Sin reservas
Comparte con tus amigos










Enviar

Catherine Zeta-Jones nos obsequia con una película que nos enseñará a cocinar como un chef. Pero también nos mostrará que una buena actuación, acompañada de unos destacados secundarios y una divina dirección, puede dar como resultado una notable película. Un film que no creo que decepcione a nadie. Bienvenidos a la cocina de ‘Sin reservas’.

Sin Reservas

La trama: Master Chef

Kate (Catherine Zeta-Jones) es una chef en un prestigioso restaurante llamado 22 Bleecker en Manhattan. Su vida se limita a su profesión y su trabajo lo es todo para ella. Cuando empieza su jornada laboral se convierte en la chef más respetada por compañeros y clientes. Una cocinera alabada por todos y, sin duda, pocos compañeros podrían hacerle sombra. Es de esa clase de personas que su vida no tiene muchas sorpresas y que así lo prefieren, una vida demasiado predecible. Vive sola, sin relación alguna en el horizonte pese a su edad y con menos amigos que más. Sin embargo, la vida va a darle la sorpresa de su vida… ¡y por partida doble!

Primero recibirá la visita de su hermana junto con la hija de esta. Pero esta visita nunca llegará a realizarse: un desafortunado accidente se cobrará la vida de su hermana dejando huérfana a su hija, Zoe (Abigail Breslin). Ahora, la pequeña, sin padre ni madre, pasará a la tutela de Kate. ¡Y Kate nunca ha tenido hijos! Su vida sólo gira en torno a la cocina del restaurante y todo esto le viene grande, muy grande. Debido a los días que se toma por culpa de la muerte de su hermana, Kate no advierte que el restaurante ha contratado a otro chef llamado Nick (Aaron Eckhart). A partir de que lo conozca pasará a ser considerado como un intruso por Kate.

Sin Reseervas

Crítica de Sin reservas

‘Sin reservas’ es una película que se nos vendió (principalmente por los anuncios y tráilers de su momento) como una comedia graciosa que se desarrollaba en un restaurante. Ahora bien, esto no es del todo cierto. Sí que se desarrolla en un restaurante y es una comedia con tintes románticos. Sin embargo, no es la típica película de risa que pudiera parecer. Y es que su carga dramática es bastante superior a la que yo esperaba en una película de estas características. Advertir que es un remake de una cinta alemana titulada en España como Deliciosa Martha’. 

Muy notable es la interpretación de Catherine Zeta-Jones. La famosa actriz aparece muy metida en su papel de mujer ordenada. Una auténtica maestra de la cocina con hábitos inamovibles y que nada parece inquietarla. No obstante, la emoción irrumpe en su vida que no pasaba de aburrida. Su personaje deberá cuidar a su sobrina pequeña, con todos los problemas que ello acarrea. También deberá superar el dolor que siente por la muerte de su hermana. Y, finalmente, se añadirá el reto de trabajar con otro chef en su propia cocina y con otros métodos. Métodos que no gustan nada a nuestra protagonista. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, también deberá luchar contra su propio corazón…

Por su parte, Abigail Breslin interpreta bastante bien a la huérfana Zoe. Anteriormente ya había demostrado su buen hacer en películas como Mamá a la fuerza’, ‘Señales’ y, especialmente, ‘Pequeña Miss Sunshine’. Uno de sus últimos papeles protagonistas ha sido en Maggie con Arnold Schwarzenegger.

Pero, sin duda, quien más me sorprendió fue Aaron Eckhart que interpreta a Nick, el chef recién fichado en 22 Bleecker. Su actuación resulta francamente buena. Eckhart da profundidad no sólo a su personaje, sino a todo el film. El actor demuestra así que, en muchas ocasiones, las películas dependen de los secundarios tanto como de los actores principales. A Eckhart lo hemos podido ver en los últimos tiempos en Objetivo: Londres’ y ‘Objetivo: La casa blanca’.

sin-reservas-chefs

Conclusiones.
Termino ya esta crítica de Sin reservas, una película que, sin lugar a dudas, nos da mucho más de lo que en un principio podría uno pensar. Razón más que suficiente para que le demos una oportunidad. Con ella disfrutaremos sin complejo tanto de la cocina como de la maravillosa historia que nos tiene que contar.

Tráiler de Sin reservas