Shutter Island
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras la flamante ‘Infiltrados’ (2006), Martin Scorsese volvió a deleitarnos con otra genialidad. En esta ocasión, viajaremos hasta una institución psiquiátrica para dementes y asesinos ubicada en una isla de la cual es imposible escapar. Atrévete a adentrarte en Ashecliffe con nosotros. Pero te aconsejo que vengas bien preparado, lo que encontraremos dentro de ‘Shutter Island’ nos puede costar demasiado caro.

“Entre la idea y la realidad, entre la noción y el acto cae la sombra” -T.S. Eliot, “Los hombres huecos”.

shutter-island-leonardo-dicaprio

La trama: Bienvenidos a Ashecliffe.
En pleno 1954 el agente federal Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y su nuevo compañero, Chuck Aule (Mark Ruffalo), son asignados a la investigación de la desaparición de una peligrosa asesina múltiple del infranqueable Hospital Ashecliffe en Shutter Island. Nada parece encajar, lo lógico se convierte en ilógico y rodeados de psiquiatras inquisitivos y de peligrosos asesinos psicópatas en la remota isla, se empezarán a dar cuenta que en Ashecliffe ocurre algo más que la simple desaparición de una paciente peligrosa. Algo no va bien y entre las sombras del hospital, perseguido por las terribles acciones de sus escurridizos habitantes y las desconocidas intenciones de los médicos, Teddy se verá obligado, a medida que avanza la investigación, a enfrentarse a algunos de sus miedos más profundos y devastadores, y empezará a temer que no vaya a salir con vida de la isla.

Shutter Island

Crítica de Shutter Island

Debo empezar comentando que no soy ningún seguidor de Martin Scorsese ni que sus películas me traen de cabeza como a casi todo el mundo. Eso sí, lo considero uno de los mejores directores, pero simplemente su estilo y (por norma general) temáticas no van conmigo. No obstante, la citada ‘Infiltrados’ me pareció una película sublime, de las mejores que recuerdo haber visto en años. Y ‘Shutter Island’ se mueve por esa misma línea. Línea que no todos los directores son capaces de alcanzar y que sólo ciertas mentes (con una visión un tanto peculiar) son capaces de realizar. Leía en una entrevista a Scorsese que había quedado rendido tras dirigir ‘Shutter Island’, entre el clima y lo que supone una película de estas características, cuidada hasta el más mínimo detalle, y donde no puede faltar (ni sobrar) nada, se requiere mucho esfuerzo y durante mucho tiempo… y a veces el propio director cree que la recompensa (la película en sí) no vale la pena por el esfuerzo físico y mental realizados. Pero cuando las aguas se calman y vuelven a su cauce natural, entonces, Scorsese decía que se daba cuenta de que sí ha valido la pena.

Al respecto de lo anterior, puedo corroborar la conclusión positiva de Martin Scorsese, porque ‘Shutter Island’ está entre sus mejores trabajos (me mojo y digo que entre los tres mejores, pero es sólo una opinión personal). Una obra magna que destaca en todos sus apartados y destinada a convertirse en un verdadero clásico (sino lo es ya). Aquí destaca no sólo su increíble historia y cómo se desarrolla sino también la calidad que destila en todos sus aspectos. Nada se ha dejado al azar y el esfuerzo constante ofrece un resultado realmente satisfactorio. La trama, por ejemplo, tiene mucha miga y no todo es lo que parece… jugándose al gato y al ratón de una manera constante. Lo malo (qué digo, lo bueno, no lo malo) es que no sabremos quién es realmente el gato ni el ratón hasta el último minuto.

shutter-island-pesadilla

Volviendo con la trama, decir que se basa en una novela escrita por Dennis Lehane y titulada «Ashecliffe». Recordemos que Lehane ha escrito otras novelas que también han sido llevadas a la gran pantalla, tales como ‘Mystic River’ (Clint Eastwood, 2003) oAdiós pequeña, adiós (Ben Affleck, 2007), con lo cual nos podemos hacer una idea de su estilo y manera de narrar. En esta ocasión, el escritor cambia radicalmente de rumbo, pasando de las clases trabajadoras de Boston a la más sutil paranoia y descenso a nuestras inquietudes, pendiendo todo de un fino hilo que separa la locura de la cordura.

Una vez en marcha toda la maquinaria para crear la película, con Scorsese al mando, la novela de Lehane fue estudiada meticulosamente para conseguir que su adaptación a la gran pantalla nos trasladara de verdad al hospital para criminales trastornados, en una isla que hace de fortaleza y de la cual sólo se puede entrar y salir con el consentimiento del Alcaide, y mediante un barco para dicho propósito. Una vez en Shutter Island no podrás escapar de ella, estimado lector. Muchos esfuerzos se tomaron para conseguir la mejor película posible sobre la comentada novela.

Shutter Island

Analizando sus diferentes campos, comentar sobre el genial apartado sonoro que la música es como si fuera otro personaje de la película, un protagonista apartado que sólo aparece de vez en cuando pero cuando lo hace es para aumentar al máximo el ritmo narrativo. Ya sólo al escuchar sus compases iniciales (que son puro aviso de que algo malo va a pasar) junto con la primera escena de Di Caprio y Mark Ruffalo, me di cuenta que estaba ante algo muy grande.

Otro aspecto realmente importante es la fotografía, que corre a cargo del habitual de Scorsese, Robert Richardson, el cual sudó la gota gorda para hacernos ver un verdadero despliegue de arte con unos cambios entre si muy bruscos, a cosa hecha, para resaltar dos facetas del protagonista. No os digo más. Y hablando de protagonista, la película no sería lo mismo sin unos actores con cierto peso capaces de llevar a buen puerto toda esta colosal faena…

shutter-island-faro

Al respecto del casting debo comentaros lo que todos sabemos, que Leonardo DiCaprio vuelve a realizar una actuación estupenda. Hace ya muchos años que este actor dejó ese rol de «cara bonita» en el que todos temíamos que pudiera quedar encasillado y que tuvo su mayor exponente en ‘Titanic’ (James Cameron, 1997). Por suerte no fue así y DiCaprio supo evolucionar hasta consagrarse como un gran actor capaz de sacar adelante cualquier compromiso, a cual más complicado. Su carrera ha sido una ruta ascendente conforme pasaban los años, sabiendo aprovecharse de su experiencia y de la madurez de su esfuerzo y trabajo. En ‘Shutter Island’ está impecable y es capaz de expresar todas las emociones y miedos del ser humano, de la A a la Z. No en vano, Scorsese dijo que fue de sus mejores interpretaciones. Recordemos que Scorsese y DiCaprio siempre se han encontrado muy a gusto trabajando juntos y que esta película fue su cuarta colaboración tras ‘Gangs of New York’ (2002), ‘El aviador’ (2004) e ‘Infiltrados’ (2006).

Los demás intérpretes también están a un nivel similar, me refiero a gente importante como Ben Kingsley,  Mark Ruffalo o Max von Sydow (por citar algunos). Nadie desentona lo suficiente para echar por tierra el proyecto. Y es que querer es poder, y no hay mayor motivación que ir todos a una, que es cuando se consiguen los mejores resultados, muy por encima de cuando el dinero es la única motivación.

Shutter Island

Conclusiones.
Cuando uno ve a Martin Scorsese sentado en la silla del director sabe que ese proyecto va a tener un mínimo de calidad. Y ésta precisamente no es la excepción, todo lo contrario. Este film es una de sus mejores obras, imprescindible. Tanto reboot, remakes, secuelas, precuelas y todo queriéndose rodar en 3-D… se agradece encontrarse con una película a la vieja usanza, sin demasiados efectos especiales y basándose en los personajes y situaciones. Sumar a esto una profunda trama y unas actuaciones de primera y, sobre todo, siendo mecida por la mano de uno de los mejores directores que podemos encontrarnos. Es por ello que concluyo está crítica de Shutter Island diciendo que no te la debes perder por nada del mundo.

Tráiler de Shutter Island