Salt
Comparte con tus amigos










Enviar

En otro papel de lucimiento accionero (tras papeles como Tomb Raidero ‘Señor y Señora Smith’) Angelina Jolie demostró que todavía podía protagonizar películas más físicas que otra cosa. En ‘Salt’ nos ofreció una interesante (y por momentos adrenalítica) historia de conspiraciones, espías, dobles personalidades y acción a raudales.
Salt

Crítica de Salt

Antes de entrar a fondo en esta crítica de Salt  hay que retroceder un poco en el tiempo y buscar los orígenes del proyecto. Al principio, este film iba a ser protagonizado por Tom Cruise. El personaje era Edwin Salt y básicamente la línea argumental era exactamente la misma cambiando un par de detalles menores. Ocurrió que Cruise se lo pensó mejor y decidió no hacerla, argumentando el tremendo parecido de ‘Salt’ con su personaje Ethan Hunt (¡ojo! que al poco tiempo de rechazarlo por este motivo va y rueda ‘Noche y día, con espía secreto incluido… hay cosas que no se entienden). Fue entonces cuando Amy Pascal (Co-Presidente de Sony Pictures) recomendó a Angelina Jolie, que cierto día le había comentado que le gustaría ser Bond mientras bromeaba. Es así como Edwin Salt pasó a ser Evelyn Salt.

Salt

Ahondando ya en el film, cabe decir que la película tiene un telón de fondo basado en la guerra fría (cuando los espías puros y duros estaban presentes de manera estratégica en ciudades enemigas), las tecnologías eran un tanto iniciales con respecto a lo que tenemos hoy en día y existían centenares de espías en forma de “células durmientes” llevando una doble vida (se sabe que algunos pasaban 15 o 20 años esperando a ser “activados” y atacar ciertos puntos estratégicos del enemigo). La CIA cree que aun existen dichos espías. Como ejemplo, contar que unos ciudadanos de Estados Unidos se quedaron de piedra cuando la policía detuvo a varios vecinos suyos acusados de ser agentes espías rusos. Los vecinos dijeron que llevaban años llevando una vida de lo más normal y que eran excelentes personas.

Algo parecido a lo comentado en el párrafo anterior ocurre en la película. Se acusa a Evelyn Salt de ser una agente doble que sirve a Rusia cuando ha jurado fidelidad a la bandera de los Estados Unidos al incorporarse a la CIA. Por ello, empezará a huir de sus compañeros para que no la detengan con la intención de demostrar su inocencia. Pero, ¿quién es Salt?

salt-moto

Esta fue una de las películas pronosticadas como “la película del verano” en el año 2010, para más tarde ponerla a parir por parte de una gran parte de los espectadores. Una vez vista, debo decir que no es ni una cosa ni otra. La cinta es muy entretenida pese a contener unas “fantasías animadas de ayer y hoy” que déjate estar. Pero oye, eso mismo contenían las Bond de Brosnan (por mencionar alguna) y si te dejabas “engañar” podías pasártelo en grande. ‘Salt’ no nos dejará boquiabiertos debido a cachivaches de alta tecnología sino por el tema de que una Jolie de más o menos 50 kgs empiece a despacharse a hordas de agentes de la CIA y estos empiecen a caer como si nada. No solo eso, sino que Evelyn Salt es capaz de escapar de un coche con tres agentes estando esposada, o bajar a un bunker encima del ascensor pegando saltos como si de Spider-Man se tratara.

Personalmente, estas exageraciones no son algo que me molesten en exceso. Cuando veo algo así simplemente sonrío y procuro dejarme llevar para disfrutar lo máximo posible de la película. Y es que si uno empieza a dudar o despotricar de todo lo que pase en la pantalla (lleve o no razón) al final acaba no disfrutando de nada.

Salvando el pequeño detalle anteriormente comentado, mencionar que ‘Salt’ es una divertida y disfrutable película de acción en la que la trama se ramifica en varias direcciones y presenta unos giros argumentales poco esperados, dando como resultado una película que vale la pena ver.

Angelina Jolie lo hace bastante bien y se integró a la perfección en su papel que requirió de mucho entrenamiento y, sobre todo, mucha destreza para según qué tipo de acciones con las cuales Jolie no quiso contar con una doble para esas escenas más peligrosas (salvo dos contadas que incluso quiso realizar pero se lo negaron tajantemente). Para las peleas empezaron a practicar el muay thai pues no sólo usa puños y pies para golpear sino que lo hace con codos o rodillas, no obstante, vieron que llevado a la película no quedaba lo espectacular que se pretendía y fue cuando se cambió por el krav maga, el arte marcial Israelí por excelencia que es lo que veremos en la película.

Salt

Conclusiones.
Como he comentado a lo largo de esta crítica de Salt, la película posee algunos defectos que muchos no podrán perdonar. Quizás si hubiera sido algo más “real” (dentro de unos límites, claro) habría recibido menos palos. Aun así, debemos considerarla como un producto para evadirse en el sofá un buen rato y dejarse llevar por lo que aparece delante de nuestra televisión. Una dirección más que correcta y unos protagonistas y secundarios que cumplen hacen de esta una cinta que no marcará al que la vea pero si que le puede aislar del mundo durante su poco más de hora y media de duración.

Tráiler de Salt