Power Rangers

by

Hollywood sigue en su camino de “rebootear” franquicias antaño populares. Ahora tocan los 90 con uno de los fenómenos más populares de aquel momento: los Power Rangers. Ideados por Haim Saban, y con el director de ‘Project Almanac’ a la cabeza, estos cinco adolescentes (Jason, Billy, Kimberly, Zack y Trini) se metamorfosean en Cineycine como los… ‘Power Rangers’.

“Vosotros cinco sois los Power Rangers”.-Zordon.

power-rangers-equipo

Crítica de Power Rangers.
Siento que voy a tener que arruinar la infancia de algunos, pero lo que nosotros, como occidentales, creemos que ‘Power Rangers’ es una creación original ideada por el presidente de Saban Productions, Haim Saban y Shuky Levi, pues no… esto no es del todo cierto. Lo que nosotros conocemos como ‘Power Rangers’ es una modificación de la serie japonesa de principios de los 90: ‘Kyoryu Sentai Zyuranger’, que traducido sería algo así como ‘Super Sentai Zyuranger’, que produjo Toei y que en la actualidad goza de múltiples continuaciones en Japón.

Haim Saban quedó entusiasmo al conocerla y compró sus derechos en su visita al país del sol naciente (y no es la primera vez que esto se hace con algo japonés, los incontables retoques de las películas de Godzilla o Gamera son el mejor ejemplo). El productor, de nacionalidad estadounidense e israelí, cogió el material original y lo recortó y retocó (sólo dejó intactas las secuencias de acción y a la malvada Bandora, a la que se le cambió el nombre por Rita Repulsa). Amén de cambiar toda la trama por una nueva acorde a los gustos del público estadounidense y “redecorar” las escenas con actores occidentales.

power-rangers-alpha5

Una vez estrenada la serie en Estados Unidos llegó a gozar de una popularidad igual que su contrapartida japonesa en su país de origen, llegando a tener múltiples continuaciones que fueron pasando de propietario en propietario: desde Saban Productions hasta Disney, volviendo de nuevo a manos de Saban. Inclusive, en 1995 llegaron a tener su propia película: ‘Mighty Morphing Power Rangers: The Movie’ con Paul Freeman como el malvado Ivan Ooze (a Freeman le recordamos como el malvado Beloq de ‘En busca del Arca perdida’). Al volver a hacerse con los derechos, Saban puso en marcha la idea de “rebootear” de nuevo a los Rangers en la pantalla grande, sobre todo por el éxito de las adaptaciones de superhéroes actuales y éxitos de taquilla recientes.

‘Power Rangers’ no deja de ser otra historia de origen, pero en su defensa surgen ciertos detalles: sus cinco protagonistas son bastante aceptables, su ritmo es cuanto menos acertado y su villana (interpretada por una desatadísima Elizabeth Banks) luce bien. Todo esto hace de la propuesta un producto, al menos, entretenido.
Como seguidor (que no fan) de los Power Rangers, el material original es fiel, se aprecian los cambios (hay más dinero de lo que tuvieron en la serie original) quedando algunos para bien (por ejemplo, los trajes, creados por Legacy Effects, la antigua casa de efectos Stan Winston) y otros para mal (esos Zords, que se parecen demasiado a un aspecto a los Transformers de Bay… aunque tampoco me sorprendería porque Dean Israelite es primo de Jonathan Liebesman. De hecho, hay un guiño/pulla a la franquicia de la Paramount).

power-rangers-rita-repulsa

Entre sus principales aciertos, cabe hacer referencia a su casting de actores que resulta bastante simpático: desde Dacre Montgomery (el Ranger Rojo) hasta Elizabeth Banks y Bryan Cranston (quien no es un extraño en la saga, puesto que ponía voz a varios de los monstruos a los que los protagonistas se enfrentaban en la serie original).
Hay buena química y dos “comic-relief” bastante acertados: los de RJ Cyler y Ludi Lin, dotando al film de una comedia aceptable. Lo curioso, y que me ha sorprendido, es que la cinta tiene un balance efectivo entre el drama (sin exagerar, esperaba algo mucho peor) y la comedia y el espectáculo (el clímax es digno de la saga, sin duda), pero sin perder ni un ápice de los momentos más importantes. Creo que John Gatins ha conseguido un equilibrio entre los elementos de la diversión palomitera con una trama más o menos “profunda”, sin ser una trama compleja o cerebral. Debo decir que este servidor se ha sorprendido al respecto.

Mención grande para Elizabeth Banks, cuya Rita Repulsa tiene ese balance de oscuridad y locura que realmente hace demostrar que la actriz se lo ha pasado pipa durante el rodaje, en ciertos aspectos, rememorando enormemente al material original e incluso superándolo. Sobre Bryan Cranston debo decir que mantiene muy bien el tipo, y más siendo una cabeza, casi a lo largo de todo el metraje.

power-rangers-zordon

Sin embargo, a pesar de sus aspectos positivos, tenemos también defectos más o menos importantes: el diseño de los Zords (los míticos mechas que poseían los Rangers para enfrentarse a los monstruos de cada episodio) no me convence porque es extremadamente similar a los que poseían los Transformers de la saga de Michael Bay, dando una sensación de modernismo que no termina de cuajar a lo largo y ancho de sus apariciones (no me pasa lo mismo con Megazord, que sí que es más cercano a lo que tendrían que haber sido sus versiones individuales).

Por otro lado, los efectos visuales son mucho más convincentes en los masillas y el Megazord que en los propios Zords. Finalmente, se notan una serie de recortes en ciertas secuencias, sobre todo al principio del film, dando una apariencia de que la película era mucho más larga originalmente de lo que finalmente nos han entregado.

power-rangers-cascos

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Power Rangers, una cinta que sin ser una obra maestra ni nada que se le acerque… es una propuesta divertida y mucho mejor de lo originalmente esperaba (y más aun con el material pre-existente en USA). Además, la película funciona bien a lo largo de los 124 minutos de duración. Atención hay una escena después de los créditos, que da pistas sobre por donde puede ir una posible secuela.


Lo mejor:
El carisma y química de su reparto. Los trajes de los Power Rangers. Megazord. Elizabeth Banks, una de las villanas más macarras vistas recientemente en el cine. El clímax, digno de la franquicia.
Lo peor:
Los Zords, un diseño bastante inocuo y pobre. Se denotan ciertos recortes en sus primeros minutos, dando que pensar que la cinta tenía una duración más larga.