Elektra Lives Again
Comparte con tus amigos










Enviar

Comentario de Elektra Lives Again

“Está muerta”, se repitió por millonésima vez: “Murió entre mis brazos. Y cuando la toqué por última vez no era ella, ya no. Era algo frío, frío y vacío. No puede estar viva…”

Asesina de alquiler.
Elektra Natchios parece estar ligada a la catástrofe. Nada más nacer su madre murió habiendo sido tiroteada con anterioridad. Su padre fue nombrado embajador de Grecia en los EEUU. Elektra se matriculó en la Universidad de Columbia en Nueva York y parecía llevar una vida normal hasta que, de nuevo, la desgracia se cebó con ella. Su padre fue asesinado haciendo que ella se viniera abajo. Ni siquiera los sentimientos que tenía hacia Matt Murdock, que era algo mutuo, pudieron mantenerla cuerda y lo dejó todo para irse a Japón.

En Japón aprendió técnicas Ninjas y dominó el Ninjitsu como pocos. Sin embargo, el rechazo de La Casta (una orden ninja liderada por el maestro del propio Matt Murdock) hacia Elektra para que formara parte de ellos hizo que se aliara con sus eternos enemigos, La Mano. Este grupo, al contrario que La Casta, era una hermandad de violentos asesinos. Allí aprendió aun más a desenvolverse como asesina y finalmente los abandonó para convertirse en una Asesina de alquiler. Mencionar que el abandono de La Mano hizo que se ganara su enemistad de por vida convirtiéndola en su objetivo. Elektra se había convertido en una asesina tan eficaz que incluso Wilson Fisk, más conocido como Kingpin, la contrataría como asesina a sueldo y guardaespaldas particular. Y es que con Bullseye en la cárcel, Kingpin necesitaba alguien a su lado con el poder suficiente de ejecutar sin problema alguno sus mas peligrosos encargos.

Matt Murdock fue consciente de que al otro lado de la ley tenía a Elektra y no pudo hacer nada para convencerla de que abandonara el mal camino. Y una vez más la desgracia se volvió a cebar con ella… por última vez. Y es que Bullseye había escapado de prisión y no estaba dispuesto a que nadie ocupara su puesto. Persiguió a Elektra hasta, finalmente, acabar con su vida ensartándola en su propio Sai. Con las pocas fuerzas que le quedaban, Elektra acudió a Matt Murdock muriendo en sus brazos abrazándolo. Con la muerte del amor de su vida, Matt cayó en una locura aguda que derivó en una obsesión total por Elektra, llegando a pensar que realmente no estaba muerta. Y es aquí donde empieza nuestro Elektra Lives Again…

Elektra

Un tomo dedicado a Elektra.
Esto es lo que encontraremos en este tomo. Por no salir no sale ni Daredevil. Es un tomo que trata sobre el tormento de Matt Murdock y la vuelta a la vida de Elektra.

Todo empieza cuando, de repente, Matt empieza a tener los mismos sueños un día tras otro. Sueña con oscuridad. El aullar del fuerte viento. Nieve… sueña con Elektra en la cima de una montaña que ha escalado y se siente feliz por ello (en clara referencia a la que no escaló con éxito cuando La Casta se lo exigió para admitirle como discípula). Ve a Elektra lavando sus armas como si intentara limpiarlas de todas las horribles muertes que con ellas causó. De repente ve que posee unas cadenas que la tienen retenida. Cuando intenta liberarse se le enredan en unas raíces de árbol. Cuanto más intenta desenredarse mas le cuesta. Y lo peor es cuando empiezan a levantarse decenas de muertos que salen de la tierra donde descansaban. Y es que dichos muertos fueron asesinados por Elektra. Ahora claman venganza. La empiezan a perseguir. Y ella, por mucho que corra, siempre es alcanzada por ellos que le infligen la peor de las torturas.

Todo se vuelve oscuro. Matt despierta sudando y con el corazón a cien. Es cierto que Matt es ciego, debido al accidente que sufrió en su juventud, pero cuando sueña lo ve todo muy claro. Su sueño lo atormenta noche tras noche. Lo atormenta hasta el grado que piensa en no dormir más. Evidentemente esta decisión no va a ser posible. Cada vez que despierta del sueño puede sentir a Elektra en algún lugar. “Está muerta”, se repitió por millonésima vez: “Murió entre mis brazos. Y cuando la toqué por última vez no era ella, ya no. Era algo frío, frío y vacío. No puede estar viva…”. Una visita a la tumba de Elektra, unido a una serie de coincidencias van a conducir a Matt al fondo de todo este asunto con un final un tanto sorprendente.

Elektra

Frank Miller, genio y figura.
Frank Miller quiso dedicar este tomo a la fémina griega para dejar claro, de una vez por todas, que para él Elektra está muerta. Recordemos que Elektra es una creación de Miller, que apareció por primera vez en la serie regular de Daredevil en el volumen 1 (número 168) que el propio Miller dirigía. Elektra fue un personaje muy querido y recordado por el público, llegó a calar muy hondo entre todos los lectores habituales. Tras su sonrisa tan preciosa se escondía una asesina como nunca antes había visto el universo Marvel. Finalmente, años después, Miller la enterró como hemos explicado antes, mediante la matanza que llevó a cabo Bullseye. Miller la mató y así debería haber sido… Al menos así lo considera el propio Miller que le dedicó este tomo para dejar clara su postura ante Elektra.

Pero la casa de las ideas no pareció estar por la labor de dejar enterrada a una heroína que tenía una legión de fans inmensa. Ese es el peligro de trabajar para editoriales como Marvel o DC, por citar a algunas, que cualquier personaje que alumbres bajo su sello es propiedad de la editorial. Y ocurrió que, cuando los lectores reclamaban a Elektra, Marvel se bajó los pantalones e hizo lo que no debería haber hecho nunca. Primeramente fueron en contra del padre de la criatura que no quería que se moviera de su tumba. Y segundo, la resucitaron las ocasiones que quisieron y como quisieron. No se si esto debió afectar de gran manera la relación de Marvel con Miller pero desde entonces Miller no ha vuelto a trabajar para Marvel y si para DC.

Elektra

El guión de Elektra Lives Again contiene todo lo que hemos comentado sobre la muerte de Elektra. Es un claro homenaje de un padre hacia su creación. Quiere que descanse en paz. A nivel gráfico, los propios lápices de Miller también fueron los encargados de llevar a cabo dicha adaptación. Un tono oscuro con unos colores muy chillones en ciertas ocasiones es la base que sustenta este tomo. En demasiadas ocasiones me recuerda la obra magna de Miller, El Regreso del Señor de la Noche (según Norma) o actualmente conocido como El Regreso del Caballero Oscuro (según Planeta). Digo esto porque contiene muchos elementos que consiguen emparentar estas dos obras. Los televisores narrando telediarios o las viñetas excesivamente grandes para pasar a las excesivamente pequeñas están presentes, como en la obra basada en Batman. Y no solo tiene similitudes con cómics ya existentes creados por el propio Miller sino que posee otras similitudes con cómics que, por aquel entonces, Miller aun no había creado. Me refiero a la serie Sin City. Si os fijáis bien encontrareis detalles que sentarían bases para el propio Miller y así poder crear otra de sus obras magnas. La escena de Bullseye en la cárcel es prácticamente igual (tanto a nivel narrativo como los ángulos en la que es dibujado) a la que encontraríamos en el tomo titulado Ese Cobarde Bastardo cuando Hartigan está en la prisión del Bastardo amarillo.

Aclarar que el estupendo coloreado sería dado por Lynn Varley, por aquel entonces mujer de Miller (se divorciaron en 2005), que ha sabido ganarse el reconocimiento de la industria con su trabajo en obras como 300, Elektra Lives Again o las propias obras mencionadas sobre El Caballero Oscuro.

The Dark Knight

Conclusión.
En definitiva, Elektra Lives Again es un tomo no demasiado extenso, todo lo contrario, puesto que acaba y te quedas con ganas de más y encima se lee muy fácil y deprisa. Pero a la vez es un tomo imprescindible para todo seguidor de Miller, Elektra, Daredevil o incluso Marvel. Ver el tratamiento que Miller supo dar a los demonios internos de Matt es una gozada. El dibujo está un peldaño por encima de la mayoría de cómics que colman el mercado y no saben darle esa vida y esa profundidad que sólo Miller otorgaba. No dejéis que esta gran obra no tenga hueco en vuestras estanterías, y así siempre podréis recordar el verdadero final de Elektra a la vez que siempre la llevaremos en nuestros corazones.