Red Lanterns: Número 8
Comparte con tus amigos










Enviar

Comentario de Red Lanterns: Número 8.

Llega a su conclusión final la serie de los Red Lanterns. Para ello seguiremos a Guy Gardner lidiando con las consecuencias de los ataques de Atrocitus. Un final un tanto soso… pero un final al fin y al cabo.

Valoración.
Este tomo recopila los tres últimos cómics de la serie y te deja con una sensación extraña… El número anterior contó una historia espectacular y terminó de manera genial, no tuvo un cierre como tal pero cumplió su propósito. Lo que se presenta aquí, en cambio, da la sensación de que es algo innecesario. Es como cuando hacen una continuación de una película o serie de TV maravillosa. Sí, uno como fan queda encantado con la idea de más… pero luego el resultado es insatisfactorio.

Se supone que muchas de las personas que consiguieron salvarse del ataque de Atrocitus a la Tierra ahora tienen un problema mucho peor. Por lo visto, la rabia los invade de tal manera que los termina por consumir, casi igual que si se tratara de un virus (en plan zombi). Por ello, Guy se dedica a viajar por donde puede encontrándose con los infectados y absorbiendo la ira para sí. En este recorrido, llega un momento donde se topa con un bebé que también sufre de esta “condición”. Esta trama funciona tanto como humor y como impacto. Pero a la larga queda más como lo primero, y siendo así se siente algo fuera de lugar. Ya por último, Guy queda con su hermana, con la cual se desahoga, y de ahí se dan una serie de circunstancias que llevan a dar fin a la serie.

Considero, como dije al comienzo, que no se trata de un cierre a la altura de cómo debía ser. Si bien comprendo el planteamiento de Landry Walker… a la vez resulta que en tan limitado número de cómics no se prestaba para su idea. Más que un cierre viene a ser un acompañamiento/epílogo a Red Lanterns.

Conclusión.
Pues nada, no precisamente acaba esta cabecera “Con sangre y furia de un rojo escarlata”, tal como inicia el juramento de los Red Lanterns, más bien resulta como un añadido. Cumple pero nada más.