Green Lantern: Números 50 al 55
Comparte con tus amigos










Enviar

Comentario de Green Lantern: Números 50 al 55.

Se acabó lo que se daba. Con estos números terminan las aventuras del Cruzado Esmeralda y los Green Lantern Corps en el “New 52”. Un cierre que, para ambos, resulta muy poco espectacular.

Valoración.
Robert Venditti termina su último arco argumental en Green Lantern con la historia más floja de todas, no pasan muchas cosas y además no tiene una resolución satisfactoria. Cuando digo que “no sucede mucho” es porque no pasa nada realmente interesante. Por lo general es Hal de regreso en Coast City pasando tiempo con su familia. Esto no tiene que ser malo… si fuera en cualquier otro momento, pero no en el argumento que debe cerrar el “New 52” (un periodo que duró desde 2011 hasta el 2016). Si este iba a ser el cierre debió unirlo con algo adicional digno para, cuanto menos, un buen final.

La amenaza principal es Sonar, un antiguo villano de Green Lantern rescatado en este tomo. Esto es algo de admirar para alejarnos del Espectro Emocional por un momento… pero su presencia es tomada muy por los pelos: se hace mención a que ya había hecho de las suyas (no sé si sucede en Batman, en otro cómic o simplemente es lo expuesto aquí) y no se le ocurre otra cosa que atacar a Coast City porque sí. Su objetivo real es exigir derechos para su país, pero tal y como sucede todo parece algo “aleatorio”.

Y hablando de “aleatorio” tengo que comentar la llegada de Parallax, representado por Hal cuando se volvió loco y acabó con los GL Corps y los Guardianes del Universo. ¿De dónde salió? Asumo que de Green Lantern: Número 42. En todo caso, Venditti llevaba arrastrando su actuación constantemente apareciendo al final de las grapas para luego no hacer nada con él hasta muy tarde. Todo para enfrentarlo contra Hal (de nuevo) porque sí. La batalla es bastante buena pero irrelevante… todo salvo el hecho de que Hal logra la capacidad de convertirse en energía pura de fuerza de voluntad, algo que se continuará explorando en “Renacimiento”.

Ya cerca del final tenemos a los Agentes Grises que llegan hasta Darlene (y en consecuencia Virgo y Trapper) buscando a Hal. Esta es una trama que ya hasta se me había olvidado… puesto que llevaban bastante tiempo sin aparecer. Hal llega en el momento oportuno (puesto que tan pronto como decidió volver a Coast City decide irse de la Tierra). En realidad no se explica bien si tenía planeado volver a la nave o es que recibió la llamada de auxilio de Virgo. En todo caso se da la confrontación (muy floja por cierto) y todo termina muy abruptamente. Y, aunque Venditti se quedaría para “Renacimiento”, debió dar un buen cierre al “New 52”.

Por parte de los Green Lantern Corps tampoco sucede nada particularmente interesante que no se hubiera visto antes. Lo último que sabíamos de ellos es que se encontraban perdidos en el universo previo al actual (lo cual, por lógica, los sitúa también fuera de tiempo) y eran ayudados por Krona y Relic para regresar. Pues bien, estos últimos no aparecen ni se explica lo que pasó con ellos. Y así es como se topan con un planeta que alberga supervivientes de ese universo en búsqueda de escapar. Quienes cuidan de ellos son unos gigantes llamados Asuras y Dismas, los cuales le piden ayuda a los Corps.

En medio de todo eso, los Lanterns deben buscar la salida cuanto antes (queda cada vez menos para que ese universo termine), encontrar a los Green Lanterns que aún están perdidos en el espacio y poner fin a una rebelión dirigida por Marniel. De hecho, esto último es idéntico a la trama sucedida que comenzara en Green Lantern: Número 39.

En realidad el argumento al que se le da importancia es al de la rebelión. Los otros dos se resuelven en el último número. Siendo así las cosas, casi todo son combates y por ello la acción está garantizada. Eso sí, no me encanta el dibujo. No es feo. Está bien logrado pero yo ya me había acostumbrado al espectacular arte de Jesús Saiz; me hubiese encantado que hubiera terminado la historia. Incluso, de haber sido algún otro artista cuyo estilo fuera de mi gusto… podría haber disfrutado en pleno del contenido ya que la narrativa no es el fuerte.

Lo más positivo que puedo decir de Green Lantern Corps es que se la da un cierre correcto. Pese a que termine en un “cliffhanger” esto se retoma en “Renacimiento”. Y antes de llegar a ese punto las cosas se suceden de manera mucho más comprensible.

Conclusión.
Termino con Green Lantern: Números 50 al 55, es una lástima que ambos cómics optaran por terminar sus etapas del “New 52” de esta manera. Green Lantern va desde mucho tiempo muerto a situaciones completamente aleatorias y sin sentido para encima darle un final insatisfactorio. En cuanto a los Green Lantern Corps no es nada particularmente interesante. Su punto fuerte es la acción y, por desgracia (al menos para mí), según avanza el dibujo no es el mejor. Cuanto menos tiene una conclusión más lograda.