Abierto hasta el amanecer
Comparte con tus amigos










Enviar

“Bien, ya tenemos chocho. ¡Adelante amantes del chocho! Aquí en la Teta Enroscada ofrecemos el chocho a mitad de precio. Hágannos una oferta para la mejor selección de nuestro chocho. ¡Son las rebajas del chocho! ¡Vamos!… ¡Si no lo tenemos es que no vale la pena! ¡Adelante! Si encuentras otro chocho igual en otro sitio más barato… ¡fóllatelo!”. Bienvenidos a la Teta Enroscada, un bar de camioneros en medio del desierto que está ‘Abierto hasta el amanecer’.

“No creo en los vampiros, pero creo en lo que he visto” (Predicador)

Crítica de Abierto hasta el amanecer

‘From Dusk Till Dawn’, en español conocida como ‘Abierto hasta el amanecer’, es todo un clásico de la más pura serie B de los noventa. La película está basada en una historia primeriza de Quentin Tarantino. Una historia apuntalada por Robert Kurtzman y con Robert Rodríguez detrás de las cámaras.

Apenas un año antes del estreno del film, el propio Tarantino se había subido en forma de cameo a ‘Desperado’ (Robert Rodríguez, 1995), un remake con más medios del propio realizador texano de su ópera prima, ‘El mariachi’ (1992). Además, no conviene olvidar que Tarantino & Rodriguez también estuvieron involucrados en ‘Four Rooms’ (1995), film episódico con la figura de un saturado y solitario botones en fin de año y en un hotel lleno de variopintos personajes.

‘Abierto hasta el amanecer’ fue posible gracias a diversos y variados factores, entre ellos: el momento de fama de Rodríguez y Tarantino. Por supuesto, la entrada de una estrella de la parrilla televisiva como George Clooney. Y, finalmente, la apuesta firme de Dimension Films, filial de Miramax, dirigida al cine de terror y evasión. El presupuesto fue de 19 millones de dólares y prácticamente se gastó en los laboriosos trucajes artesanos, animatrónicos y digitales para recrear a los monstruos del film.

El estreno en cines USA fue un 19 de enero de 1996 con calificación R. ¿El resultado? una entrada directa en su fin de semana al nº1 del Box Office Durante su pase por cines acumularía casi 30 millones solo en pantallas de USA. Aunque, sin duda, su gran mercado sería el vídeo, alquiler y sus ventas para televisión. Con el tiempo adquiriría el estatus de culto. Esto último daría paso a varias secuelas directas al mercado doméstico y todas ellas prescindibles. Posteriormente daría el salto al formato seriéfilo tomando a los mismos personajes pero interpretados por actores más jóvenes.

Ahondando en la película ayuda mucho que Rodríguez supiera llevar la historia a su terreno. Eso, y ambientarla como un film de asedio/encerrona al estilo de ‘Asalto a la comisaría del distrito 13’ (John Carpenter, 1976), que a su vez era un remake de ‘Río Bravo’ (Howard Hawks, 1959). La mezcla de ambas, y el añadido de los “monstruos”, sería la semilla definitiva para parir ‘Abierto hasta el amanecer’. Ni que decir tiene el shock que se produce cuando se ve por primera vez el tremebundo pifostio que se monta en ‘La teta enroscada’. Ese shock es insuperable. Aunque en posteriores visionados el film sigue cumpliendo, a nivel de placer culpable, ese primer impacto es inalcanzable. Del mismo modo, invitamos a buscar los guiños y easter eggs en forma de nombres, escenas y planos luego retomados en películas posteriores. Es un juego cinéfilo añadido bastante curioso.

Con esta película Robert Rodríguez seguiría ganándose un status en Hollywood. Por su parte, Tarantino descansaría un poco del fenómenoPulp Fiction (1994), retomando ideas anteriores menos trabajadas y claramente influenciadas por su adolescencia en cines de doble sesión. Aquí son indiscutibles sus “trademarks” y colección de personajes muy de su estilo. No obstante, quizás están lanzados a modo de brocha gorda. Se nota una visión aún no perfeccionada que nos retrotrae al Tarantino primerizo de los guiones deAmor a quemarropa o su debut tras las cámaras, ‘Reservoir Dogs’ (1992).

La música corre a cargo de Graeme Revell, mítico compositor de los años noventa. Destacar que, para cerrar el círculo de alusiones a Carpenter, firmaría la score del más que rescatable remake de ‘Asalto al distrito 13’ (Jean-Francois Richet, 2005). Para la fotografía se contó con Guillermo Navarro, un habitual de Guillermo del Toro.

Los dos protagonistas lucen realmente bien, aunque en primera instancia pueda descolocar ver a George Clooney en un papel hecho “solo para pasárselo bien”. No cabe duda que, con los años, se pondría más serio y transcendental. En ‘Abierto hasta el amanecer’, Clooney se une a Quentin Tarantino encarnando a los hermanos Gekko: Seth y Richie. Aquí tenemos a dos sociópatas de manual: uno más analizador y otro más impulsivo. Sobra decir quién es quién conociendo a cada uno…

Clooney y Tarantino llevan a cabo unas míticas interpretaciones, dentro de lo mitificada que se tenga esta cinta. Se da la circunstancia de que esta fue la primera película de Clooney con caché de estrella y la que lo llevaría casi de inmediato a la cumbre. Para Tarantino sería una forma de medir su posible talento interpretativo, siempre tendiendo a lo histriónico y muy por debajo de sus otras capacidades como guionista y director.

Otros que destacan en sus minutos son unos geniales Harvey Keitel (Predicador Jacob Fuller), Tom Savini (Sex Machine) y Fred Williamson (Frost). Ojo además a John Hawkes en la secuencia que abre el film como cajero de la gasolinera que se las tiene tiesas con Richie. En ese inicio también hace acto de aparición Michael Parks como el Sheriff McGraw. Para el final quedan los menos curtidos del reparto: Ernest Liu (Scott) y Juliette Lewis (Kate). El primero cumple en un rol que está para rellenar. Mientras que, dentro de sus limitaciones, Juliette entrega uno de sus más duros y mejores papeles. Justo es señalarlo.

En cuanto a los personajes de fondo estamos ante un toque puramente mexicano/texano muy propio de Robert Rodriguez. Aquí tenemos su particular multiverso de actores habituales en roles calcados. Me refiero a tipos como Danny Trejo, Cheech Marin (hasta tres papeles acreditados) o la banda de Tito Larriva. Y ¡cómo no! darle también el mérito que merece por su empeño en contratar a una, por entonces, desconocida Salma Hayek (Satánico Pandemonium) en contra de Madonna. La diva era la elegida por Tarantino tal y como concebía al personaje. Sobre su imagen sustentó los borradores iniciales y el título “Blonde Death”.

“Puede que sea un cabrón, pero no soy un puto cabrón” (Seth Gekko)

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de Abierto hasta el amanecer, un desatado y celebrado despiporre “macho” ciertamente imposible de filmar actualmente. Desvergonzada pero también genial y sádicamente divertida. Una colección de personajes para el recuerdo y una variación genial del vampirismo.

Tráiler de Abierto hasta el amanecer