Superman II: La aventura continúa
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Superman II’ fue una secuela cargada de mitología y problemas desde el día de su gestación. Las desavenencias entre el entonces director del proyecto, Richard Donner, y los productores eran constantes hasta el punto de que fue sustituido por un director de la casa, Richard Lester. En el siguiente artículo especial repasaremos los secretos de la película y sus virtudes y defectos. También llevaremos a cabo una interesante comparativa entre el montaje original de Lester y el montaje editado en DVD en 2006 de Donner. Bienvenidos a la crítica de Superman II: La aventura continúa.

¡La aventura continúa!

Superman 2

Superman II: ¿Richard Lester o Richard Donner?

En circunstancias normales, todos aquellos que desconozcan la leyenda (que en verdad no lo es tal) de ‘Superman II: La aventura continúa’, podrían pensar que realizar la secuela de una película revolucionaria como lo fue en su momento ‘Superman’ (Richard Donner, 1978) siempre es complicado, más aún cuando aquella dejó el listón tan alto (pese a sus defectos, que los tenía) que resultaba difícil creer que alguien que no fuera el propio Donner fuera capaz de rodar una continuación, como mínimo, a la altura de la original. Y ustedes pensarán que el nuevo realizador, Richard Lester, si bien es cierto que no logró gestar un film del mismo nivel del original, sí que consiguió filmar una película más que interesante. Incluso superior a su antecesora en ciertos aspectos, atribuyendo por consiguiente dicho mérito al propio Lester. Pero repito, esto es lo que podríamos pensar en circunstancias normales, porque realmente no todo es lo que parece.

Resulta imposible hablar de ‘Superman II’ sin analizar previamente los sucesos y altercados ‘artísticos’ que tuvieron lugar durante el rodaje del primer film, algo que afectó, para bien o para mal, al desarrollo de su secuela. Y es que es de sobra conocido (y si no aquí estamos nosotros para contarlo) que, a pesar de que el realizador Richard Lester figure como único director acreditado de la película, la autoría de la misma corresponde más al mismísimo Richard Donner que al propio Lester, significando éste más un ‘parche’ o sustituto para completar un film que en su 70% ya estaba filmado por Donner. Lo sé, suena confuso. Así que vayamos por partes, y para ello debemos de remontarnos al periodo de pre-producción de ‘Superman’ (1978), por lo tanto si esto les puede resultar pesado mejor pasen directamente al segundo epígrafe, Lois y Clark: Romance y acción a partes iguales, el cual se centra en la valoración de la presente película.

Superman 2

Todo comenzó cuando los productores Alexander e Ilya Salkind compraron los derechos de Superman allá por los años 70, pero no fue hasta principios de los 80 cuando se les ocurrió la idea de rodar una película ‘a lo grande’ del famoso super héroe de capa roja. No obstante no sería hasta bien entrada la década cuando decidieron ofrecer el proyecto a un joven cineasta llamado Richard Donner (aunque antes se decantaron por el mismísimo Steven Spielberg, que rechazó la propuesta), que entonces venía de filmar el indiscutible éxito del cine de terror ‘La Profecía’ (The Omen, 1976).

La idea de los Salkind no era otra que rodar una película de más de 180 minutos, pero el metraje filmado fue tanto y tan extenso que finalmente optarían por dividir la cinta en dos partes y dosificar el metraje en función de dos historias, ambas plasmadas en pantalla por Donner. Esto no supondría ningún problema si no fuera porque prácticamente desde el comienzo del rodaje, tanto Donner como los productores se enzarzaron en una serie de continuas desavenencias respecto al tono que debía tener la película: por una parte, los Salkind querían una versión de Superman cercana al Batman televisivo de los años 60. Esto es, un personaje total y descaradamente paródico, plagado de humor y colorido; mientras que el realizador, con la ayuda del guionista Tom Mankiewicz, eliminó todo el factor autoparódico del guión original para darle un toque mucho más serio, realista y formal al personaje.

Superman 2

Finalmente todo el factor cómico que estaba presente de forma constante en el primer libreto, fue reducido a pequeños toques de humor e ironía que recaerían acertadamente sobre el personaje de Lex Luthor, interpretado de manera magistral por Gene Hackman. Así que dicho y hecho, Richard Donner se aventuró a rodar un film mucho más personal de lo que deseaban los productores, pero estos no se iban a cruzar de brazos e intentaron hacer a Donner la vida imposible durante la filmación, especialmente cuando entraron en escena Richard Lester (supervisor y productor no acreditado) y Pierre Spengle (productor asociado), los cuales se quejaron constantemente del método de rodaje de Donner, reprochándole retrasos en la filmación, exigencias en el desarrollo de los efectos especiales y las escenas de acción y subidas de presupuesto, obligándole a modificar el guión constantemente, algo a lo que el realizador no accedió.

Superman 2

Por tanto, y a raíz de estos problemas, Richard Donner sería despedido del inconfeso rodaje simultáneo de ‘Superman’ y ‘Superman 2’ (y digo lo de ‘inconfeso’ porque realmente el rodaje estaba pensado para un único proyecto, lo que conocemos por ‘Superman 1’) por recomendación de Richard Lester, quedando la secuela inconclusa en un 25% aproximadamente. Como era de esperar, el propio Lester se encargó de finalizar el rodaje de las partes inacabadas correspondientes al metraje de la segunda entrega, mientras que Donner se encargaría de montar y editar a su gusto toda la primera parte del metraje rodado, que usaría para su magnífica adaptación de 1978, la cual generó los ingresos suficientes como para terminar de financiar la secuela de Lester.

Una vez despedido Donner, (que había rodado un metraje más que suficiente para la edición de la secuela), Richard Lester decidió contar con los guionistas del primer libreto, Leslie y David Newman, los cuales se encargaron de modificar ciertos aspectos del guión previamente modificado por Donner y su guionista de confianza, devolviendo a la historia cierto tono humorístico (a ratos bastante ridículo y absurdo) y un toque ‘cartoon’, sobre todo en lo referente a las secuencias de acción, algo que siendo honestos no le sienta nada mal al film. Más del 70% del metraje de ‘Superman 2’ quedó filmado, y en gran medida plasmado en el film, pero Lester se encargó de rodar escenas nuevas y de completar y retocar secuencias a su antojo y al de los Salkind, dejando en la sala de montaje varios rollos de metraje de Donner que nunca llegaron a ver la luz.

En cualquier caso, buena parte de lo que podemos ver en ‘Superman II’ pertenece a Richard Donner, de ahí que se trate de una secuela de calidad que aún guarda obvias semejanzas y trazos con el Superman del propio Donner y con su personal estilo, aunque este se encuentre claramente mezclado con el estilo más ‘ligero’ de Lester.

Superman 2

Lois y Clark: Romance y acción a partes iguales
Independientemente de los problemas acontecidos durante el rodaje y de la confusa autoría de la película, hemos de afirmar con rotundidad que ‘Superman II: La aventura continúa’ se trata de una estupenda secuela, apoyada sobre un muy interesante guión plagado de matices, gracias a los cuales conoceremos aún más al ‘hombre bajo la capa’, sus debilidades y los sacrificios que será capaz de llevar a cabo por su amor terrenal, Lois Lane. Sin duda hablamos de un film cuyo punto más fuerte, además de la clara incursión de espectaculares secuencias de acción, es la relación que mantienen Superman-Clark y Lois, algo que termina por humanizar al héroe hasta límites insospechados y peligrosos.

Superman 2

Superman se sincera por completo ante el espectador y se desnuda totalmente ante nuestros ojos por tal de lograr alcanzar una vida normal junto a la mujer que ama, siendo este uno de los aspectos más atractivos de la historia. Ya no por el evidente giro romántico en el que torna la película durante muchos minutos, sino más bien por la interesante humanización a la que se somete el personaje, volviéndolo un ser totalmente vulnerable y tan predecible como cualquiera de nosotros, algo que resulta ciertamente interesante pues seremos testigos de cómo es capaz de lidiar Superman con su nueva condición de humano al renunciar a sus poderes y responsabilidades como héroe.

Superman 2

Pero no nos engañemos: la historia, a pesar de encontrarse sustentada por una base argumental centrada en buena parte en la relación romántico-dramática de los personajes de Lois y Superman y en el empeño de la primera en descubrir la verdadera identidad de Clark, realmente está arropada casi desde el inicio por numerosos momentos plagados de acción y espectáculo. De hecho, en este sentido supera con creces a su estupenda predecesora, más centrada en la obvia presentación del personaje al mundo y en su origen. En este sentido ‘Superman II’ es un film ya liberado de este tipo de obligaciones narrativas, por lo que el tándem Donner/Lester nos brindan una historia de nada más y nada menos que de 120 minutos que va directa al grano, plagada de acción, drama, espectáculo y súper villanos (con un General Zod interpretado con sobriedad y maestría por el genial Terecen Stamp) que le pondrán las cosas difíciles a un Superman ya totalmente asentado cinematográficamente como el súperhéroe por excelencia.

Superman 2

Dicho esto, se vislumbra de lejos un tono más ‘cartoon’ y visual (pero también especialmente espectacular y entretenido) que Richard Lester empleó en el desarrollo de las secuencias de acción y en los combates, algo que no le sienta nada mal a la película: resulta difícil no dejarse envolver por las numerosas proezas del héroe, por las espectaculares secuencias de acción y por una épica batalla final de más de diez minutos de duración, nunca sin descuidar la labor narrativa y el desarrollo de los personajes, sin duda el otro punto fuerte de la historia.

Desafortunadamente la cinta queda lastrada en determinados momentos por diversos toques de humor (mención especial al momento de la ventisca provocada por Zod y sus secuaces), deliberadamente ridículos, que le restan puntos a un film que podría haber sido mucho más redondo de haber respetado la seriedad y madurez que pretendía imprimir Donner a la película. Aunque en este sentido la siguiente secuela, ‘Superman III’, dirigida de nuevo por Richard Lester, sería indudablemente mucho peor y más exagerada en lo que al contexto humorístico se refiere con la incursión de un Richard Pryor que, no sólo estropeó la película, si no que chupó minutos y minutos de metraje de manera alarmante, hasta el punto de hacer la cinta más suya que de Superman. Pero esto es otra historia.

Superman 2

En lo referido al reparto y a las interpretaciones, Christopher Reeve nos confirma lo que ya dejó entrever en el primer film: que era el mejor actor que había interpretado a Superman hasta la fecha, y posiblemente el que mejor lo habrá interpretado jamás. En esta secuela, el actor se desmelena y realiza un colosal trabajo interpretativo, hasta el punto de lograr mimetizarse por completo con Superman-Clark, haciendo mención especial a los momentos en los que Superman pierde sus poderes, mostrando Reeve al espectador una vulnerabilidad y debilidad francamente creíbles. Eso sí, en la versión del director de Richard Donner, Reeve gozaría de más minutos interpretativos en la ‘Fortaleza de la Soledad’, momentos que Lester decidió, erróneamente, desechar para su montaje final.

Superman 2

Por otra parte resulta cuanto menos curioso que, aún después de lo que supuso la primera cinta para el género y del colosal trabajo de Reeves, en esta secuela el nombre de Gene Hackman aún se situaría por delante del de Reeves en los créditos iniciales, más aún cuando el actor que interpreta a Lex Luhtor tiene una aparición más limitada que en la primera entrega. Es obvio que en aquella época el caché de Hackman aún estaba a años luz del de Reeves.

Respecto a los villanos a los que se enfrenta el ‘hombre de acero’, ya fueron ligeramente presentados en la escena de apertura de la primera película: el malvado y peligroso General Zod (un Terrence Stamp que será recordado para siempre por este papel), y sus dos secuaces, tan terribles o más que Zod; la fría, calculadora y maléfica Ursa (Sarah Douglas) y el brutal Non (Jack O´Halloran), los cuales le dieron al film un toque bastante más cercano al cómic y más espectáculo, especialmente durante el tercio final con un Superman vs. Zod-Ursa-Non dándolo todo en una batalla plagada de efectos especiales de primer nivel para la época y de acción a raudales.

Superman 2

En definitiva, hablamos de una continuación más que interesante, orientada en mayor medida al factor espectáculo pero no por ello relegando a un segundo plano el guión y el desarrollo de los personajes, sobre los cuales conoceremos aún más en esta continuación, sobre todo en lo referido al romance que viven Kal-El y Lois (interpretada por una Margot Kidder en su línea). Pero especialmente atractivo resulta el giro argumental que toma el film con las decisiones inesperadas de Superman, unas decisiones que traerán consecuencias tanto para él como para la humanidad.

Lester/Donner, pese a los problemas durante la producción, ofrecieron un producto más que recomendable y por encima de la media de lo que venía siendo habitual en las secuelas de aquella época. De hecho la crítica y los números así lo confirman: la cinta fue catalogada como una secuela que en ciertos aspectos resultaba más sugerente y atractiva que el film original, y aunque no superó a aquel en su cómputo global, sí que podemos decir abiertamente que ‘Superman II: La aventura continúa’ es una secuela digna, muy diga de la película de 1978, y esto es principalmente porque Donner fue esencialmente el mayor artífice de esta continuación.

La película contó con un presupuesto de 54 millones de dólares, recaudando 108 millones sólo en Estados Unidos.

Superman 2

Superman II: The Richard Donner Cut

Superman 2 de Richard Donner

Tras la crítica de Superman II: La aventura continúa, entramos a valorar su montaje del director, del mismo modo que nos adentraremos en toda la intrahistoria que se esconde detrás del famoso remontaje.

En 2006 llegaría la fallida versión de Bryan Singer, titulada ‘Superman Returns’. Así que la Warner Bros. aprovechando el presunto resurgimiento de la franquicia y haciendo caso a los millones de fans que clamaban la comercialización del montaje original de Richard Donner (los fans habían realizado su propio montaje gracias a las versiones de la película emitidas en TV, las cuales contenían secuencias inéditas filmadas por Donner que no se encontraban en la versión de cines que todos conocíamos. Gracias a los programas P2P esa versión circuló durante años por la red, algo que no gustó nada a los ejecutivos de Warner), la productora finalmente se decidió a darle la oportunidad al mismísimo Richard Donner de montar su película de ‘Superman 2’ tal y como él la había concebido, más aún cuando muchos de aquellos rollos de ‘metraje perdido’ apareció milagrosamente por las estanterías de la Warner.

La película, ‘Superman II: The Richard Donner Cut’ se estrenó en DVD en 2006, y como era de esperar se trata de un film extraño. Extraño, inacabado y plagado de incongruencias y lagunas. Algo lógico si tenemos en cuenta que faltaba mucho metraje por encontrar, e incluso por filmar. De este modo nos encontramos ante una versión interesante, como era de suponer, pero claramente lastrada por un montaje a base de trozos de la película de Lester, trozos de la versión original de Donner, e incluso pruebas de cámara de dudosa calidad que fueron incluidas en la película como si de parte del rodaje de tratase, todo combinado con efectos visuales actuales entremezclados con los FX clásicos de la época. Una verdadera rareza.

Superman 2

El metraje en determinados momentos comienza a ir a trompicones, con notorias lagunas arguméntales y una transición y continuidad entre secuencias que deja que desear. Todo esto se encuentra claramente justificado, y como bien explica el propio Donner, ‘no pude disponer de todo el metraje original, así que esta versión es lo que más he podido acercarme a mi idea original de la película’.

Pero no nos alarmemos, porque no todo es tan desastroso como parece: que no quepa la menor duda de que la película contiene ideas y secuencias realmente buenas, magníficas diría yo. El montaje de Donner, dejando de lado sus desbarajustes lógicos, resulta mucho más compacto y sólido que la película de Lester (de hecho dura unos 15 minutos menos), por no hablar del factor humorístico y a ratos bufonesco que se vislumbraba en determinadas secuencias de la secuela comercial. Dichas escenas fueron eliminadas por completo en este nuevo montaje, dando lugar a un film mucho más maduro y serio, como realmente tenía que haber sido desde el principio.

Clark Kent

Por otra parte las diferencias entre una versión y otra son notorias, y en su mayoría acertadas (aunque otras no tanto). Pero especialmente hemos de destacar momentos y diálogos maravillosos que Lester, de forma incomprensible, decidió descartar para su versión. Mientras que Donner apostaba por una cinta que ahondaba como nunca en la mente del mismísimo Kal-El y en la búsqueda de sí mismo con la ayuda de su padre, Jor-El (interpretado por Marlon Brando en una aparición realmente extensa durante gran parte de la trama), Lester se inclinaba más hacía un film menos dramático y perturbador de lo que era la versión de Donner. Y esto no es ni malo ni bueno, simplemente puntos de vista diferentes.

Lo que está claro es que, si bien este montaje resulta ya de por sí interesantísimo a pesar de la deficiente calidad del mismo, siempre nos quedará la duda de cómo hubiera sido el film tal y como Donner lo tenía estructurado en su mente. Por tanto, este nuevo montaje hay que tomárselo como lo que es: un ligero acercamiento a aquella versión planeada por Donner antes de ser expulsado del rodaje, por lo que lo mejor sería ver y analizar esta película como una versión alternativa de ‘Superman 2’, que se puede complementar perfectamente con aquella a modo de curiosidad y que, inevitablemente, nos hará reflexionar sobre “aquello que podía haber sido y finalmente no fue”.

Jor-El

Richard Lester´s Superman II VS. Richard Donner´s Superman II

Para concluir con este especial dedicado a ‘Superman 2’, no podemos dejar de hablar y de enumerar algunas de las diferencias más importantes entre ambas versiones:

  • La primera diferencia tendrá lugar al comienzo, desde los títulos de crédito hasta la conclusión de toda la secuencia de apertura del film. Si en la versión de Lester, los créditos iniciales estaban formados por secuencias del primer Superman a modo de recordatorio, la película de Donner opta por unos créditos más clásicos, dando especial prioridad a la fuerza proporcionada por la banda sonora de John Williams y eliminando las escenas-resumen del primer film.
  • La secuencia inicial es totalmente distinta. En la versión de Donner, es una de las bombas nucleares del final del primer Superman lo que hace que se quiebre la ‘zona fantasma’ donde se encuentra atrapado el General Zod y sus dos esbirros, secuencia claramente adornada con efectos especiales actuales. Sin embargo Donner eliminó de su metraje toda la escena de apertura del film de Lester, con Superman salvando a Lois de la Torre Eiffel de unos terroristas que planeaban detonar una bomba en el ascensor. Superman manda el ascensor al espacio, y es la bomba insertada en la cabina lo que hace que Zod quede en liberad. Por tanto, toda la secuencia de la Torre filmada por Lester queda excluida en el nuevo montaje.

Superman 2

  • Una de las secuencias que más han dado de qué hablar y que añadió Donner a su nuevo montaje: la primera escena en la que aparece Lois en el film. En las oficinas del ‘Daily Planet’, Lois reitera a Clark sus sospechas de que se trata de Superman tras modificar a rotulador una foto del superhéroe. Así que esta decide tirarse por la ventana de la oficina para demostrarlo, mientras que Clark baja las escaleras a la velocidad de la luz para salvarla sin que ella se percate. Dicha escena resta bastante credibilidad al relato y resultaba demasiado excéntrica, y aunque la secuencia resulta más que simpática, personalmente me quedo con la versión de Lester, en la que vemos a Lois arrojándose a las cataratas del Niagara para comprobar si Clark es o no Superman.

Superman 2

  • Otro cambio notorio lo encontramos en la secuencia en la que Luthor escapa y llega a la Fortaleza de la Soledad. En dicha secuencia, realmente interesante, podemos gozar de la presencia del gran Marlon Brando a través de los hologramas de Jor-El usados por Luthor. En esta interesantísima secuencia Jor-El, que curiosamente en este nuevo montaje aparece mucho más de lo que lo hacía en la película de 1978, nos da concisos y amplios detalles sobre los tres villanos. Luthor, asombrado, recibe valiosa información sobre las motivaciones y propósitos de Zod, Ursa y Non, así como sobre su pasado. Lester eliminó por completo este momento en su versión de la película.

Superman 2

  • La siguiente secuencia, realmente curiosa, narra el descubrimiento por parte de Lois de que Clark es realmente Superman. En la película de Lester, Clark tropieza y cae sobre sobre las llamas de la habitación del hotel. Por supuesto Lois se percata de que Clark no tenía quemadura alguna, por lo que descubre su identidad verdadera. En la versión de Donner, esto es suprimido en favor de una extensa ‘prueba de cámara’ (de ahí que Reeves luzca con un peinado diferente) en la que Lois comprueba la invulnerabilidad de Clark disparando sobre su pecho. Desafortunadamente la escena no se filmó como tal, por lo que se aprecia excesivamente el ‘parche’ que significó este ‘screen test’ en el montaje (continuos cambios de look de Reeve, o diálogos un tanto improvisados).

Superman 2

  • La eliminación de todos los gags que insertó Lester durante la ventisca propiciada por Zod. Dicha secuencia dura menos tiempo en la versión de Donner al eliminar multitud de planos y minutos totalmente irracionales con la situación que se estaba viviendo en ese instante (un hombre riendo a carcajadas en una cabina de teléfonos mientras la ventisca le hace volar por los aires, un patinador vestido de circense bajando la calle a toda velocidad por el efecto del viento, un helado que se estampa en la cara del que lo estaba comiendo…)
  • Una colosal y sensacional secuencia en la que Jor-El da una reprimenda a Superman cuando este decide dejar de lado su responsabilidad como superhéroe y volverse vulnerable por el amor de Lois. En la versión de Donner esta secuencia está plagada de tensión y dramatismo, hasta existe un plano de Jor-El mirando fijamente a Lois, atribuyéndole la culpa de la equivocada decisión que había tomado su hijo Kal-El. Cabe mencionar que en la versión de Lester, prácticamente todas las secuencias en las que aparecía Marlon Brando fueron modificadas. Lester le restó dramatismo y ambientación al momento, además de eliminar a Brando del montaje y añadir en su lugar a la madre de Kal-El. Recordemos que en la primera película Brando puso muchas trabas y exigencias con su participación, pero especialmente a la hora de cobrar por los pocos minutos en los que aparecía. Así que los productores, por tal de evitar que Brando volviera a pedir una cantidad desorbitada de dinero por aparecer mucho más tiempo en ‘Superman 2’, decidieron eliminarlo del metraje a favor de la actriz Susannah York.

Superman 2

  • Y llegamos al momento cumbre de la película: el clímax final. Un recurso que ya me pareció realmente fuera de lugar en el film de 1978 y que me lo vuelve a aparecer en su secuela. Como todos ustedes recordarán, ‘Superman’ concluía con éste volando a toda velocidad alrededor de la Tierra en dirección opuesta a su eje de rotación con motivo de retroceder en el tiempo y hacer que Lois nunca hubiera muerto. Pues bien, dicha secuencia estaba realmente pensada para el final de la versión de ‘Superman 2’ de Richard Donner. Y como tal, Donner la volvió a incluir en este montaje de 2006. ¿El motivo? Hacer que Lois nunca hubiera sabido que Clark es Superman, logrando por otra parte que Zod jamás fuera liberado de su prisión, por lo que lo narrado en la película realmente nunca tuvo lugar. Un recurso a mi parecer bastante deficiente que le resta toda la credibilidad posible al épico relato. Sin embargo Lester simplemente borró la memoria de Lois gracias a los poderes de Superman.

Superman 2

Estos son los cambios más significativos, aunque la película está plagada de nuevos diálogos, nuevos planos y matices totalmente diferentes a los del ‘Superman II’ de Richard Lester. Lo que sí podemos asegurar es que ‘Superman II’ es una cinta totalmente convertida en leyenda gracias a todo lo que les hemos contado en el presente artículo. Un film que no dejará indiferente absolutamente a nadie y que, quizás, gracias a los problemas sucedidos durante el rodaje y al bizarro montaje editado en 2006, la película se haya convertido en una verdadera ‘cult-movie’ cargada de mitología y curiosidades. Y esto es algo de lo que no pueden presumir demasiadas secuelas de films de éxito.