Verdad o reto
Comparte con tus amigos










Enviar

Los jóvenes universitarios norteamericanos son una fuente inagotable para todo tipo de películas, especialmente las comedias desmadradas y las cintas de terror. Precisamente de una de estas últimas os voy a hablar a continuación. ¿Tenéis ganas de jugar a ‘Verdad o reto’?

“El juego es real. Seguid las reglas”.-Carter.

Crítica de Verdad o reto

Aquí tenemos otra de las producciones baratas de terror apadrinada por Jason Blum que, nuevamente, se ha convertido en un éxito de taquilla con casi 60 millones a nivel mundial para un coste de 3,5. La fórmula Blum (costes pírricos + terror + buena publicidad) sigue dando sus frutos y sospecho que los seguirá dando.

La trama de ‘Verdad o reto’ se presenta como lo mejor del proyecto. Una trama que bebe claramente de producciones más o menos recientes de género como la franquicia ‘Destino final’ (James Wong, 2000) oIt Follows (David Robert Mitchell, 2014). En este sentido, la historia y el libreto de Michael Reisz (escrituras también de Jeff Wadlow, Christopher Roach y la debutante Jillian Jacobs) nos presenta a una nueva fuerza maligna que va persiguiendo implacablemente a los protagonistas. La única forma de librarse de ella es cumplir con lo que te pide, esto es: aceptar un reto o decir una verdad temida. Al igual que sucediera en la cinta de Robert Mitchell, la “maldición” se va traspasando y regresando… pero no todos lograrán librarse de ella, en consecuencia, averiguar su origen e intentar neutralizarla será uno de los objetivos de los jóvenes una vez asimilada la terrible situación en la que se encuentran.

En relación a lo anterior, el punto más débil del libreto se centra en las investigaciones de los chicos al respecto de la maldición y su origen. Choca muchísimo que, una vez más, se tire con total descaro de “fuentes” como determinados buscadores y redes sociales… y que todo esté a golpe de clic y a las primeras de cambio. Recurso demasiado fácil, “publicitario” y ya bastante trillado. Por el contrario, resulta bastante disfrutable ver como los supuestos amigos se ven obligados a escupirse las verdades ocultas a la cara para poder seguir con vida, y es que hasta el amigo más íntimo te la puede haber jugado bien…

En cuanto a la dirección de Jeff Wadlow decir que es muy floja y totalmente despersonalizada. Nada que ver con su trabajo anterior en Kick-Ass 2: Con un par (2013) y que induce a sospechar que aquella se la rodó un “hermano”… Hay momentos en que la filmación de ‘Verdad o reto’ es más propia de un directo a video/televisión que de toda una producción para cines. Por otro lado, las muertes (que debían ser lo más disfrutable de la propuesta) pasan con muchísima pena y nada de gloria. No hay ninguna muerte memorable ni nada que se le parezca… amén de que el PG-13 del film reduce la sangre y la casquería a un rotundo 0. Inexplicable y absolutamente rechazable la cobardía de la cinta y de la dirección en estos aspectos.

Por otro lado, lo que sí que funciona son las caras de malditos que se les ponen a los protagonistas “poseídos” para dar inicio a cada “juego”. Esas sonrisas estilo “joker” crean un cierto malestar aunque este se va difuminando según se va explotando el recurso a lo largo del metraje. Lo mismo pasa con los consabidos y explotados “sustos sonoros” de este tipo de productos.

“Son nuestras últimas vacaciones”… Juego mortal.

De las interpretaciones poco hay que comentar pues más que menos son las esperadas en este tipo de films… no obstante, hay que llamar la atención, para bien, de la labor desempeñada por Lucy Hale en el rol principal de Olivia. La joven actriz se pone a sus espaldas la película y trata de sacarla adelante por encima de todo y de todos. Su Olivia es una chica solidaria, inocente y dulce pero que también oculta sus misterios y que le pone genio cuando es necesario. En consecuencia, Olivia es la que tira del carro del grupo de amigos y Lucy la que tira del carro del film.

Otros intérpretes que también merecen una mención son Violett Beane y Tyler Posey. La primera da vida a Markie (la mejor amiga de Olivia) y el segundo se mete en el papel de su novio Lucas. No es que Violett y Tyler vayan a ganar un Oscar, pero al menos intentan aguantar al lado de Lucy Hale, sobre todo Violett.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Verdad o reto, una película ciertamente entretenida en su planteamiento. Ahora bien, deviene claramente repetitiva y termina por no superar el corte debido, especialmente, a su poca valentía a la hora de mostrar en pantalla las diferentes muertes… siendo esto, precisamente, lo que debía de haber sido su punto más fuerte.

Tráiler de Verdad o reto