Verano de corrupción
Comparte con tus amigos










Enviar

Bryan Singer dirigió en 1998 este film que en los EEUU pasó casi totalmente desapercibido recaudando sólo 8.863.193 $. Sin embargo, Singer nos regala una notabilísima película rematada con unas brillantes interpretaciones. Una película que no se debe dejar pasar por alto. Es hora de pasar un… ‘Verano de corrupción’.

“Era algo que debía hacerse, se había abierto una puerta y ya no se podía cerrar… Era al final. Tu no lo entiendes”.-Dussander.

Verano de corrupción

Valoración:
Destacadísima película de Bryan Singer que se centra fundamentalmente en la peligrosa pasión que el tema del nazismo suscita para un joven norteamericano de clase media-alta, y en la morbosa y por momentos fetichista relación que este joven establece con el criminal nazi escondido en su barrio.

Con motivo del estudio del nazismo en su clase, Todd Bowden, comienza a verse atrapado por la ideología nacionalsocialista hasta el punto de establecer una relación absolutamente morbosa con el viejo criminal Dussander. Esta relación basada en el chantaje inicial del muchacho es como digo absolutamente morbosa pues Todd sólo quiere oír aquellos relatos de maldad máxima que Dussander le puede facilitar. La relación alcanza el fetichismo más absoluto cuando adquiere un uniforme de las SS con el que vestir al viejo nazi para dar mayor realismo a sus historias. Un traje que además atrapa al instante a Dussander reabriendo puertas que jamás deberían volver a abrirse. Por lo tanto, uno de los puntos fuertes de este film es describir a la perfección esta morbosa y fetichista relación entre “pupilo” y “profesor”.

Verano de corrupción

La película también destaca por mostrar francamente bien el poder que una persona puede llegar a tener sobre otra: cómo adquirir ese poder, como controlar a la persona sometida y finalmente como llegar a perderlo dándose la vuelta a la situación. Todo esto lo narra el film de manera excelente y realmente sorprendente en un juego de emboscadas impensables.

Y para terminar el film recoge por descontado el tema de los nazis que escaparon a la Justicia de los aliados cambiando de identidad y refugiándose en otros países. Estos nazis trataban de no llamar la atención y de ser lo más amables y educados posibles. El caso de Dussander es un ejemplo pero no es el único, me viene ahora a la cabeza por ejemplo el film ‘El Extraño’ (1946) dirigido y protagonizado por el mítico Orson Welles, en ese film un criminal de guerra nazi también se había escondido en los EEUU camuflando su identidad.

Este tema de los criminales de guerra nazis huidos y escondidos en otros países sigue estando incluso hoy en día de actualidad, debido sobre todo a los crecientes rumores que hablan de una posible huida del mismísimo Hitler de su bunker con destino a Argentina dónde habría pasado escondido los últimos años de su vida en compañía de su amante Eva Braun. ¿Se lo imaginan?…

Verano de corrupción

Además, pretender hablar de este film sin destacar las fenomenales actuaciones tanto de Ian McKellen como de un joven Brad Renfro sería altamente injusto.

De Ian McKellen poco se puede decir a estas alturas. En esta ocasión borda el papel de Dussander el viejo criminal nazi al que la muerte le anda rondado, realmente Ian está excepcional con una interpretación antológica.

Y si Ian está excepcional su joven contrapartida no lo está menos. Sorprendente el trabajo que realiza en esta cinta Brad Renfro para dar vida a Todd Bowden. Brad lejos de estar intimidado por la presencia de un actor de las tablas y veteranía de Ian McKellen lo que hace es usar la presencia de este para fortalecer y construir su propio personaje, para situarlo a la altura del de Ian. Se podría decir que Brad se inspira, construye y culmina su también excelente actuación en la observación y aprendizaje de la labor que McKellen hace en el film.

Verano de Corrupción

Y también es de justicia resaltar la impecable actuación de todos los secundarios del film. Muy sorprendente es el retrato del vagabundo amanerado que realiza Elias Koteas, muy sólido es el breve papel que tiene Joe Morton y también muy buena es la actuación de David Schwimmer en un papel un tanto corto pero de gran importancia en la trama de la película.

Y toda esta gran obra se completa con una excelente BSO de John Toman que fortalece y complementa cada escena del film de manera brillantísima. No creo que se pueda pedir más.

En conclusión:
‘Verano de corrupción’ es una película recomendada. Muy bien contada, sobresalientemente interpretada, con un gran guión y rematada con una buena BSO. Desde luego que mi recomendación es que no se la pierdan.

“Muchacho ten cuidado. Estás jugando con fuego”.-Dussander.

Verano de corrupción