Renacimiento Wonder Woman: Número 6
Comparte con tus amigos










Enviar

En estas grapas se celebra el primer anual con cuatro historias contadas de la mano de varios autores. Además, concluye el arco argumental que se iba desarrollando desde el Número 1. ¡Bienvenidos a Renacimiento: Wonder Woman: Número 6!

Comentario de Renacimiento: Wonder Woman: Número 6

Para empezar, la acción se sitúa pasados siete años desde que Diana dejara su hogar. Se muestra como la doctora Cale hace lo imposible por curar a su hija (Izzy), pero nadie es capaz de hacerlo. Su única alternativa es recurrir al mundo de los dioses griegos. Para ello convoca a la hechicera Circe, con el fin de que la salve y, de paso, ponga en su lugar a Fobos y Deimos.

Esta narrativa nos da la mayoría de los datos que necesitamos para comprender el arco argumental que llevamos leyendo desde el número 1. Me parece interesante mencionar el diseño de Circe. Esta clásica villana de Wonder Woman ya había aparecido en la serie Trinidad con el diseño del New 52. Sin embargo, aquí la tenemos con un estilo completamente diferente. No entiendo la razón. Cuanto menos se puede pensar que el hecho de que sea una hechicera le permite adquirir la apariencia que quiera.

La siguiente narración nos ubica a ocho años y siete meses desde que Diana abandonara Themyscira. Verónica Cale gana una subasta para una cita con Wonder Woman. Por supuesto, no lo hace por donar el dinero a la caridad sino que sus motivos están vinculados para salvar a Izzy… En cuanto a contenido en sí no es mucho lo que ofrece. Si bien se explora cómo se conocieron y un desarrollo de la relación entre ellas. El dibujo tiene una clara influencia anime. No sé yo si le pega al cómic/cabecera en general pero es de calidad.

Por otro lado, el anual #1 de la serie nos presenta varias historias diferentes. Y debo decir que casi todas son regulares sino malas. Solamente hay una clara excepción: ‘Y entonces, hubo tres…’. Además de por ser ese momento especial en que se reúne la Trinidad por primera vez, también destaca por el dibujo de Nicola Scott. Aquí lo interesante es la interacción entre Superman, Batman y Wonder Woman.

De un dibujo y una premisa geniales pasamos a todo lo contrario. ‘En defensa de la verdad y la justicia’ nos presenta cómo Rey Tiburón está a punto de ser ejecutado en Markovia. Es entonces cuando Wonder Woman, enviada por la Liga de la Justicia, aparece para intervenir.

En esta trama ni el argumento capta la atención, ni la resolución (que se supone sea lo más importante en este caso) consiguen el cometido de llegar al lector. También el horrible dibujo de Claire Roe tiene mucho que ver. Como dato curioso, lo mismo que sucedió con Circe pasa aquí con Rey Tiburón en lo que se refiere a su apariencia. Previo al New 52, el Rey Tiburón era un tiburón blanco (aspecto que es el que tiene en la serie The Flash). Con la llegada del New 52 se cambió su especie a la de un tiburón martillo. En Renacimiento, en el arco argumental de la Liga de la Justicia: Números 6 y 7, lo vemos por un momento como tiburón blanco. Sin embargo, ahora aparece en su versión de tiburón martillo del New 52. Así pues, a saber dónde se cometió el error.

Luego pasamos a ‘La maldición y el honor’. Otra historia tan insignificante, sino más, que la anterior. Wonder Woman comparte con un guerrero japonés quien le pide que le ayude a proteger su aldea de un mal… Nada hay que destacar aquí. En todo caso, el dibujo es el segundo más feo tras el de Roe. Stephanie Hans trata de ofrecer un estilo a lo que todos nos llega a la cabeza sobre el arte oriental pero no consigue acertar.

Culmina el primer anual con ‘El último Kaiju’. Aquí, como el título indica, aparece una de estas criaturas. A.R.G.U.S. es enviado a acabar con él pero Wonder Woman descubre que no se trata de un monstruo y opta por ayudarle… Si bien la trama no es nada del otro mundo, cuanto menos es la segunda mejor. El dibujo no es de mi estilo pero no por ello es feo. Lo que sí quiero resaltar es que el kaiju en cuestión es idéntico a los de la película Pacific Rim (Guillermo del Toro, 2013), lo cual no es de extrañar puesto que Warner Bros. es propietaria de la primera entrega.

El cierre definitivo de este larguísimo arco argumental lo tenemos en los últimos números de ‘La verdad’. Por fin la doctora Cale lleva a Izzy hasta el lugar donde se llega hasta Themyscira. Pero antes de eso ha de retrasar a Wonder Woman. Para ello la enfrenta a la coronel Maru y sus mercenarias. Una vez en el lugar, las cosas, como es de esperar, no salen tan bien como se esperaba cuando Fobos y Deimos se liberan del hechizo que los tenía atrapados. Mientras que las amazonas luchan por detenerlos, Diana y Verónica obtienen todas las respuestas restantes a las últimas interrogantes del mismo Ares.

Debo decir que tras tantos tomos y cómics la resolución deja con un sabor agridulce. Por el lado positivo cumple como acaba y encima cuenta con el dibujo de Liam Sharp. Uno se siente bien. Aun así, por el lado negativo, la manera en la que se resuelven las cosas dejan qué desear. Resulta insatisfactorio.

Conclusión.
Pese a los diferentes nombres que han tenido ciertas historias, con excepción de ‘Año uno’, todo lo que llevábamos leyendo era la misma narrativa. Así pues, aquí concluye tan larga travesía. En lo que respecta al anual lamento decir que solamente uno merece la pena. La historia cuando se conocen Wonder Woman, Superman y Batman. Por lo que respecta al final de la trama principal resultan mucho más interesante los acontecimientos previos que el desenlace.