Silencio
Comparte con tus amigos










Enviar

Bien puedo definir la apostasía como la negación, renuncia o abjuración a la fe que hace de manera pública el creyente en una determinada religión. Normalmente los efectos de la apostasía se terminan sufriendo en… ‘Silencio’.

“Sufrí a su lado. Nunca estuve en silencio”.

silencio-liam-neeson

Crítica de Silencio.
Antes que nada, y para los que desconozcan la información, conviene poner de manifiesto que ‘Silencio’ (Silence) está basada en la novela homónima del escritor japonés Shusaku Endo. Su novela se centraba en la figura real del jesuita Christovao Ferreira (1580-1650), un misionero portugués que cometió apostasía en Japón después de haber sido torturado.

‘Silencio’ se publicó en 1966 y fue recibida con un gran éxito de ventas y repercusión internacional. Martin Scorsese la conoció en 1988 gracias al arzobispo Paul Moore, que se la regaló durante un pase especial en Nueva York de su película ‘La última tentación de Cristo’. Scorsese quedó fascinado por la obra de Endo porque “trataba asuntos muy profundos y serios sobre el cristianismo. Pienso constantemente en la fe y la duda, la debilidad y la condición humana. Todos ellos son temas que la novela de Endo plantea de una manera muy directa”. Nada más leerla, Scorsese quiso convertirla en película… pero diferentes problemas fueron posponiendo el proyecto. Sin embargo, en su tiempo libre seguía trabajando en el guión, de hecho, en 2007 se publicó una nueva edición de la novela incorporando un prólogo suyo. Finamente, en 2016 su anhelo se hizo realidad.

silencio-novela

El libreto del film no es otra cosa que una profunda reflexión sobre la fe, las dudas y el silencio, la esperanza y el martirio. Un script que inunda la pantalla de una muy sentida simbología religiosa: crucifijos, imágenes sagradas, rosarios, las monedas de plata… inclusive, asistiremos a un innegable paralelismo (“transformación”) entre las figuras del padre Rodríguez (Adam Garfield) y el mismísimo “Jesucristo” (atención al momento en el que mira su reflejo en un río).

Por otro lado, la película también es una denuncia pública del hostigamiento y persecución al cristianismo en el Japón del siglo XVII. En este sentido, el propio Scorsese dedica el film “a los cristianos japoneses y a sus sacerdotes”. Una cruel y dura persecución llevada a cabo por los líderes del país nipón para evitar perder el control y costumbres de las regiones y sus pobladores. Persecuciones cuyos puntos más inhumanos serán las diferentes torturas físicas y psicológicas que padecerán las víctimas. Ahora bien, dejando esto al margen, no dejan de ser interesantes los cambios de impresiones (debates) que tendrán algunos personajes en momentos determinados del film y que provocarán algún que otro giro o situaciones dejadas a la libre interpretación…

silencio-reflejo

‘Silencio’ también destaca por su espléndida ambientación natural (ojo a la fotografía de Rodrigo Prieto). Una ambientación que en poco o en nada tiene que envidiar a films como:Camino a la libertad (Peter Weir, 2010) o El renacido (Alejandro G. Iñárritu, 2015). El peregrinar por Japón de los jesuitas se convertirá en todo un placer para los amantes del “National Geographic” con recorridos por aldeas, cuevas, playas, montañas… Destacar que la película fue filmada a la vieja usanza y en localizaciones reales de Taiwán, porque a juicio de Scorsese “sus paisajes de mar y montaña eran justo lo que necesitábamos”. El rodaje en este país se realizó una vez descartado Japón, y se consiguió gracias a la ayuda y gestiones de un realizador tan importante como es Ang Lee.

Antes de pasar a comentar el reparto del film, quiero hacer una parada en la BSO de Kathryn Kluge y Kim Allen Kluge. En este apartado hay que resaltar que apenas hay música a lo largo de los 161 minutos del film y tampoco se la echa de menos. Resaltar que tan sólo se escuchan brevemente en dos secuencias unos coros y el sonido de unos tambores, nada más. El resto es la música que tocan en un determinado momento unos aldeanos.
Así pues, y en lugar de composiciones musicales, lo que hay en ‘Silencio’ es el propio sonido de la Naturaleza: las olas del mar chocando contra las rocas de la costa, la lluvia, el viento, los grillos, las gaviotas… esa es la verdadera “música” de la película, esa y la voz del Padre Rodríguez narrando sus experiencias a través de las cartas que escribe al Padre Valignano (Ciarán Hinds en un papel de no más de cinco minutos).

silencio-andrew-garfield

“Perdóneme Padre porque he pecado”… Los gritos del silencio.

Al respecto del casting del film decir que simplemente es perfecto. Cada actor está metido al completo en su rol y se ha contado además unos intérpretes japoneses muy controlados y lejos de “sobreactuaciones” innecesarias.

El gran protagonista es Andrew Garfield que consigue su mejor actuación hasta la fecha y por encima de la exhibida enHasta el último hombre’. Garfield recrea con grandísimo sentimiento y entrega a un Padre Rodríguez gran amante de la figura de Jesucristo y profundo seguidor y admirador de su mentor, el padre Ferreira. Sin embargo, a lo largo del metraje, y gracias a determinados diálogos, vamos viendo como sus creencias no son tan fuertes como su amor por Cristo, como ejemplo de esto que digo traigo aquí esta frase que resume sus dudas: “Rezo pero ando perdido”… Finalmente ya comenté también antes los enormes paralelismos que se van trazando entre su Padre Rodríguez y la figura de Jesús, con la abismal diferencia de que Rodríguez es un simple mortal…

El compañero inseparable de Garfield en este peregrinar por tierras niponas es Adam Driver como el Padre Garrupe, otro discípulo del Padre Ferreira. Driver también está francamente bien en este rol, especialmente en una escena que pone los pelos de punta. Tanto a Garrupe como a Rodríguez les ayudará Kichijiro, un lugareño proscrito que les servirá de traductor y al que da vida un muy destacado Yôsuke Kubozuka. Este Kichijiro es un personaje ciertamente complejo y atormentado que viene a representar en ‘Silencio’ el papel de uno de los discípulos de Jesús… De Liam Neeson decir que da vida al ya varias veces citado Padre Ferreira. Neeson luce muy serio y no puedo comentar más al respecto.

silencio-padres

El villano del film está encarnado por Issei Ogata que da vida al Inquisidor Inoue-Sama. Ogata recrea a un anciano absolutamente repelente en todo: voz, gestos, ademanes, acciones, pensamientos… Su labor no puedo más que calificarla de soberbia, ya que en todo momento consigue su objetivo de posicionarnos contra él pese a su aparente “amabilidad y buen trato”.
Su mano derecha (y también traductor) está interpretado por Tadanobu Asano que brilla como un tipo con lengua envenenada que realiza su labor de intérprete con verdadera saña.

Otros intérpretes que conviene resaltar también por sus conseguidas y sentidas interpretaciones son Shin’ya Tsukamoto y Yoshi Oida. Ambos dan vida a dos aldeanos creyentes, Mokichi e Ichizo, que vienen a ser los líderes espirituales de su aldea (especialmente Ichizo) hasta que llegan los padres jesuitas.

silence-issei-ogata

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Silencio, una gran película que seguramente no llegará a todo el público de la misma manera, pero que deja la clara sensación del enorme trabajo realizado tras ella. Un film que ahonda profundamente en la fe, la duda y el silencio y, sobre todo, en el inexpugnable pensamiento, creencia y vida interior. Como detalle final, apuntar que ‘Silencio’ tuvo un primer pase en el propio Vaticano.