Trinidad: Números 13 al 16
Comparte con tus amigos










Enviar

En las siguientes grapas, La Trinidad DC requerirá de la ayuda de Constantine, Zatanna y Deadman para salvarlos. En los guiones y en el arte nos encontramos con que Francis Manapul cede su sitio a Rob Williams y V Ken Marion.

Comentario de Trinidad: Números 13 al 16

Este arco argumental me recuerda en forma al evento La Guerra de la Trinidad del New 52. Allí se enfrentaron los tres grupos más importantes de DC: la Liga de la Justicia, la Liga de la Justicia de América y la Liga de la Justicia Oscura. Aquí, de igual manera, se enfrentan/reúnen trinidades.

Por supuesto, los protagonistas son Superman, Batman y Wonder Woman. Ellos solicitan la ayuda de “La Trinidad Mística”. Aquí compuesta por John Constantine, Zatanna y Deadman. Todo esto porque, en un principio, “La Alianza Impía” (Circe, Ra´s Al Ghul y Lex Luthor) ha tomado el control de Capucha Roja y sus Forajidos. Recordemos que este grupo se compone del propio Capucha Roja, Artemisa y Bizarro.

Algo que no entiendo es que previamente Luthor optara por no formar parte de la propuesta de Circe. Y no lo entiendo porque sin él cojea todo este argumento de grupos de tres (sin motivo de peso alguno). Además, la propia Circe dice que para que su plan funcione son necesarios los tres villanos. Así pues, la trama como tal no resulta satisfactoria. Por un lado, porque el uso de estos grupos no es el que uno esperaría, ya que Circe y Ra´s se mantienen en su guarida. Por otro porque “La Trinidad Mística” pronto se separa y aportan muy poco a la narrativa.

Cuando Constantine, Zatanna y Deadman se presentan a la petición de ayuda de Batman es porque Capucha Roja ha sido poseído por demonios. Siendo esto algo completamente fuera de las capacidades de los superhéroes. Más adelante se explica que esto fue como resultado de su captura por parte de Circe y Ra´s. De hecho, no tardamos mucho en saber que también Artemisa y Bizarro se encuentran invadidos de demonios.

Cuando los Forajidos dan con los héroes liberan a su líder y comienza la batalla. Esto es el grosor de la trama. De ahí que entienda que no satisfaga la promesa de lo planteado. Más aún cuando esto llevaba tiempo (como ya he dicho antes) planeándose. No sé, igual otro lector quede complacido…

Otro punto inexplicable son un par de momentos en los cuales Superman dice no conocer ni a Artemisa ni a Bizarro. Sí, estas son las versiones del New 52 (que han sido trasladados a “Renacimiento”) pero los personajes en sí no son nuevos. Previo al New 52 Artemisa llegó a asumir el papel de Wonder Woman y hasta llegó a formar parte de la Liga de la Justicia de América. Mientras que Bizarro es un claro integrante del universo de Superman (unas veces como enemigo, otras veces como aliado) por lo que se me hace imposible entender que no sepa quiénes son.

Conclusión.
Trinidad: Números 13 al 16, daban la impresión de ofrecer un interesante argumento. Sin embargo, se queda muy corto. Cojea la premisa, “La Trinidad Mística” tampoco funciona como grupo y aporta muy poco. Y la integración de Capucha Roja y sus Forajidos tampoco es un punto fuerte. Por lo menos la interacción de los personajes, el dibujo y la acción son buenos.