Venganza 3
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras una secuela decepcionante, la saga protagonizada por el vengativo Bryan Mills (Liam Neeson) volvió a nuestras pantallas con ‘Venganza 3’. Veamos si a la tercera fue la vencida o si es el espectador quien va a tener que pedir cuentas.

venganza-3-bryan-mills

Crítica de Venganza 3.
Como seguidor de esta saga se me hace difícil empezar porque esperaba mucho más. Paradójicamente, la primera señal de que hay algo raro es el título original de la película. Sí, ya sabemos que se trata de la tercera entrega de la saga iniciada conTaken en 2008, y sabemos también que el personaje protagonista es un ex-agente secreto con una amplia variedad de habilidades que pueden ser una pesadilla para los criminales. Pero una vez vista la película nos damos cuenta de que no hay secuestro por ningún lado. Puede parecer un detalle sin importancia pero hablamos de la seña de identidad de esta franquicia, la fórmula que la convirtió en un caballo ganador. ¿Qué ha pasado con esa fórmula? Pues ha volado, ‘Venganza 3’ se limita a aprovechar el tirón creado por sus predecesoras para ofrecernos una trama de mafiosos rusos muy manida y que no está a la altura de las expectativas.

venganza-3-leonor

Lo cierto es que Liam Neeson está bastante correcto en el papel de Bryan Mills, a pesar de ser un sesentón luce un aspecto envidiable en pantalla que bien podríamos decir que le resta diez o quince años. Su personaje es exactamente lo que esperan los fans, pero desgraciadamente está lastrado por una historia que no convence. El problema es, como comentaba anteriormente, que Luc Besson y Robert Mark Kamen se han limitado a escribir un thriller policial y después le han puesto la etiqueta de la saga, como si con eso bastara. Consecuencia de ello es una trama llena de altibajos, con poca acción y con unas escenas de lucha sin apenas violencia ni sangre. Por no hablar de algunas situaciones que no sólo son gratuitas sino que son una tomadura de pelo. Muy lejos queda esa sesión de acupuntura eléctrica de la primera película a la que era sometido el maloso Marko, o el asalto final al yate del jeque con un Bryan para los zorros.

La trama se divide claramente en dos partes que transcurren paralelamente. De un lado la búsqueda de Bryan en pos de los culpables, y del otro la investigación policial dirigida por Forest Whitaker, encarnando a un peculiar detective que parece leer la mente de Bryan pero que nunca consigue ir por delante suyo. Como thriller es entretenido hasta cierto punto, pero si lo que uno espera ver es la enésima aventura de Bryan Mills la cosa no se aguanta. Para entendernos, la película parece en ocasiones El fugitivo (Andrew Davis, 1993) y en otras ocasiones una simple producción setentera policial. Luego está la hija, de nuevo interpretada por Maggie Grace, aunque al menos en esta ocasión ya no pretende pasar por adolescente y que es un mero elemento de apoyo.

venganza-3-forest-whitaker

En general hay demasiada dejadez, si recordamos Venganza (Pierre Morel, 2008) e incluso Venganza: Conexión Estambul (Olivier Megaton, 2012) notaremos que la mayoría de escenas de acción tenían un porque, obedecían a elementos de la trama muy concretos. Aquí, en cambio, vemos persecuciones de coches que no pintan nada, explosiones totalmente inverosímiles y algunas actitudes de los personajes totalmente estúpidas. Es obvio que el realismo no es importante en este tipo de películas, pero convertir a Bryan Mills en inmortal, saliendo sin un rasguño de situaciones imposibles, no es de recibo.

Tampoco es muy esmerado el montaje, Megaton opta por liquidar el tema por la vía rápida y como consecuencia tenemos una serie de secuencias que parecen colocadas a boleo, si las cambiaran de orden no pasaría nada. Todo muy cogido con pinzas, una lástima.

A pesar de todo lo dicho hasta ahora en esta crítica de Venganza 3, la película consigue dar un acelerón en el tramo final, cuando realmente Bryan empieza a desvelar el misterio y se da cuenta de lo que sucede en realidad. Ese giro argumental tiene su punto, y realmente se degustaría mejor si no fuera porque llegamos frustrados y decepcionados al desenlace. ‘Venganza’ nació como un producto puramente ochentero, con un personaje expeditivo que ponía firmes a los malos y que se dejaba literalmente la piel por el camino, pero poco a poco se ha ido desvirtuando todo hasta llegar a esta última entrega, donde ya no vemos a Bryan Mills sino a Liam Neeson.

venganza-3-lucha

Conclusión.
Basta con decir que no puedo recomendar esta película porque creo que hay opciones mucho mejores. Es inferior a la anterior parte y está a años luz de la primera, ignoro si tendremos ocasión de ver una cuarta entrega pero si llega el caso espero y deseo que retomen el camino correcto, de lo contrario la frase promocional de la película va como anillo al dedo. Creo que sólo los fans de la saga encontrarán motivos para pasar un buen rato con este film, pero incluso así habrá muchos que se preguntarán si no son ellos esta vez los que han de buscar venganza.

Tráiler de Venganza 3