Wind River
Comparte con tus amigos










Enviar

Taylor Sheridan se vuelve a situar detrás de las cámaras en su segundo largometraje. Aquí nos entrega un thriller cargado de crítica social y dureza sobre el asesinato de una joven en una reserva india. Un cazador y una inexperta agente del FBI deberán colaborar para resolver el crimen. Un crimen cuyas implicaciones pueden ser más profundas de lo que parece. La verdad es muy dura de rastrear en… ‘Wind River’.

Crítica de Wind River

A la corta filmografía de Taylor Sheridan se le puede adjudicar un único adjetivo: potente. El que fuera guionista de una de las mejores cintas de 2015, Sicario (Denis Villeneuve), y de un producto tan solvente como memorable, Comanchería (David Mackenzie, 2016), salta ahora a su segundo largometraje como director. Sheridan ya había debutado detrás de las cámaras en 2011 con ‘Vile’, un film de horror que casi nadie vio.

Para esta segunda aventura se ve secundado por Peter Berg, uno de los productores más interesantes (también lo fue en la citada ‘Comanchería’). El estilo del film es de los que le gustan a Sheridan: el thriller cargado de crítica social. Un thriller lleno de violencia y personajes cuyos límites no están del todo marcados.

Sheridan se mueve como pez en el agua moviendo su cámara en un entorno helado, frío y hostil. El director consigue captar mejor la atmósfera de desolación del ambiente que en la recienteEl muñeco de nieve (Tomas Alfredson, 2017) e incluso El guardián invisible (Fernando González Molina, 2017). Cito esas dos películas porque eran dos films recientes donde también se jugaba con esta misma idea de atmósferas.

El realizador y guionista se sirve del frío lugar para remarcar una crítica social sobre el tema del racismo. Todo esto en un entorno en el que, a pesar de su supuesta tranquilidad, hay viejas heridas que no han terminado de sanar. Su guión conjuga excelentemente la experiencia y dureza del personaje de Jeremy Renner, frente a la delicadeza y naturalidad del personaje interpretado por Elizabeth Olsen. Elizabeth es una actriz que lleva tiempo llenando la pantalla más que sus hermanas y desbordando carisma. También destaca el portentoso manejo de la acción en las dos secuencias de tiroteos muy deudoras del mejor Peter Berg.

Amén de que, tanto Jeremy Renner como Elizabeth Oslen desempeñan sus roles de manera muy solvente, el resto de actores también se mantienen en un nivel muy loable. Jon Bernthal merece una mención especial pese a su corto papel. Su rol en la cinta le vale para mostrar sus facciones duras, intensas y físicas.

Nick Caves y Warren Ellis acompañan el metraje de manera brillante con su fría y atonal banda sonora. Ambos compositores ya pusieron su música en ‘Comanchería’. En el presente film demuestran un enorme pulso al marcar el ritmo y tono del metraje de Sheridan.

El mayor reproche que se le puede hacer a esta película lo encontramos en ciertos detalles de los personaje secundarios. Estos personajes aunque aportan mínimamente algunos detalles para la resolución del caso, en su mayoría son meros pasantes. Algo así como si fueran simples surtidores de información. No obstante, este pequeño «defecto» no empeña el notable resultado final.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Wind River, un solidísimo segundo film de Taylor Sheridan trabajando sobre su terreno. Sheridan se apunta un enorme tanto con esta película. Su triunfo se apoya en una dirección sólida, unos actores entregados y carismáticos (ese Jeremy Renner frente a Elizabeth Olsen), una fotografía y creación de atmósferas solventes, y el uso de la música de Nick Caves y Warren Ellis. Amén de dos escenas de acción tan brutas y creíbles como la vida misma. Todo funciona estupendamente en este thriller.

Tráiler de Wind River