Castlevania: Temporada 1
Comparte con tus amigos










Enviar

Estamos ante toda una atractiva mitología vampírica que se ha mantenido a lo largo de los años en lo más alto. Multitud de juegos, proyectos de películas, gran cantidad de merchandising y una ingente influencia sobre otras obras. En 2017, Netflix, el gigante del streaming, estrenó su primera temporada y este año estrenará la segunda. Supongo que ya habréis adivinado que esto es… ‘Castlevania’.

“Matad por mi amor”.-Drácula.

Resumen.
A continuación os dejo con una breve sinopsis-resumen sin destripes de los 4 episodios que integraron Castlevania: Temporada 1.

1º.-Botella de bruja:
Valaquia, 1475. Una valiente joven llamada Lisa de la aldea de Lupo acude al castillo de Vlad Tepes más conocido como Drácula. Lisa solicita su ayuda para convertirse en una gran maga, a cambio le ofrece al temible conde ayudarle a sentirse más humano.

2º.-Necrópolis:
Tiempo después de que Drácula desatara su venganza sobre Valaquia, hace su aparición en la amenazada ciudad de Gresit un extraño conocido como Trevor Belmont, el último descendiente del clan Belmont.

3º.-Laberinto:
Trevor Belmont desciende hasta las catacumbas de Gresit en busca del perdido nieto del grupo de Los oradores refugiados en la ciudad. Al parecer, el joven ha ido a buscar a “El durmiente”, la única esperanza en la defensa del asalto de las monstruosas tropas de Drácula.

4º.-Monumento:
Gresit finalmente es asaltada por las hordas vampíricas de Drácula y Belmont trata de organizar su defensa.

Crítica de Castlevania: Temporada 1

¿Quién no ha jugado alguna vez en su vida a algún videojuego del ‘Castlevania’? La mítica franquicia de Konami ha conocido multitud de versiones en multitud de plataformas. En mi caso, me enfrenté a las tropas de Drácula desde la Gameboy y hasta la PSP. Unas veces salí triunfante y otras no pude derrotar al poderosísimo Conde, un enemigo final que, en según qué versiones, era casi invencible.

Cuando supe que Netflix se disponía a crear una serie original sobre los juegos sentí gran curiosidad y ganas de ver cómo se trasladaba todo ese universo a la pequeña pantalla. Tras verla tengo “sentimientos encontrados…”.

‘Castlevania’ es obra del famoso guionista Warren Ellis y del director Sam Deats, realizador que debuta tras las cámaras dirigiendo los cuatro episodios que componen la serie. Episodios que parten de la mitología establecida en el videojuego ‘Castlevania III: Dracula’s Curse’.

Lo primero que llama la atención cuando te dispones a ver la “serie” es que solamente te encuentras con los ya citados cuatro capítulos. Así pues, lo más correcto es hablar de “mini-serie”. Por otro lado, los sucesos que tienen lugar en pantalla son lineales, es decir, cada capítulo empieza justo donde terminó el anterior, esto hace que la “mini-serie” funcione más como una película animada que como el show concebido originalmente.

Respecto a la animación, hay varias cosas que comentar. La serie sigue el estilo de los animes japoneses, pero siendo toda ella desarrollada por Netflix, es decir, un grupo occidental. En lo que es su aspecto visual destaca (y mucho) por el gran trabajo realizado con los fondos y escenarios, todos ellos sublimes y que te meten completamente en ambientación. Además, no se hacen ascos a la hora de mostrar matanzas, sangre y demás en pantalla sin restricciones de ningún tipo (recuerdo ahora mismo cuerpos partidos por la mitad, o a un vampiro llevando en su boca la cabeza de un bebé). Ahora bien, toda esta excelencia se pierde en la animación de los personajes…

La animación de los personajes bien puedo calificarla de floja o muy floja. Los protagonistas están muy bien definidos gracias al lineado de sus dibujos. Sin embargo, todos ellos (principales y secundarios) se mueven de manera poco natural y fluida, parece que llevaran puestas pesadas armaduras medievales pues la lentitud en sus movimientos y gestos es una tónica (algo que incluso molesta en los combates). Además, las expresiones faciales escasean en los secundarios que prácticamente se limitan a mover la boca con la mirada perdida, quedando así configurados como meros bustos parlantes… esta es una situación que descoloca bastante.

En la historia tampoco encontramos una gran brillantez. Para empezar, el enamoramiento de Drácula (voz de Graham McTavish) hacia Lisa (Emily Swallow) es un visto y no visto. No está nada desarrollado y, para colmo, nos meten un salto temporal de veinte años… En consecuencia, no podemos llegar a empatizar con el Conde, con su dolor por la perdida y tampoco con su venganza.

Dejando al margen a Drácula, el otro gran protagonista es Trevor Belmont (Richard Armitage) y con este sí que nos llegaremos a sentir más cercanos, básicamente porque la serie se dedica a seguirle en sus andanzas por Gresit. Trevor es un joven descreído de la vida y cuyo legado familiar fue pisoteado y aniquilado por la Iglesia. Una Iglesia cuyos sacerdotes, obispos y arzobispos son retratados como vulgares fanáticos que se dedican a quemarlo todo y a todos. No cabe duda que su nivel de vileza los pone en la misma situación de maldad que Drácula o peor aún… Entrar a comentar sobre otros protagonistas no tiene sentido, ya que obligatoriamente me llevaría a hacer “spoiler” y arruinar las sorpresas al posible lector.

Lógicamente, y por todo lo ya comentado, ‘Castlevania’ es un producto recomendado exclusivamente para mayores de edad. Ya no sólo es que las imágenes sean crudísimas y violentísimas, sino que el propio lenguaje empleado está muy subido de tono y no es nada adecuado para los pequeños de la casa (por ejemplo, un ganadero local comenta en una taberna que un pirado se había follado a una de sus cabras).

Finalmente, no esperéis una gran galería de monstruos como en los juegos. En ‘Castlevania’ simplemente veremos vampiros en su forma monstruosa y algún que otro cíclope gigante. Más allá de eso no se muestra nada. En este sentido, una decepción.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Castlevania: Temporada 1, una “serie” que cuando fue publicitada prometía ofrecer muchísimo. Sin embargo, al final queda convertida en un simple “entremés”. Todo a la espera de que el verdadero plato principal nos sea servido por la propia Netflix a finales de octubre de este mismo año.

Tráiler de Castlevania: Temporada 1