Hazte Fan en Facebook

Síguenos en Twitter

Visita nuestro canal en Youtube

Conectados

Tenemos 60 invitados conectado(s)

Dale un vistazo a...

Un regalo para ella

Esta semana llega a nuestras pantallas esta divertida y bella comedia Francesa acerca de un matrimonio con un cachorrito de Bulldog Inglés muy travieso en medio de sus rutinarias vidas. Un regalo para ella no solo será recordada por su genial realización sino por ser la última película e su director, Claude Berri, que murió a la semana de empezar el rodaje.

"Podemos llamarle perro, así sabrá cual es su lugar"Jean-Pierre
"Es mi Tesoro. Lo llamaré Tesoro"Nathalie

Leer más...
Me llaman Radio
Cine - Películas
Escrito por Slinker   
Miércoles, 25 de Junio de 2008 17:53

Enternecedor film que nos transmite un mensaje que no siempre es comprendido por la sociedad, o peor aún, que es ignorado por gran parte de nosotros, y no me refiero precisamente al verdadero significado de la amistad o del cariño (algo que está presente en la película), sino a cómo una persona discapacitada es capaz de hacernos recapacitar sobre el sentido de la vida y valorar el mundo que nos rodea.

Me Llaman Radio

Título original: Radio
Director: Mike Tollin
Nacionalidad: USA
Año: 2003
Duración: 109 min.
Género: Drama. Comedia
Reparto: Cuba Gooding Jr., Ed Harris, Debra Winger,
Alfre Woodward, S. Epatha Merkerson
Guión: Mike Rich
Producción: Mike Tollin, Brian Robbins, Herbert Gains
Productora: Columbia Pictures / Revolution Studios

Sinopsis

James Robert Kennedy (Cuba Gooding Jr.), apodado Radio por su famosa colección de radios y su amor por la música, es un joven discapacitado que empuja su carrito arriba y abajo a lo largo de las calles y barriadas. Él no habla con nadie y es raro que alguien se dirija a él, hasta que un día, Harold Jones (Ed Harris), uno de los hombres más respetados del pueblo y entrenador del popular equipo de fútbol del instituto, se hace amigo suyo. Poco a poco, Jones se gana la confianza de Radio y le abre un nuevo mundo ante él. Le invita a ayudar al equipo en los entrenamientos, asiste a los partidos para transmitir alegría y ánimos a los muchachos, y además le abre las puertas del colegio para asistir a sus clases a pesar de las desavenencias iniciales con la directora Daniels, que no cree conveniente que un muchacho de sus características se involucre excesivamente en las labores del instituto y del equipo de fútbol.

Me Llaman Radio

 

Valoración personal

Con cierta estética de telefilm y una historia sencilla pero profunda y emotiva, Me llaman radio se trata de un producto quizás algo repetitivo cuyo contexto ya se ha explotado en numerosas producciones, pero en esta ocasión algo la hace distinguirse del resto. La película se puede considerar prácticamente como un hermoso cuento moderno sobre el afán de superación de un joven disminuido psíquico, un tierno y noble muchacho que logra incluso ganarse el cariño y la confianza de aquellos que anteriormente se burlaron de su deficiencia. La inocencia, la bondad y el apoyo incondicional son los pilares fuertes sobre los que se ostenta esta producción plagada de buenas intenciones y mejores sentimientos, un film que nos hará recapacitar sobre ciertos (y dudosos) códigos morales que envuelven al mundo que nos rodea y que quedarán en entredicho gracias a la voluntad de un joven retrasado que nos dará una lección de coraje para afrontar una situación realmente hostil, haciéndonos recapacitar de una vez por todas sobre nuestras quejas y supuestos problemas.

Me Llaman Radio Me Llaman Radio

La película está basada en una historia real que no sólo se centra en la vida del joven James Robert, sino también en la del entrenador Harold Jones y su equipo de fútbol, así que los eventos deportivos también tienen un peso importante en la trama, de hecho, gracias a este deporte el ingenuo y noble protagonista logra descubrir un nuevo mundo y una razón de peso para seguir luchando, un hobbie que le proporciona ese revulsivo que tanto necesitaba su monótona vida, la cual se limitaba a pasear con su carrito de la compra y ayudar a su madre en sus tareas del hogar, y el entrenador Jones, interpretado por un siempre genial Ed Harris, es el principal artífice de este cambio de rumbo que da la vida de Robert. Es aquí cuando el personaje interpretado por Harris intima incluso con la madre del chaval, una mujer un tanto incrédula y escéptica que dudaba de la intencionalidad de los actos del nuevo amigo de su hijo, pero que finalmente, logrará crear un importante círculo de confianza con el bondadoso entrenador, un individuo que desde el principio de la película se mostraba intrigado con la presencia del joven discapacitado en los alrededores del campo de entrenamiento, y es en ese momento cuando la curiosidad le invade e intenta introducirse en la vida del muchacho para abrirle un nuevo camino que explorar, convirtiéndose en un segundo padre para Robert aunque esto le ocasione más de un quebradero de cabeza en su vida profesional y personal.

A destacar (en contra de lo que afirma la crítica especializada) la inmensa interpretación de Cuba Gooding Jr., en una actuación que, como mínimo, le debería de haber supuesto una merecida nominación para los Oscars. En cuanto a Ed Harris y como suele ser habitual en él, nos deleita con otra gran actuación aunque menos intensa y dramática que algunas de sus anteriores intervenciones. Como curiosidad, el personaje que se puede ver durante los créditos finales de la película es el auténtico James Robert Kennedy, que a pesar de su deficiencia logró gozar de un gran status nacional gracias a su meritorio trabajo como entrenador del equipo de fútbol local.

Me Llaman Radio

En resumidas cuentas: Sencilla pero muy emotiva y recomendable película. La trama está claramente salpicada con gotas de humor a pesar de tratarse de un drama más o menos intenso, evitando caer asi en el error de la rutina y el aburrimiento argumental. Y como colofón final seremos testigos de una soberbia actuación de Cuba Gooding Jr., actor que hoy día está desperdiciando su talento en burdas producciones.

Lo mejor: El mensaje que nos pretende transmitir la película, digno de una larga reflexión. El final de la cinta, que provocará alguna que otra lágrima al espectador. Y un sorprendente trabajo de Cuba Gooding Junior. Para enmarcar.

Lo peor: Que la película no se haya valorado como se merece al ser recriminada de intrascendente por desprender cierto "tufillo" a telefilm, algo que por otro lado, no tiene porque ser motivo de desprestigio.

 
          Google+