Renacimiento: Liga de la Justicia: Número 13
Comparte con tus amigos










Enviar

La Atalaya se encuentra en cuarentena y la Liga de la Justicia se enfrenta a un enemigo que quiere acabar con todos los terroristas. Shea Fontana y Tom DeFalco sustituyen aquí a Bryan Hitch y entregan el mando a Jessica Cruz.

Comentario de Renacimiento: Liga de la Justicia: Número 13.

Tras tantos números finalmente tenemos un respiro de Bryan Hitch con un par de guionistas nuevos. Ellos son Shea Fontana y Tom DeFalco. Sin embargo, el resultado no es muy diferente, aunque es cierto que siente el cambio a su manera.

La primera historia de esta grapa es “Mil Detalles”. Los Green Lanterns, que se sienten infravalorados, regresan de una misión cubiertos de extraterrestres. Esto supone ponerse en cuarentena. Resulta obvio que no pueden exponer a la humanidad a un potencial contagio. Ahora bien, la realidad tras esta trama es sacar a la luz la inseguridad que sienten, particularmente Jessica, por ser los nuevos del equipo.

Jessica cree que la Liga no confía en ellos y los tratan como a niños. Algo que, personalmente, nunca he entendido de “Renacimiento”. Estos Green Lanterns no tienen casi nada de experiencia como tal. Entonces, ¿cómo es que no están con los Green Lantern Corps puliéndose? Por un lado porque es lo que todos hacen y, por el otro, porque no es posible que a ese nivel sean miembros de la Liga. Sin embargo, este argumento de inseguridad (que debe ser lo más importante) no se explora como debería. Pronto todo queda olvidado para dar paso a los problemas que conllevan los extraterrestres.

“El miedo encarnado” es la segunda historia. En este caso Batman, Wonder Woman y Green Lantern (Jessica) luchan en Nomalia contra un grupo anti-terrorista. Su líder se hace llamar Escudo Negro. Este grupo decide que, para acabar con potenciales ataques terroristas, han de asesinar a determinadas personas de estos países.

Nuevamente aquí se exploran los temores/inseguridades de Jessica. Durante la batalla ella termina estrellándose en una casa donde una viven una madre y su hija. La niña entra en pánico cuando esto sucede y la madre considera a la Green Lantern un monstruo por ello.

Ya estoy cansado de todo esto. Sí, esa es la característica que define a Jessica y lo que le da personalidad y profundidad. Tras su pasado debe lidiar con sus problemas para funcionar como persona y superheroína. Ahora bien, el caso es que ya hemos visto esto desde su presentación en la Liga de la Justicia en el “New 52” y seguimos con lo mismo en “Renacimiento”. Encima, como resulta evidente, tenemos dos cómics seguidos centrados en ella y estos traumas.

Conclusión.
Las tramas de Renacimiento: Liga de la Justicia: Número 13 no resultan particularmente interesantes. Su foco es Jessica Cruz vista en la misma línea de siempre de ahondar en sus miedos/inseguridades. Si te gusta el personaje disfrutarás con lo que aquí se ofrece. Cuanto menos el dibujo por parte de Philippe Briones y Tom Derenick supone una mejoría de lo que llevamos viendo.