Renacimiento: Wonder Woman: Número 8
Comparte con tus amigos










Enviar

Alguien ha puesto precio a la cabeza de Wonder Woman y además hace su aparición “El príncipe del poder”. Tras la salida de Greg Rucka tenemos un nuevo guionista. Es tiempo dar paso a James Robinson y su visión de “la mujer maravilla”.

Comentario de Renacimiento: Wonder Woman: Número 8

Continúa y termina el arco argumental “El corazón de la Amazona”. Y menos mal que fue tan breve porque el contenido deja mucho que desear. A groso modo, trata de que alguien ha puesto una recompensa por la captura de Wonder Woman. ¿Por qué? pues porque la sangre de la heroína puede curar enfermedades.

Buena parte de todo esto es la exploración de la relación entre Diana y Etta y, en menor medida, con Steve. Esta vez no es que se tome tanto tiempo en ello, como sucediera en el número anterior, pero es parte importante de la trama y no ayuda. Parte de la acción se da cuando un grupo de cazarrecompesas se enfrenta a Wonder Woman y a Etta. Algunos son personajes conocidos como Chessire y Plastique, mientras que otros son recién creados. Como quiera que sea… no resultan en grandes adversarios y el dibujo tampoco muestra claramente la fluidez de la acción.

Antes de llegar a la parte final de todo el tema de la sangre de WW se le dedican 6 páginas a nada relevante. Diana está en el Poste preguntándose qué debe hacer con este regalo que le dieron los olímpicos. ¡Excesivo! Ya por fin confronta a quien la quería y, sin entrar en detalles, basta decir que resulta muy insatisfactorio en todos los aspectos.

Menos mal que comienza un nuevo arco argumental titulado “Hijos de los Dioses”. Aunque suene repetitivo no merece la pena entrar en detalles. Todavía menos cuando lo expuesto en la sinopsis ofrece la información necesaria. Además, como quiera que sea, la mayor parte de este tomo es lo que ya he desarrollado. En todo caso se trata del regreso de Grail (la hija de Darksied).

Cabe destacar que Wonder Woman inicia este comic peleando contra Giganta. Y debo decir que ¡estoy HARTO de lo que se hace con esta enemiga! La tratan, literalmente, como un saco de boxeo. Exclusivamente para recibir golpes. Fue lo que hicieron con ella en su corto aporte en La Guerra de la Trinidad del New 52. También pasó algo similar cuando la vimos en ‘Liga de la Justicia’ (Renacimiento). Aquí más de lo mismo o peor… porque presenciamos el final de la lucha.

Desde el New 52 se lleva dando importancia a Cheetah. En “Renacimiento” hemos visto cómo se ha elaborado muchísimo y su relación con Wonder Woman. Sin embargo, Giganta, que es la otra enemiga más reconocida, queda totalmente olvidada. Espero que esto se rectifique en un futuro… preferiblemente no muy lejano.

Aparece también Hércules pero muy mal aprovechado… y es una pena porque daba indicios de que tendría mucho potencial. Al igual que con Giganta me molesta lo poco que DC ha hecho con él. En este caso pasa algo muy lamentable que, por temas de destripe, no puedo comentar hasta la siguiente reseña.

Ya han de saber los que leen estos artículos de los cómics de Wonder Woman lo que me fascina la mitología griega, por lo cual me encantaría poder leer este personaje. En el New 52 tuvo una breve aparición en Aquaman y ya. DC debería hacer mucho más con él. Particularmente cuando en 1975 tuvo su propia serie cerrada de 12 números titulada ‘Hercules Unbound’. Algo a lo cual se hace referencia aquí.

Conclusión.
Renacimiento: Wonder Woman: Número 8 es la entrega más floja (hasta la fecha) de este cómic. Toda la historia de “El Corazón de la Amazona” no está a la altura y parece más relleno que otra cosa. La última grapa que da comienzo a un nuevo arco argumental ofrece lo mejor de todo y da la impresión de que mejorará, considerablemente, lo ya visto. Es la única razón por la cual merece la pena leer este número.