Aquaman: Número 14
Comparte con tus amigos










Enviar

Comentario de Aquaman: Número 14.

¡Fin del New 52! Termina aquí la peor etapa de esta cabecera y comienza una nueva aventura que cuenta un contenido genial gracias al desarrollo y creación de nuevos personajes. Todo ello con la cantidad de acción exacta y un gran dibujo.

Valoración.
Por fin acaba la anterior trama de Thule, y lo mejor que puedo decir, además de lo ya dicho, es que cuenta con un mejor dibujo que el anterior. No merece la pena dedicarle más tiempo que el ya invertido, así que sigamos adelante… y esto me lleva a destacar que, gracias a Geoff Johns, otro personaje de DC fue rescatado y hecho popular. En este caso me refiero claramente a Aquaman. Si bien siempre fue grande (de ahí que sea miembro fundador de la Liga de la Justicia) y con gran potencial, lo cierto es que fue Johns el que consiguió que la gran mayoría del público lo valorara como merecía. Durante toda la etapa del New 52 (pese a la salida de Geoff Johns y con excepción del anterior arco argumental) se ha mantenido el nivel. Y este último tomo concluye de manera muy especial.

Parece increíble, pero en tan pocas grapas tenemos de todo un poco, siendo la trama principal la creación de una embajada de Atlantis en tierra llamada Espuma de Mar. La idea es que Atlantis abra sus puertas al mundo. Al hacerlo las personas dejarán de temer al reino, ya que podrán conocer mejor a los atlantes y no les tendrán miedo ni tampoco los verán como una amenaza. Mera es la encargada de dirigir la estación y, para ello, asume la identidad de Aquawoman (nombre que le ponía la gente todo el tiempo al verla).

Siguiendo con la trama, los humanos han de conocer a los atlantes tanto como éstos a los humanos, de esta forma, La Bahía de la Amnistía celebra el Festival del Mar. Como miembros de la comunidad, Aquaman y Mera son invitados a asistir. A su vez, se les pide que traigan amigos… y por eso llevan a Tula, Garth y Murk (los secundarios más prominentes de la serie). Es muy agradable ver cómo reaccionan al ir conociendo todo y su interacción… por no mencionar la manera en que Arthur y Mera los ayudan a disfrutar de la experiencia.

Por otra parte, comienza a darse una serie de asesinatos a lo largo de los Estados Unidos causados por una criatura que la gente llama Agua Estancada, este mote se deba a que aparece de cualquier lugar donde haya agua. A raíz de esto, el FBI envía a un par de agentes llamadas Reagan Irving y Arni Ajar. Son muy simpáticas, agradables y terminan por llevarse muy bien con Aquaman y Mera… por lo que entran a formar parte de su universo.

Agua Estancada es un enemigo muy interesante y se agradece que se incorpore a la galería de villanos de El Rey de Atlantis. Es él quien provee, en gran parte, la acción del tomo. Pero además resulta que está vinculado con un villano antiguo y que ya habíamos visto pasar por las páginas de esta serie, una idea muy buena que ayuda a darle peso como rival.

Todo este gran contenido va acompañado de un genial dibujo obra de Vicente Cifuentes y Brett Booth, algo que, dicho sea de paso, ya hacía falta para deleitamos la vista. Muy buena lectura.

Conclusión.
Las aventuras de Aquaman (y Mera) terminan en el New 52 con Aquaman: Número 14, un tomo con un contenido a la altura de lo que vimos en un principio. Seguro que les recordará al Número 1. Se disfruta la lectura con todo lo que ofrece y además el dibujo es un deleite. Desearán saber qué depara “Renacimiento”. ¡Recomendado!