DC Collectibles Justice League: The Flash
Comparte con tus amigos










Enviar

El velocista escarlata, el hombre vivo más rápido del mundo y el responsable del New 52. Es curioso pero, sin pertenecer a la Trinidad DC, resulta el miembro de la Liga de la Justicia más conocido y popular. El personaje tiene algo que atrae a la gente; ya sea que llama la atención el hecho de su color rojo, o que como velocista se le reconoce pronto por su poder y/o su personalidad alegre/agradable. Sea lo que fuere es bastante reconocido. En los 90 contó una serie de TV bastante buena (doy fe de ello porque la tengo) y actualmente vuelve a tener su propio show, The Flash’, que ha resultado un enorme éxito.

¿De dónde?
Jay Garrick fue el primer Flash, allá por 1940. Luego el personaje fue relanzado con la creación de Barry Allen en Showcase #4 en octubre de 1956, siendo Barry el más importante de los “velocistas”. Hago mención al plural, “velocistas”, ya que hay unos cuantos en DC: desde los que comparten el origen de sus poderes (la fuerza de velocidad) hasta los que no… pero, siendo su poder principal la velocidad, se les denomina igual. Barry Allen murió en “Crisis en Tierras Infinitas” (estando en ese estado por 23 años y siendo una de las muertes más duraderas en DC Comics) y ocupó su lugar el anterior Kid Flash, Wally West. En 2008 Barry volvió a la vida y aquí lo tenemos tal como se ve tras el New 52.

¿Qué tal?
Representando el New 52 aquí tenemos a The Flash con su traje nuevo. A primera vista se notan claramente los “panel linings” segmentando el uniforme. En este caso tiene una explicación lógica: antes del reinicio Flash guardaba su traje completo en su anillo que salía despedido y se lo ponía a súper velocidad. Tras el New 52 el disfraz sale en trozos que se adhieren al cuerpo de Barry hasta que se forma completo. Inclusive, a medida que corre, esas líneas se ponen amarillas.

Los cambios del traje tras el citado New 52 fueron estos: eliminadas las pequeñas alas amarillas en las botas, el emblema del relámpago es delgado, la máscara ahora cubre la mandíbula a manera de protección, han modificado las alas de las orejas de manera que ya no lo son (y en la serie de TV y en otros medios se ha explicado que funcionan como radio transmisores) y lo dicho, que ahora las líneas que dividen/componen el traje se pintan de amarillo al correr (como efecto de “la fuerza de velocidad”).

La figura de The Flash que estoy reseñando no es la que se vende de manera individual sino la del pack Flash vs Vibe (basado en el la historia de “La Guerra de la Trinidad”). ¿El motivo? quería la figura de Vibe (por ser un superhéroe puertorriqueño) que solamente se consigue en ese pack y porque, curiosamente, resultaba más económico que la figura individual de Flash. Por otra parte, cabe decir que se ha modificado su expresión: si se compra a Flash en solitario veremos que está sonriendo… y si viene en el pack está serio; como habrán pensado es una diferencia insignificante… pero lo es.

Por las fotos pensarán que tengo a Flash posando de una manera extraña o que las hice mal. No es ninguna de las dos cosas. Lo que sucede es que quisieron mostrarlo en una pose algo dinámica en la caja… y para ello el punto de articulación de la pierna izquierda lo doblaron, de manera que pareciera que estaba a punto de correr. Esto hizo que ya ese punto de articulación estuviera flojo y, por alguna extraña razón, no se pueden colocar las dos piernas rectas, ya que se ponen en una posición doblada que lo hace imposible tenerse en pie. Por ello, hay que colocarlo como lo tengo que parece que está “sacando pecho”. Lo cual sería mi única queja.

En cuanto al cuerpo cabe mencionar que se ha hecho correctamente. Si Superman necesita de un cuerpo grande y musculoso o Green Lantern de un término medio, Flash debe tenerlo relativamente delgado. Claramente porque, como corredor que es, su musculatura se moldea a este estilo de ejercicio/lucha. Así pues está perfecto.

Como precaución el detalle amarillo de las orejas (que antes tenían forma de alas). Por un lado son realmente puntiagudos (tanto que te puedes pinchar los dedos; a mí me pasó), y por último son tan delicadas que se pueden partir fácilmente.

Al final
Es imposible que DC Collectibles Justice League: The Flash llame la atención. Sencillamente no puede ser y quien vaya a querer esta figura tiene que tenerlo presente. No esperen que les deje maravillados porque no es el caso. Representa perfectamente al personaje en cuanto a su diseño y cumple sin más en sus apartados.