Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 13 y 14
Comparte con tus amigos










Enviar

Una traición en los Green Lantern Corps causa un grave conflicto en su alianza con los Sinestro Corps. Además, Soranik descubre el secreto que le ocultaba Kyle sobre Sarko. Todo esto contado por Robert Venditti con el regreso de los dibujos de Ethan Van Sciver.

Comentario de Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 13 y 14

La verdad es que no hay mucho qué decir sobre este arco argumental, “Fractura”. Esto es debido a que prácticamente todo es acción. Lo poco que hay de historia es para dar rienda suelta a los acontecimientos que llevan al enfrentamiento entre los dos grupos de Corps.

La trama principal gira en torno a Bolphunga, que está chantajeando a John (como líder de los GL Corps) para que lo deje libre, o de lo contrario revelará la evidencia de que un Green Lantern asesinó a un Yellow Lantern. Esto supondría el fin de la alianza de los grupos. Finalmente, John consigue la manera de descubrir la verdad: Tomar-Tu asesinó a un amarillo… Las motivaciones las dejaré para el lector. En todo caso, esto no sale de la nada porque, a lo largo de los números anteriores (por breves momentos), se ha mostrado que algo iba mal por parte del Green Lantern.

La trama secundaria tiene que ver con Soranik y Kyle. Como ya viéramos en el arco argumental anterior, Kyle se enteró que Sarko (el villano procedente del futuro para acabar con los GL Corps) era hijo suyo y de Soranik. Ella, tras notarlo raro, decide hacerle una autopsia donde se entera y queda destrozada. Esto hace que confronte a Kyle y termine atacándolo.

De esta parte tengo que decir que no entiendo las actuaciones ni Kyle ni de Soranik. En cuanto a Kyle se refiere, no hay motivo alguno para haberle ocultado a ella que Sarko era el hijo de ambos. En serio, no hay razones para ello; aunque aquí se las deje saber a ella. Y en lo que a Soranik respecta, puedo entender su rabia pero no era motivo para atacar a Kyle de la manera que lo hizo, y mucho menos optar por asumir el rol de su padre Sinestro. Todo esto es excesivo. Más aun sabiendo que se trata de un personaje muy razonable y con buenas intenciones.

En todo caso, ambas situaciones se combinan para destruir la asociación entre los verdes y los amarillos. De ahí lo dicho sobre que estos números son básicamente acción. Acción que resulta espectacular de ver. Ethan Van Sciver, quien es de los mejores dibujantes en la actualidad, se desborda en lo que mejor hace.

Conclusión.
Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 13 y 14 resulta interesante pero queda claro que el punto fuerte es la acción. De esta manera el dibujo es sobresaliente y lo mejor de estas grapas.