Avatar
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras más de una década ausente en la dirección de una película James Cameron regresó para mostrarnos el film que siempre había querido hacer. Sin embargo, y a causa de la inexistente tecnología para garantizar la calidad del proyecto, no lo había podido rodar. Fueron las películas de ‘El Señor de los Anillos’ las que convencieron a Cameron de que había llegado el momento de… ‘Avatar’. Hoy celebramos su 10º Aniversario.

“Nos enviarán el mensaje de que pueden coger lo que quieran. ¡Nosotros contestaremos que estas son nuestras tierras!”

Avatar

La trama: Descubriendo Pandora.
Jake Sully es un ex marine que ve su vida ligada a una silla de ruedas debido a una lesión. No obstante, en su interior hay un luchador nato que no se rendirá ante nada. Tras la muerte de su hermano, le contratan para sustituirlo en Pandora, un planeta a años luz de la Tierra. Allí, en una base humana (el aire de Pandora es tóxico para el ser humano) deberá trabajar en el programa “Avatar”. Un programa en el que “conductores” humanos tienen sus conciencias ligadas a un cuerpo biológico controlado de manera remota para que puede sobrevivir en el letal aire del planeta. Estos avatares han sido creados genéticamente como híbridos combinando ADN humano con ADN de los seres nativos de Pandora, los Na’vi. La intención es infiltrarse entre los Na´vi y averiguar todo lo posible sobre ellos.

El gran secreto de Pandora, y que atrae al ser humano, es un raro mineral conocido como Unobtainium. Casualmente, los Na’vi se encuentran viviendo sobre su yacimiento. El Unobtainium no existe en nuestro sistema solar y es la clave para solucionar la crisis energética de la Tierra del siglo XXII. En consecuencia, la Administración para el Desarrollo de los Recursos (ADR) se gasta cientos de billones de dólares en la explotación de Pandora. Al final lo que iba a ser una infiltración en toda regla dará un giro radical cuando una hembra Na’vi salve a Jake de la muerte. Gracias a ella, Jake será aceptado en su clan. Con las ideas divididas, y empezando a perder el rumbo, Jake empezará una carrera contrarreloj para tomar bando antes de que sea demasiado tarde.

“Damas y caballeros, ya no están en Kansas. Ahora están en Pandora”

Avatar

Crítica de Avatar

Tras ver ‘Avatar’ se me vinieron a la cabeza tres cosas que una vez reflexionadas creo que son ciertas. La primera es que James Cameron estuvo 12 años ausente pero siguió estando tan en forma como siempre… o más. Gracias al tiempo de “reposo” que tuvo pudo desarrollar sus preciadas cámaras para rodar en 3-D. Además, pudo imaginarse su historia una y otra vez: añadir lo que faltaba, quitar lo que sobraba e ir puliéndola cada día un poquito hasta hacerla casi perfecta. A su imagen y semejanza. Estamos viendo ‘Avatar’ de James Cameron, nunca mejor dicho.

La segunda idea que me vino a la cabeza es que Sam Worthington es un buen actor. Ya me lo demostró en Terminator Salvation (McG, 2009) pero es que aquí sorprendió y mucho. Y por último, creo las 3D van a ser, tal y como se pretende, un gran pilar para muchas películas de grandes efectos. En ‘Avatar’ están tan bien integradas y desarrolladas que al principio alucinas con lo que ves en pantalla. Al cabo de un rato dejas de notarlas porque ya estás integrado en su mundo. Lo ves todo como nunca antes lo habías visto. Las 3-D realmente valen la pena cuando se hacen bien.

Específicamente, ‘Avatar’ se filmó en 3D estereoscópico. Para ello, Cameron utilizó el Sistema de Fusión de Cámaras, que él había desarrollado a medias con Vince Pace. Les llevó siete de años de desarrollo crear el sistema de Fusión, que es el sistema de cámara estereoscópica más avanzado del mundo. Las cámaras funcionan de modo impecable permitiendo que las escenas de acción en vivo se combinen suavemente con las escenas creadas por ordenador para formar un todo unificado.

Comento todo lo anterior porque la sensación que produce ver algo tan esperado como ‘Avatar’ suele ser, a priori, de haber visto algo alucinante. No obstante, hay siempre tanto hype y se crea tanta expectación que uno siempre espera más. Es tras haberla visto y reflexionado cuando empiezas a darte cuenta que ha sido algo realmente bueno. Algo que tardarás mucho tiempo en volver a ver. Y eso que su trama, a pesar de ser buena, es de esas que ya hemos visto en alguna que otra ocasión, tanto ficticia como acontecida en la historia del ser humano y su ansia por apoderarse de todo lo que pisa, le pertenezca o no.

avatar-neytiri

Otro punto que quería ver era el tema de los efectos generados por ordenador. Es cierto que en el trailer que salió en su momento ya se pudo apreciar el excelente trabajo de la gente de Weta Digital, los magos que hicieron posible la trilogía del anillo de Peter Jackson. Ahora bien, había que juzgar la labor de Weta tras ver el film. Todo empieza por el ambiente en que se mueve el inicio del film: naves espaciales desembarcando en un recién colonizado planeta llamado Pandora.

Pues bien, todo lo el principio y el resto es perfecto: desde las naves espaciales hasta los robots de carga y pasando por las inmensas excavadoras. Pero es que cuando nos adentramos en el bosque la cosa va un paso más allá y la belleza visual alcanza cotas nunca vistas por un servidor. Tanto fauna como flora están excelentemente diseñados. Tan es así que difícilmente nos daríamos cuenta que es un bosque realizado por ordenador y no uno real del planeta Pandora. Lo máximo es el agua con un grado hiper realista asombroso. Cada planta, cada árbol, cada roca se creó y renderizo en los ordenadores de WETA Digital. Y todo esto sin mencionar a los Na’vis  que son verdaderas obras de la tecnología más puntera. Aquí todo respira vida propia y es un espectáculo digno de ver.

La música la puso el fallecido James Horner. James Cameron volvió a contar con él, tras colaborar en Aliens, el regreso (1986) y Titanic’ (1997). Horner aportó unas geniales partituras y acordes como para acompañar cada momento que el film lo requería.

avatar-volando

Ahora bien, el espectáculo anterior no serviría absolutamente de nada si los actores no estuvieran a la altura de las circunstancias y pienso que todos lo están. Como he dicho antes, Sam Worthington hace un papelón como protagonista principal. El actor interpreta de una manera muy destacada a un ex marine confinado de por vida a una silla de ruedas. Sam sobresale tanto en el nivel emocional durante toda la película (intentando ganarse, por un lado al Coronel y, por el otro, a los científicos capitaneados por la doctora Grace) como en su físico. Un cuerpo que, a medida que empieza a sentirse más identificado con su avatar, se va degenerando en su aspecto: no se ducha, tiene pelo y barba de muchos días, y apenas come.

También destaca mucho el resto del elenco que llevan a cabo grandes interpretaciones. A Sigourney Weaver no la veía en el papel de científica. Sigourney parecía puesta con calzador pero ¡para nada! Su labor es tan importante como la de Sam y su papel está a la altura. Por su parte, Michelle Rodriguez resulta una sorpresa. No es que su rol sea el más relevante pero está muy por encima de algunos vistos en los últimos tiempos de su carrera. Otros nombres no tan conocidos como Stephen Lang, Giovanni Ribisi, Joel Moore o Dileep Rao son igual de importantes. Como la propia Zoe Saldana a la que vemos convertida en Neytiri, la Na’vi que salva a Jake. Cada uno de estos intérpretes colabora con su granito de arena consiguiendo elevar aún más la calidad interpretativa.

Avatar

Conclusiones.
“AVATAR es la película más exigente que yo haya realizado”, dijo James Cameron en una entrevista. Y no lo dijo un principiante sino todo un director de primera clase. Eso os puede dar una idea de cuán grande fue el proyecto. Llegados a este punto, sólo me queda reafirmarme en todo lo que he expuesto anteriormente en esta crítica de Avatar: ¡un peliculón! Tiene sus cosas negativas, como puede ser que a veces parece no avanzar nunca para luego hacerlo de golpe y pasar muchas cosas en muy poco tiempo, o notarse un tanto artificial algún movimiento de los animales salvajes del bosque generados por ordenador. Ahora bien, todo lo demás está tan bien realizado que perdonamos cualquier “desperfecto” tan ínfimo. Una genial y hermosa experiencia que uno debería visionar en pantalla grande para apreciarla como se merece.

Tráiler de Avatar