Hazte Fan en Facebook

Síguenos en Twitter

Visita nuestro canal en Youtube

Conectados

Tenemos 59 invitados conectado(s)

Dale un vistazo a...

Desafío total

Es usted un importante agente secreto de una gran potencia camuflado bajo una falsa identidad, agentes enemigos intentan matarle a diestro y siniestro, y entonces es cuando conoce a una misteriosa mujer… no me gustaría estropeárselo Doug pero puedo asegurarle que al final logra su objetivo: Consigue a la chica, mata a los malos y salva a todo el planeta. ¿Quiere decirme… si eso no vale 300 miserables créditos?.-Bob McClane.

Lori, no sé si lo entiendes. Siento que nací para algo más que esto. Quiero hacer algo importante en la vida. Quiero ser alguien”.-Douglas Quaid.

Leer más...
La Primera Guerra Mundial en 10 películas - Página 2
Cine - Monográficos
Escrito por Subzero   
Martes, 14 de Julio de 2009 12:04
Indice del artículo
La Primera Guerra Mundial en 10 películas
Página 2
Página 3
Todas las páginas
La gran ilusión.

La gran ilusión

Año: 1937.
Nacionalidad: Francia y Reino Unido.
Director: Jean Renoir.
Guión: Jean Renoir y Charles Spaak.
Actores: Erich von Stroheim, Jean Gabin y Pierre Fresnay.
Duración: 110 minutos.

Argumento:
Dos oficiales franceses de diferente estrato social son capturados y llevados a un campo de prisioneros alemán. Allí conocerán a otros prisioneros de diferente procedencia y entablarán relación incluso con un capitán del ejército alemán.

Comentario:
Siempre me gusta hablar de esta película como una oda a la paz. Y es que en cuanto a antibelicismo se refiere estamos muy posiblemente ante la mejor película. El objetivo principal de esta obra es profundizar en las relaciones humanas que subyacen en todo conflicto, llegando a mostrar con detalle los entresijos de la decadente aristocracia europea. La amistad que surge entre los presos y sus captores se acaba imponiendo al patriotismo desenfrenado que la propaganda se había encargado de promover. El propio Jean Renoir sirvió como soldado en la guerra, y cuando la Alemania nazi comenzaba a presentarse como una amenaza, decidió rodar esta película como un canto a la hermandad mundial. No hay combates sino una simple y hermosa visión de la lealtad y la amistad, todo narrado mediante inspiradores diálogos.
De Jean Renoir basta decir que es el representante del cine francés de entreguerras, y esta película en concreto es sin duda una de sus obras maestras. Al contrario de lo que suele ocurrir, los actores tenían licencia para improvisar, ya que lo que Renoir buscaba era huir de la teatralidad y buscar situaciones realistas. Eso, junto al trabajo de unos excelentes actores, conforma un fino análisis de las relaciones humanas. Tal es el calado pacifista de esta película que el propio Goebbels prohibió su visionado en toda Alemania al considerar que el personaje del capitán alemán interpretado por von Stroheim era indigno. Y pese a que la presión mediática del gobierno alemán impidió que ganara el León de Oro, a día de hoy sigue siendo una película obligada de este genio del cine.

La Escuadrilla del amanecer.

La escuadrilla del amanecer

Año: 1938.
Nacionalidad: USA.
Director: Edmund Goulding.
Guión: John Monk Saunders.
Actores: Errol Flynn, Basil Rathbone, David Niven, Donald Crisp, Barry Fitzgerald y Melville Cooper.
Duración: 103 minutos.

Argumento:
Año 1915, el oficial al mando de un aeródromo británico vive torturado por la obligación de mandar a jóvenes e inexpertos pilotos de reemplazo a luchar contra los ases de la aviación alemanes.

Comentario:
Estamos ante el remake de la película que realizó Howard Haws en 1930. Pero en esta ocasión Edmund Goulding prefiere ahondar en los sentimientos del oficial al mando que ha de mandar a jóvenes pilotos a misiones casi suicidas. El trabajo de los actores es correcto y esta película es, junto con 'Robin de los Bosques', la que dio mayor popularidad a Errol Flynn. Sin lugar a dudas se puede decir que es una de las mejores interpretaciones de toda su carrera, acompañado por unos secundarios de lujo como son David Niven y Basil Rathbone.
Las escenas aéreas son bastante impactantes para la época, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría estaban reaprovechadas de la versión rodada en 1930. Desde luego puede afirmarse sin temor a equivocarse que este remake supera a la película de Hawks en todas las facetas y que, gracias a la dimensión humana que alcanza la cinta, ha podido pasar a la posteridad como un producto recomendable.


El Sargento York.

El Sargento York

Año: 1941.
Nacionalidad: USA.
Director: Howard Hawks.
Guión: John Huston, Howard Koch, Harry Chandlee y Abem Finkel.
Actores: Gary Cooper, Walter Brennan, Joan Leslie, George Tobias y Stanley Ridges.
Duración: 134 minutos.

Argumento:
Alvin York, un joven campesino de Tennesee, es un gran tirador pero su adicción a la bebida le lleva a meterse constantemente en peleas. Gracias a la religión transforma su vida, y es entonces cuando se ve en la tesitura de ir a la guerra en Europa. Pese a que duda de sus aptitudes como soldado y trata de evitar enrolarse, finalmente le convencen para hacerlo. Una vez allí se da cuenta de que la única forma de contribuir a que ese horror termine es hacerlo lo mejor posible.

Comentario:
Nos encontramos ante un biopic clásico de Alvin York, el soldado norteamericano más condecorado de la Primera Guerra Mundial. El papel corre a cargo de un excelente Gary Cooper que con esta película consiguió el Oscar al mejor actor y se catapultó en el plano internacional. La película está rodada en blanco y negro, en su mayor parte en interiores de estudio, y es una lástima porque se podrían haber aprovechado localizaciones reales. No obstante, la meticulosidad con que se recrea el ambiente rural de los Estados Unidos de principios de siglo XX es admirable.
Hemos de ser conscientes de que esta película puede parecer lenta y sentimentaloide para los estándares actuales, pero creo firmemente que es profundamente patriótica. Sí, es antigua y carece de cierta imparcialidad al tratar a uno de los héroes nacionales, pero ¿qué más da?, resulta francamente interesante que nos muestren como York se enfrenta al dilema moral que todo soldado ha de abordar la primera vez que empuña un arma: ¿se salvan más vidas matando o negándose a luchar?


Senderos de Gloria.

Senderos de gloria

Año: 1957.
Nacionalidad: USA.
Director: Stanley Kubrick.
Guión: Stanley Kubrick y Calder Willingham.
Actores: Kirk Douglas, Ralph Meeker, Adolphe Menjou, George Macready y Richard Anderson.
Duración: 87 minutos.

Argumento:
Frente Occidental, año 1916. El alto mando francés quiere conseguir a toda costa romper el frente alemán, para lo cual deciden lanzar una ofensiva en un sector fuertemente defendido. El asalto lo lleva a cabo un pelotón al mando del coronel Dax, pero resulta un desastre y los soldados se ven obligados a retroceder a sus trincheras. Ante el fracaso de la ofensiva, el general Mireau, furioso por la derrota, decide castigar ejemplarmente a la unidad de Dax fusilando a tres soldados por cobardía, que serán elegidos al azar entre los participantes en el ataque.

Comentario:
Esta película está considerada con toda justicia como una de las obras maestras de la historia del cine. No en vano es el mayor alegato antibelicista jamás filmado. Pese a lo irónico del título, aquí no hay gloria alguna. Los hombres son enviados al matadero por generales deshumanizados que solo buscan su beneficio personal, mientras que los hombres justos como el coronel Dax se ven impotentes para detener semejante maquinaria bélica. Tras ese crudo mensaje tenemos una película en sí misma es un prodigio a nivel técnico, con un uso de los travellings realmente impresionante y un gran dominio de los planos.
Es importante remarcar que tras el excelente trabajo de dirección y un sólido guión encontramos un magnífico trabajo interpretativo. Kirk Douglas está tremendo, sin duda en uno de sus mejores trabajos, y el resto de actores están a la altura en todo momento. Una película realista y con una gran tensión dramática que constituye un profundo ejercicio de reflexión acerca de la naturaleza de la guerra. No sólo diría que es recomendable, sino que es imprescindible para todo aquel que aún no la haya visto.
 
          Google+