Tusk
Comparte con tus amigos










Enviar

Kevin Smith se adentra de nuevo en el género de terror. Para ello nos presenta una leyenda canadiense sobre un hombre obsesionado con las morsas. Esta es una de esas películas que hay que ver… si eres un fan acérrimo del género. Brutalmente impactante y con una atmósfera de locura insana, ‘Tusk’ se hace un huequecito dentro del cine de terror actual.

“Todo hombre tiene un corazón de morsa”.-Howard Howe.

tusk-wallace

Crítica de Tusk

Después de adentrarse en el cine de género con la correcta ‘Red State’ (2011), Kevin Smith apuntó alto con ‘Tusk’. Una cinta que se suponía iba a ser el inicio de una trilogía de leyendas canadienses que pretendía filmar. La presente película tuvo una enorme expectación conseguida a base de las innumerables entrevistas que daba Smith, su secretismo en el rodaje y la contratación de un actor famoso como Johnny Depp. Todo esto contribuyó a elevar todavía más el «hype». Finalmente, puede asegurar que es mucho más tremenda de lo que en un principio se pretendía.

Ante todo, ‘Tusk’ es un film no apto para personas sensibles. Más que por gore, me refiero a la enorme carga de terror psicológico que contiene la cinta. Esto es lo que Smith logra con esta película que, a diferencia de ‘Red State’, contiene momentos más terroríficos. Momentos que vienen de la mano de Michael Parks, el actor borda un personaje tremendamente psicópata que llena la pantalla en sus apariciones y que eleva aún más si cabe el proyecto. Resaltar también sus efectos especiales, obra de KNB Effects, que son sencillamente potentes y muy buenos.

tusk-howard-howe

El gran acierto de Smith es combinar la comedia negra con una fuerte carga de terror psicológico. Esto lo consigue sin necesidad de utilizar golpes de efecto baratos o abundantes dosis de gore (hay sangre, sí, pero la justa y necesaria). Además, los actores principales, el ya citado Michael Parks y un notable Justin Long (Wallace), son los principales pilares de esta macabra historia.

También hay que destacar a unos secundarios cuanto menos sorprendentes. Genesis Rodriguez, Haley Joel Osment y Johnny Depp. Los dos primeros en los papeles del compañero de podcast de Wallace y su novia, respectivamente. El tercero, Depp, en un personaje irreconocible y bastante alejado de la excentricidad que le caracteriza. En el tercer acto de la película, ojito a la secuencia en la que el personaje de Depp se ve las caras con el personaje de Parks. Ambos empleando acento francés en lo que es una secuencia bastante delirante, no digo más.

tusk-amigos

Sin embargo, no todo es destacado en ‘Tusk’. Al principio puede ser un pelín costoso entrar en ella, ya que Smith juega con una especie de humor macabro que no contentará a cualquiera. No obstante, cuando aparece Depp ese humor es muchísimo más entendible, aunque su personaje es bastante peculiar. Ahora bien, el realizador se las arregla para mantener el interés y contiene algunas secuencias brillantes. Atención, especialmente, al clímax.

“¡Ahora pasemos a lo importante. Toda morsa debe nadar para sobrevivir, es tu lucha por la supervivencia!”.-Howard Howe.

tusk-drogado

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Tusk. Está muy claro que esta no es una película apta para todos los espectadores. Sin embargo, creo que se trata de un film superior a ‘Red State’. Esto es así gracias a la más que loable dirección de actores de Smith, su atmósfera y diseño de producción. Amén de la portentosa interpretación de Michael Parks, de lejos, el psicópata más hijop… del 2014, junto con el Jake Gyllenhaal de ‘Nigthcrawler‘.

Tráiler de Tusk