Ralph rompe Internet
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras conocer a Ralph y Vanellope en el clásico ‘¡Rompe Ralph!’ todos quedamos con ganas de más. Ahora vamos a poder saciarnos con sus nuevas aventuras. Unas aventuras en las que abandonan su mundo retro de los recreativos para conocer la red de redes. Acompáñanos y prepara los selfies porque “Nos vamos a Internet” en… ‘Ralph rompe Internet’.

Clásico 57

Crítica de Ralph rompe Internet

En 2012 Rich Moore y los guionistas Phil Johnston y Jim Reardon nos sorprendieron con ¡Rompe Ralph!’, el clásico 52 de Disney. Este film usaba, muy hábilmente, la nostálgica por los juegos retro para configurar una bonita historia protagonizada por dos personajes inolvidables: Ralph y Vanellope. La película no fue un éxito arrollador (471 millones para 165 de coste) pero tuvo mucha trascendencia y dejó con ganas de mucho más.

El reconocimiento hacia la cinta y las inmensas posibilidades de su universo son las razones que nos han traído esta secuela. Una secuela que vuelve a contar con Rich Moore en la dirección, ayudado esta vez por el guionista Phil Johnston. El libreto vuelve a ser obra del propio Phil Johnston con la colaboración de Pamela Ribon.

Lo cierto es que el script de Johnston y Ribon es ciertamente parecido a lo que nos ofreció Steven Spielberg en Ready Player One (2018). Ambas películas centran su trama en el vasto universo de la red de redes y en las continuas referencias a la cultura popular. Amén de que aquí también hay una espectacular carrera de coches. Así las cosas, si a ‘Ralph rompe Internet’ le quitas todo eso, entonces, cabría preguntarse qué sería de la película…

Aquí toda la gracia está “construida” sobre el universo de Internet, tal y como lo conocemos hoy en día. Las referencias son tan abrumadoras como lo eran los homenajes existentes en Oasis en ‘Ready Player One’. Casi todo lo que usamos en la red está divertidamente representado en este clásico: Twitter, Amazon, IMDb, YouTube, el spam, los virus, los virales, los corazones y, especialmente, eBay y el planeta Disney.

El famoso portal de subastas tiene (junto a los videos) un papel destacado en la cinta (no entraré en más detalles). Por su parte, Disney se autohomenajea y autoparodia con la presencia de sus grandes franquicias. Aquí es donde sacan a lucirse a sus princesas en la ya famosísima y comentada escena. Una escena en la que Disney asume los tópicos y críticas que se les achacan a sus chicas para hacernos reír.

Ahora bien, no todo es diversión a costa de Internet. La trama de ‘Ralph rompe Internet’ exhibe un poderoso mensaje sobre la amistad. Este mensaje es el corazón del film y lo que eleva al conjunto del guión. Un mensaje que muchas de las personas que llamamos amigos deben aprender. En la película es expuesto por el personaje de Shank en un momento dado. Esta será una lección que Ralph (especialmente él) y Vanellope aprenderán a las malas. Ojo también al breve (pero necesario) momento de crítica a las redes sociales. Esto tiene lugar en una escena concreta y en esta frase de Yesss: “La primera regla de Internet: No leas los comentarios”.

Del film anterior siguen los guiños a los videojuegos pero en mucha menor medida. El más explotado esta vez es el mítico Tapper, aquel barman de SEGA que servía cervezas sin parar. También volveremos a ver cameos de Zangief, Pac-Man, Sonic y demás. Al respecto de Felix y Calhoun decir que salen muy poco. Sus intervenciones son meras apariciones para cumplir el expediente y que no nos olvidemos de ellos. Tampoco conviene olvidarse que hay dos escenas post-créditos, una al principio y otra al final de todos los nombres. Esta última es un guiño total a Rick Astley…

El trabajo de animación sigue siendo superior. En este apartado no hay más que ver la espectacular carrera contra Shank en ‘Slaughter Race’, o el clímax final con una monstruosa creación. En la banda sonora hay que llamar la atención sobre el tema “Zero” de Imagine Dragons.

“Tus sueños no pueden coincidir con los de tu mejor amigo”. Amigos para siempre.

Naturalmente, los protagonistas siguen siendo Ralph (John C. Reilly) y Vanellope (Sarah Silverman). Ambos siguen siendo uña y carne. Sin embargo, mientras Ralph es totalmente feliz, esto no pasa con Vanellope. Ella empieza a estar cansada de la monotonía de su vida. Además, se aprecia en Ralph una amistad hasta cierto punto agobiante. Por otro lado, como ya expuse antes, Felix (Jack McBrayer) y Calhoun (Jane Lynch) apenas salen. Tan sólo los vemos muy felices en su relación y poco más.

De los nuevos personajes la que más destaca es Shank a la que pone voz y físico Gal Gadot. Shank es la gran e invencible campeona de ‘Slaughter Race’, además es la jefa de su propia banda. El problema con este personaje es que resulta demasiado perfecto, es decir, mientras todos los demás presentan carencias y dudas, ella no. La otra nueva incorporación es Yesss con la voz de Taraji P. Henson. Yesss es la dueña de todo el conglomerado de BuzzzTube. Su misión no es otra que sus videos consigan los máximos “corazones” para salir todos beneficiados.

Dejando al margen a Shank y Yesss, hay otros personajes que tienen más o menos importancia. Ellos son: Sampley (Bill Hader), un spam de videojuego. Don Eusabio (Alan Tudyk), el mejor buscador de la red. Double Dan (Alfred Molina), un traficante de virus. Y, finalmente, Mister Litwak (Ed O’Neill), el viejo dueño de los recreativos que instala el wi-fi en el salón.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Ralph rompe Internet. Este es un clásico para divertirse y pasarlo bien. No obstante, en su interior encierra algo más que diversión y referencias por un tubo. Encierra una importante reflexión sobre la amistad y el uso que se le debe dar a Internet. Ya lo dicen Shank y Yesss: “Tus sueños no pueden coincidir con los de tu mejor amigo” y “No podéis tomaros Internet a la ligera”. Dicho queda.

Tráiler de Ralph rompe Internet