadá. Sin embargo, un día recibe una inesperada visita. Se trata de Clay, el hermano mayor de un soldado que Henry tuvo que dejar atrás en la guerra, y cuya muerte le atormenta desde entonces. A Clay lo interpreta Orlando Jones recreando a un hombre que sólo busca una cosa: vengarse de Henry al creerlo responsable de la muerte de su hermano. Pero ambos deberán unirse si quieren sobrevivir a una inesperada situación: un grupo de narcotraficantes franco-canadienses, liderados por el amenazador Xander (Van Damme), exigen a Henry buscar y encontrar un cargamento de cocaína perdido en la zona.

Como vemos, el script toma referencias obvias de Máximo riesgo (Renny Harlin, 1993). Además, la trama está enfocada de tal modo que JCVD pueda dar rienda suelta a su imaginación recreando un sensacional villano vegetariano dotado de curiosos (y cachondos) matices. Xander es irónico, desequilibrado y, a ratos, divertido. También es un tipo cínico, sanguinario, violento y sin remordimientos. En definitiva, se trata de un personaje que parece estar sacado directamente de las viñetas de un cómic. Van Damme lo convierte en el verdadero motor de la película dibujando uno de los villanos más excéntricos e ingeniosos de su carrera.

Este atípico psicópata ecologista es capaz de valorar la vida de una simple oruga de árbol pero no tiene problemas en desnucar a una débil mujer si la situación así lo requiere. Si me permiten, este personaje toma ciertos aspectos del espléndido Joker de Heath Ledger, salvando las distancias. Sin duda, Van Damme es lo mejor de la película en un papel escogido expresamente por el actor. De hecho, la intención inicial de los productores era ofrecerle el rol del héroe de la función, Henry. Por su parte, Orlando Jones resulta muy creíble como el antihéroe que desea acabar con Henry. Y, finalmente, Tom Everett Scott, actor habitual de comedias románticas, está sorprendentemente correcto en su papel, aunque es cierto que cuesta ubicarlo en un rol como este.

Cerco al enemigo

Teniendo en cuenta el tipo de producción que es ‘Cerco al enemigo’, cabe decir que es una cinta de impecable factura y de solvente fotografía. Aunque la escasez de escenarios, localizaciones y personajes se hace notar. Pero todo esto es algo que queda compensado gracias a una narración muy fluida, un buen ritmo y una acción que va directa al grano. Mención especial debemos hacer a las estupendas peleas y combates cuerpo a cuerpo. Combates extraídos directamente de las MMA y donde Hyams no escatima en la violencia visceral que tanto echamos de menos en el cine actual.

Hyams vuelve a demostrar su valía como realizador de cine de acción y además sabe aprovechar al máximo los escasos medios, tanto técnicos como logísticos. Su enorme pericia y experiencia le hacen sacar adelante el film. Una película que, pese a sus evidentes limitaciones, sale victoriosa de entre tantas y tantas producciones “Direct to DVD” que inundan los grandes establecimientos. También destacar la muy correcta labor de un equipo de producción y artístico de nivel. Todo esto da como resultado una de las cintas más curiosas de la filmografía reciente de Jean-Claude Van Damme.

El problema de la película quizás radique en el guión. Un libreto que ya vimos que no resalta especialmente ni por su originalidad ni  por su profundidad argumental. También están presentes ciertos errores de continuidad y algunas lagunas argumentales difíciles de esconder. Esto último, posiblemente, provocado por las prisas y la precipitación que envuelven los fugaces rodajes de este tipo de producciones. Tampoco le hace un gran favor al film el hecho de que los títulos de crédito resulten de lo más sencillos y cutres que se recuerdan en una cinta de Van Damme. O ese final un tanto precipitado que deja al espectador con ganas de más. Sin duda, elementos que no ayudan mucho a disimular que, verdaderamente, estamos ante una película “rodada en cuatro días y hecha con cuatro duros”, aunque en su conjunto global no lo aparente.

Cerco al enemigo

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Cerco al enemigo, una cinta que, pese a sus grandes limitaciones, logra salir airosa. Van Damme luce realmente fantástico e increíble como el villano de la función y Peter Hyams logra camuflar algunas de las limitaciones presupuestarias del film dotándolo de una interesante factura. Si ustedes son capaces de entender el status de este tipo de productos de Serie B, y de controlar las siempre altas expectativas, se encontrarán con una buena película de acción. Una cinta simpática, curiosa y con un Van Damme desatado que, seguro, no pasará desapercibido.

Tráiler de Cerco al enemigo