Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 15 al 17
Comparte con tus amigos










Enviar

La Liga de la Justicia conoce a los que serán sus hijos venidos del futuro. Estos han llegado al pasado (presente) para evitar que su trágico futuro se haga realidad. Bryan Hitch decepciona con su trama y Fernando Pasarín cumple a los lápices.

Comentario de Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 15 al 17.

Después de haber leído este arco argumental tengo dudas. Todavía no sé si este es el gran peligro que Bryan Hitch llevaba anunciando desde el mismo número 1. Y no lo sé porque el evento “Metal” sacudirá a todo el universo DC y/o porque Hitch no ha sido claro con la esperada amenaza. Menos aun cuando ya he perdido la cuenta de la cantidad de enemigos (particularmente extraterrestres) a los que se ha enfrentado la Liga. Enemigos que suponían el fin del mundo. Si en realidad resulta que este es el tan esperado desafío, entonces, es una gran decepción.

Del futuro llegan los hijos jóvenes de la Liga huyendo de una realidad terrible. En el presente esperan poder evitar que esto sea ineludible. Paso a presentarlos: Hunter es el hijo de Wonder Woman y ha sido criado por Superman y Lois, razón por la que vista su capa y tiene los mismos poderes de Diana. Nora, Jenny y Jason son los hijos de Flash y Green Lantern. La primera con poderes de velocidad y los gemelos pueden acceder al Espectro Empocional. Eldory es hija de Aquaman y Mera y con sus mismos poderes. Finalmente, George es el hijo de Ciborg y también cuenta con poderes similares.

Personalmente, tengo problemas con algunos de estos chicos. Los hijos de Flash y Green Lantern por el hecho de lo que supone. Barry (Flash) e Iris son una de las parejas clásicas en DC (pese a que no fuera el caso en el “New 52” para ser justo) por lo que el hecho de que termine con Jessica no me agrada. No sé cómo va esa relación en el comic del Velocista Escarlata, pero aquí mismo él dice: “A ver cómo se lo cuento a Iris”. En la Liga de la Justicia se ha dejado establecido que ambos quieren tener una relación. No obstante, una cosa es eso y otra que terminen teniendo hijos…

Por otro lado está el hecho de que los gemelos tengan los poderes del Espectro Emocional. Que alguien me lo explique. Siendo Green Lantern en todo caso solamente deberían ser capaces de canalizar la fuerza de voluntad. En cuanto al hijo de Ciborg, ¿Cómo es biológicamente posible? Sin ser explícito, basta con tener vista para saber que Víctor no debería ser capaz de procrear…

¿Y cuál es ese peligro tan desastroso? ¿Esa calamidad que acabará con el planeta? La Oscuridad. Sí. Tan genérico adversario… pero tan habitual de Hitch. Ya en el número 5 vimos algo similar. Así que, por originalidad que no falte. ¿En serio? ¿Tras tantas semillas plantadas a lo largo de tantos cómics esta es la revelación?… Ahora bien, hay alguien que tira de los hilos. El cerebro tras todo esto se trata de la Soberana. Eso sí, cuando se revele su identidad el lector terminará tan decepcionado como con la historia.

En todo caso, la gracia de este argumento es conocer a los hijos de la Liga y lo que se supone sea su futuro y la relación con sus padres. Así que, como personajes en sí mismos, sí que resultan interesantes… salvo por lo ya comentado y mis motivos. También está el hecho de que quien sirve a la Soberana es un viejo Aquaman. Se le supone tan rival que él solo es capaz de incapacitar a toda la Liga de la Justicia. Muy bien el que se le otorgue el mérito que merece.

El dibujo por parte de Fernando Pasarín está logrado. Podría ser mejor pero para lo que ofrece la trama cumple. Eso sí, esperen sentirse agobiados por la acción. Y no es de extrañar, dado la cantidad de personajes que veremos en escena: unos 16 si contamos todos los integrantes de la Liga, sus hijos, Aquaman del futuro y la Soberana. Además de los poderes de según qué personajes como Flash y Cruise (el nombre de heroína de Nora).

Conclusión.
En Renacimiento: Liga de la Justicia: Números 15 al 17 me cuesta descifrar si este arco argumental es lo que llevaba vaticinando Bryan Hitch desde que quedó como guionista de la cabecera. De serlo resulta lamentable teniendo en cuenta que no es nada que él mismo no nos haya mostrado hasta aburrir. Por mi parte, cuento los días para que Hitch y sus compañeros abandonen el cómic y que Flash use protección…