Simbad: La leyenda de los siete mares
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Atención a todos aquellos amantes de la aventura! Más aún si gustas de las películas de animación tradicional. Simbad “el Marino” deberá emprender un arduo viaje para salvar a un amigo. En el reparto: Brad Pitt, Catherine Zeta-Jones, Michelle Pfeiffer y Joseph Fiennes. Sube a bordo y conoce a… ‘Simbad: La leyenda de los siete mares’.

Crítica de Simbad: La leyenda de los siete mares

¡Me fascinan las películas de aventuras! Particularmente si tienen como base la mitología o famosos libros/personajes de la Literatura. Y justamente este es el caso de Simbad. Para mayor deleite se trata de un film de animación tradicional con elementos realizados por ordenador.

Dreamworks fue la responsable de tan especial película. Para ello no escatimó en conseguir talento para poner las voces a los personajes. Así es como nos deleitaremos con las actuaciones de Brad Pitt, Catherine Zeta-Jones, Michelle Pfeiffer y Joseph Fiennes en los papeles de Simbad, Marina, diosa Eris y el príncipe Proteus respectivamente. Cada uno de ellos irreconocible en sus roles. Simbad es el típico pícaro, irreverente y problemático antihéroe. Marina es una embajadora prometida a Proteus y anhela viajar por los mares para conocer mundo. Su personalidad es fuerte y decidida. Por su parte, la diosa Eris (discordia) destaca por su presencia y sus constantes intromisiones para desatar el caos. Finalmente, el príncipe Proteus es honrado, leal y de buen corazón.

La cinta no es una maravilla asombrosa, sin embargo destaca por lo ya comentado. Me refiero a tratarse de una historia animada de aventuras. Y de esas hay pocas. ¡Ni siquiera Aladdín (1992),Hércules (1997) o Tarzán (1999) de Disney lo son plenamente usando personajes populares de la Literatura! En todo caso El planeta del tesoro (2002) sí que lo es. Así pues, se trata de una película a mínima escala para todos aquellos fans de El señor de los anillos (Peter Jackson, 2001), El Hobbit (Peter Jackson, 2012), Furia de Titanes (Louis Leterrier, 2010) y más del mismo estilo.

De entrada, la historia comienza con una secuencia de acción con Simbad y su tripulación abordando el barco de Proteus. Allí muy pronto se las verán con un monstruo marino. Además, cuando da comienzo el viaje del marinero, serán muchas las situaciones en las cuales se verán envueltos. Complicaciones, en su mayoría, creadas por Eris y que tendrán monstruos como principales amenazas. Este apartado es el grosor de la trama e, indiscutiblemente, lo mejor de la película.

De todos los personajes quisiera resaltar a Eris. No sólo destaca por lo bien escrita que está y la buenísima interpretación de Michelle Pfeiffer, sino también por su diseño. Ella está prácticamente hecha de humo. En este sentido recuerda a Hades (‘Hércules’) pero en el caso del villano casi siempre se limitaba a su toga. Aquí la diosa puede alterar su tamaño, aparecer incompleta y ser intangible. Toda ella provoca la inmediata y completa atención del espectador.

Conclusión.
Concluyo esta crítica de Simbad: La leyenda de los siete mares, un film que tuvo la desgracia de pasar sin pena ni gloria por los cines. Aun así, me veo en la obligación de recomendarla. Y la recomiendo no porque destaque sobremanera, sino porque se trata de una película animada de aventuras muy bien intencionada. Resulta muy bien animada, cuenta con un soberbio reparto y se centra en un personaje que apenas ha sido explotado.

Tráiler de Simbad: La leyenda de los siete mares