Hazte Fan en Facebook

Síguenos en Twitter

Visita nuestro canal en Youtube

Conectados

Tenemos 59 invitados conectado(s)

Dale un vistazo a...

El último hombre
Estaba cruzando Tejas de camino hacia Méjico. Necesitaba esconderme por algún tiempo. Había pasado la mayor parte de mi vida huyendo de la Ley. Borracho o sereno no tenía ninguna queja, a pesar de haberme manchado las manos por el camino… Walter Hill presenta a Bruce Willis en ‘El último hombre’.

Todo el mundo acaba pagando un precio. Sin excepciones. Incluso un desgraciado como yo”.-John Smith.
Leer más...
Cine de Gangsters:Honor, Plomo y Sangre.
Cine - Monográficos
Escrito por J.Glez   
Domingo, 18 de Noviembre de 2007 11:19
Indice del artículo
Cine de Gangsters:Honor, Plomo y Sangre.
Páginas 2
Todas las páginas

El cine nos ha dejado con el paso del tiempo personajes legendarios dentro de cada género. En mi los que mas han influido han sido los gangsters, seguramente porque representaban aquellos tipos duros que uno de pequeño siempre quiere ser y que luego de mayor se conforma con ver en la pantalla de su casa o con suerte en una sala de cine, ya que el paso de los años te hace comprender que esos anti-héroes son solo un invento cinematográfico. .

Será en esta serie de artículos donde me explayaré a gusto con ellos haciéndoos partícipes a vosotros de ello, espero que os guste… ahí va.

Al Pacino

El cine de Gángsters es un derivado del Cine Negro o también llamado Film Noir, tan viejo como el mismo cine, siendo uno de los primeros géneros en ser explotados. La fuente primera de este cine es la novela negra, ya sea de  origen americano o inglés. Escritores como: Dashiell Hammet, George Simeon, Raymond Chandler y James Cain, fueron los inspiradores de muchos guiones cinematográficos. La primera cinta que se conoce propiamente como Cine Negro es El halcón maltés (John Huston, 1941). En este tipo de cintas abundan, las detectives duros, de cigarro en boca y vaso de güisqui en mano, rostro impertérrito, auténticos precursores del antihéroe cinematográfico grandes perdedores que acababan enamorándose de mujeres fatales y enfrentándose a gángsters despiadados, sacando a la luz sucias tramas de corrupción política, mientras se jugaban la vida en la calle. Quizás el actor que mejor supo sacar el jugo a toda la esencia de ese personaje es Humphrey Bogart.

El Halcón MaltesHumphrey Bogart
Con el paso de los años los mafiosos que empezaron siendo los malos de la función fueron ganando en protagonismo, el público empezó a conocer a esos tipos a los que no les temblaba el pulso a la hora de disparar y hacerse respetar en las calles, a los amigos de la noche, aquellos que cerraban bares y daban tanto trabajo a las funerarias…

Scarface El Terror del Hampa dirigida por Howard Haws (1932) fue la primera obra que nos ofrecía la mirada de un mafioso, un inmenso Paul Muni, que seguía un principio básico para ascender en el mundo del Hampa: “En este negocio hay que seguir una regla para no meterse en líos: hazlo antes, hazlo tú, y sigue haciéndolo tú”.

Paul Muni

Los italianos fueron de los primeros en ser retratados en este tipo de cine, en concreto los inmigrantes italo-americanos que marcharon  en busca de fortuna a los Estados Unidos a principio del siglo pasado, con un gran concepto de la familia y la lealtad, trabajadores incansables, pero también asesinos implacables. Era o lo que ellos decían, o nada y el nada era la muerte. Grandes exponentes de ese tipo de hombres son:
Las creaciones de Al Pacino y Marlon Brando en la saga El Padrino (1972, 1974, 1990), Robert De Niro, Joe Pesci y Ray Liotta aunque solo el primer de ellos era  Italiano puro en la magnifica Uno de los Nuestros o de nuevo Pacino dándole una vuelta de tuerca al prototipo  en la infravalorada Donnie Brasco.
El paso de los años siguió trayendo grandes obras al género de las que hablaremos con mas profundidad en adelante, y nos dio a conocer a diferentes tipos duros, gangsters que dependiendo de sus nacionalidades actuaban de una manera u otra, Irlandeses, Británicos, Cubanos, Negros, Puertorriqueños, Jamaicanos… y por supuesto las legendarias Triadas Chinas todos tuvieron sus momentos de gloria en el Cine.

Hay muchas cintas sobre mafias, algunas de ellas son de lo mejor del séptimo arte, otras insultan la inteligencia del espectador. Las primeras tendrán aquí su hueco, las segundas no deben ser consideradas. A continuación iniciaremos un repaso a las grandes obras imprescindibles del genero, que nos llevarán de la mano de ese mafioso que siempre quisisteis ser, el mas duro de la habitación, el que siempre acababa consiguiendo a las tías buenas, aquel que amasaba fortuna y respeto a partes iguales, pero que no siempre vivía para disfrutarlo…

Atrapado por su Pasado (Carlito´s Way, 1993)

Pacino

Nacionalidad: Usa
Director: Brian de Palma
Guión de: David Koeep, basado en la novela de Edwin Torres “Alter Hours”
Duración: 138 min.
Productora: Universal
Productores Ejecutivos: Martin Bregman / Michael Scott Bregman / Willi Bär / Ortwin Freyermuth
Reparto: Al Pacino, Sean Penn, Penelope Ann Miller, James Rebhorn, John Leguizamo, Viggo Mortensen, Luís Guzmán, Ingrid Rogers, Julieta Ortega, Joseph Sirago, Adrián Pasdar, Richard Forojny, Jorge Porcel, Paul Mazursky.

Argumento:

Carlito Brigante (Al Pacino) un mafioso puertorriqueño al que su origen y profesión no daban una esperanza de vida muy larga, pero, un redentor paso de cinco años por la cárcel de Lewisburg hace que el otrora camello deje a un lado la mala vida y decida retomar la relación con su ex-novia Gail (Pennelope ann Miller) una joven aspirante a actriz. Pero nada para Carlito será fácil porque por más que corra, los fantasmas del pasado siempre le alcanzan.

Historia del último Morriqueño:

Todo es genial en la cinta, desde su brutal comienzo en la estación de tren, donde vemos como alguien hiere a Carlito, con esa magnifica partitura de Patrick Doyle acompañado de la imponente voz en off de Pacino: “No os preocupéis, mi corazón no se rinde jamás, no estoy dispuesto a palmarla” y un uso sencillamente perfecto de la cámara por parte del maestro De Palma hasta su final justo ahí mismo, donde vemos como sucedieron realmente las cosas. Es innegable que estamos asistiendo a una obra maestra con todas las letras, digna de todos los elogios habidos y por haber (que siempre se le quedaran cortos) y que consigue como pocos films que el espectador y su sillón se conviertan en uno solo, sufriendo y viviendo junto al legendario Charlie Brigante. En un principio esta cinta la iba a dirigir el correcto artesano Sydney Lumet que ya había trabajado junto a Pacino en la excelente Serpico y la memorable Una Tarde de Perros, pero a Lumet no le termino de gustar el segundo y definitivo borrador del guión y abandono la producción. Entonces el propio Pacino le llevo el guión a De Palma con el que ya había trabajado en 1984 en la obra maestra Scarface con guión de Oliver Stone y por la que Pacino inmerecidamente no recibió el Oscar que tanto merecía. De Palma aceptó el reto de dirigirla, producida por Martin Bregman, amigo íntimo de Pacino, y que también fue su representante en sus primeras cintas. Por ejemplo, fue el hombre que le consiguió el papel protagonista en la contundente Panico en Needle Park (Jerry Schatzber 1971) donde un jovencísimo Pacino hacia su debut en el cine interpretando a Bobby un yonqui que malgastaba su vida sentando en el mismo banco de Needle Park día tras día. Bregman nunca vio mucho potencial en los libros de Edwin Torres un ex-juez criminalista de la corte suprema de New York, que se baso en personajes y situaciones reales como base documental para su obra. Bregman dijo “Recibí el guión de mano de Al, él se había quedado entusiasmado con el personaje de Carlito Brigante, con sus valores, y decía que podíamos hacer un buen film de el, pero el guión era horrible de lo peor que he leído en mi vida, así que me puse a trabajar en un guión tomando como base el personaje principal de Carlito en su segunda novela After Hours, la que detallaba su vida desde su salida de la cárcel. Para ello contrate a David Koeep (que había trabajado extra-oficialmente puliendo el guión de Parque Jurásico 1 parte y que posteriormente se ocuparía del script de la segunda entrega)”. Koeep escribió el guión definitivo aunque realmente lo que hizo fue estructurar el libreto, pasando de las 800 paginas de los dos volúmenes de la obra de Torres a las 150 paginas del guión definitivo. Una vez empezado el rodaje el libreto apenas tuvo cambios significativos, exceptuando al personaje de Pachanga (Luís Guzmán) que en la primera versión utilizaba un lenguaje tremendamente soez hasta para los propios latinos que trabajan en el film, por lo que se vieron obligados a cambiarlo, y pidieron a Guzmán que le diera un tono de voz mas fuerte a su personaje para paliar  la reducción de los tacos. Aún así, el personaje es de largo el peor hablado de todos. También se perdieron una vez filmadas varias escenas del guión, una de ellas hablada enteramente en español. Entre Carlito y Pachanga, en el que el segundo detallaba la muerte de Lalín (Viggo Mortensen), esta secuencia aunque de vital importancia en la trama, quedo fuera del film, para no ralentizar el clímax final.

Carlito

La lealtad de Carlito:

Pocos personajes cinematográficos han hecho gala de unos valores tan auténticos como los de Charlie Brigante. “No traiciones jamás a tus amigos” o “un favor puede matarte mas rápido que una bala” solía decir Carlito, mientras Brigante pasaba cinco años en la cárcel de una condena de treinta, evaluando lo que había sido su vida. Su abogado e intimo amigo David Kleinfield (enorme e irreconocible Sean Penn) se hacia grande en las calles, había pasado de vivir con el miedo en el cuerpo a esos pequeños delincuentes y potenciales clientes que llegaban a su despacho, a ser uno mas entre ellos. Dave ya no tenía miedo, era importante o eso creía, su pipa, un revolver del calibre 38, sus lineazos de coca, su casa en la playa con su propio yate “Jezabel”  amarrado imponente en el muelle. Pero en realidad Dave no era nada, no tenia palabra, no sabia lo que era la lealtad, había olvidado los principios básicos por los que una persona debe seguir, y estaba llevándose a Carlito con él. "Un último favor" decía, "un viaje en barco" afirmaba, que en realidad escondía un descenso al infierno, un beso a la muerte, retar al diablo en el infierno y querer ganarle, algo imposible de lograr. Charlie lo intuía, pero era su amigo, estaba en la calle por él, había logrado sacarle de la trena, estaba en deuda con él, pero no era una deuda de sangre, no debía serlo, era un favor, de esos que a Brigante no le gustaba deber, y quería liquidar cuanto antes. Antes  de que Kleinfield se volviera mas loco, mas paranoico, antes de que perdiera la jodida cabeza. Pero ya era tarde…

Pacino & Penn

Pero no solo pululaba por ahí, podrido, y sin valores, el abogado judío interpretado por Sean Penn. También hacia acto de presencia Pachanga, un antiguo amigo de Carlito de cuando estaba en el barrio, sin la suficiente cabeza para poder ser considerado un traficante como Brigante, pero con la avaricia del que nunca tuvo nada, y siempre quiso más de lo  que merecía. Charlie lo rescato de la calle, le dio un trabajo de guardaespaldas de Kleinfield, y al minuto uno, Pachanga ya quería la fortuna de ese” judío chingado”(Pachanga dixit). Pachanga desenfundaba su arma con la misma rapidez con la que hablaba, escupiendo las palabras a un ritmo endiablado. Decía que el barrio ya no era lo que Carlito dejó, que era el valle de la muerte, los cachorros nuevos no tienen respeto por la vida humana, afirmaba Pachanga. Y aunque el no se incluía entre ellos, la verdad es que era uno mas, un traidor en un mundo de traidores del que solo sobresalían Brigante y su ya viejo ”modus vivendis”, así, como escapar del pasado si a cada esquina aparece un “Hijoputa” con ganas de ser importante como el cobarde arrastrado de Benny Blanco…

Un nuevo elemento en escena....

La primera vez que vemos a Blanco (nunca másvolvimos a verlo tan bien a John Leguizamo como aquí lo vemos), este viste de rojo, lo que no es casual. El director nos quiere dar a entender, que ese tipo es peligroso, inestable y violento y que le volveremos a ver. Es la antitesis de Brigante, uno de esos  que se cree con los cojones suficientes para retar a cualquiera, pero que no es mas que un roba-bolsos cualquiera, como dice Carlito “le espera un gran futuro si sobrevive a la semana que viene”.

Brigante no va a consentir que un recién llegado a la calle, le pise, él era grande antes de que ellos nacieran, se merece el respeto que gano cuando estaba afuera, pateando las avenidas luchando contra los negros e italianos, siendo el rey que llego de fuera, el morriqueño que se extingue, quizás no el ultimo, pero si el mas recordado. Blanco no entiende de respeto y es por ello que la segunda vez que se ven, llega el enfrentamiento, que marcara el futuro de ambos. Otra vez Charlie se ve en problemas por culpa de otro, de nuevo Kleinfield, mientras él esta en los baños conociendo mas a fondo a Steffie, Carlito da la cara por él, esta vez es personal, Brigante le quiere dar una lección al cobarde Benny B.
"Esta bien Benny Blanco del Bronx, nunca olvides que la chica Steffie, pertenece al club, bien!, si vuelvo a verte, repito, si vuelvo a verte por aquí, morirás, así, sin mas, ¿me has entendido?"

Benny

 



 
          Google+