Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 11 y 12
Comparte con tus amigos










Enviar

La convivencia entre los Green Lanterns y Sinestro Corps es complicada. Además, del futuro surge una amenaza para los héroes que supondría su fin. Robert Venditti escribe y V Ken Marion dibuja.

Comentario de Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 11 y 12

Robert Venditti sigue en su línea de arcos argumentales que se desarrollan a lo largo de cuatro grapas, y por la forma de publicación de ecc esto supone dos cómics, lo cual es mucho mejor todavía. Una labor muy encomiable, teniendo en cuenta que esto significa que las historias llegan de manera constante. Por no mencionar que esto implica que no hay manera de “estancarse” en el contenido, tal y como era costumbre en el New 52.

Casi toda la primera grapa trata de mostrar lo difícil que resulta la convivencia/compañerismo/amistad entre los Corps rivales. En un principio se ve reflejada en la pareja sectorial de Gorin-Sunn y Space Ape, aunque, curiosamente, es Gorin quien se pasa machacando a Ape con sus comentarios sobre los Sinestro Corps. Más adelante sucede lo propio en Mogo… cuando los Green Lanterns no paran de vigilar/juzgar a los amarillos, mientras estos instalan su batería de poder. No es de extrañar que termine en un enfrentamiento entre ambos que llega a su fin gracias a la intervención de Guy y Arkillo.

La trama principal surge en dos frentes: Gorin-Sunn y Space Ape, y Mogo y Lanterns. En su recorrido espacial Gorin y Ape encuentran una anomalía. Esta anomalía es donde surge la amenaza de unas criaturas (llamadas bestias prismáticas) casi indestructibles y controladas por un villano llamado Sarko, quien se enfrenta a ellos y los toma prisioneros. Eventualmente Sarko envía a sus criaturas a Mogo para atacar a los Lanterns.

A todo esto debo decir que los Green Lanterns cuentan con la ayuda de un improbable aliado: Rip Hunter. Rip llega desde el futuro y se presenta a sí mismo: “Soy uno de los Señores del Tiempo, Hal. Nuestra misión es proteger pasado, presente y futuro”. Por supuesto, los que vemos la serie de TV ‘DC´s Legends of Tomorrow’ lo conocemos de allí, ya que es quien forma el equipo de héroes en la primera temporada. En todo caso, en estos cómics viene enviado por el mismo John para evitar que Sarko acabe con los Lanterns.

A lo largo de esta aventura se liman las asperezas entre los Corps. Supongo que verse obligados a trabajar juntos para salvar sus vidas consigue tal resultado. Hal descubrirá que, por increíble que parezca, es el responsable del peligro actual y será él quien deba ponerle fin. Además, Kyle conocerá algo impresionante sobre Sarko que cambiará su vida.

Por último, me gustaría comentar un aspecto negativo de todo esto. Nuevamente surge el tema de los Lanterns comunicarse sin los anillos. Llega un momento donde estos deponen de ellos. Aun así, John da órdenes esperando/suponiendo que el resto de los Corps lo entenderán. En este caso voy a dar por supuesto que, únicamente, se comunicaba con Guy, ya que los demás (extraterrestres) no respondían. Sin embargo, en otra oportunidad tanto Kyle como Guy sí que se comunican con Soranik porque esta les responde. De nuevo, esto no es posible sin el anillo de poder haciendo de traductor universal. Un error garrafal que ya se ha repetido en otras ocasiones en este cómic.

Conclusión.
Hal Jordan y los Green Lantern Corps: Números 11 y 12 argumentalmente no son de las mejores historias del cómic. No es que sean malas pero tampoco son sobresalientes. Lo mejor que tiene a su favor es que se trata de una trama corta (aún más breve al estar disponible en dos grapas por parte de ecc), el uso de Rip Hunter y ciertas semillas que se plantan que deberán dar su fruto en el futuro. Eso sí, también sigue siendo un punto fuerte la acción.