Pokémon: Detective Pikachu
Comparte con tus amigos










Enviar

Después de varias décadas Nintendo decide, por fin, por apostar por su franquicia Pokémon en una película de acción real. Un film hecho en Hollywood. El resultado sorprenderá a todos ya que estamos ante un film de gran calidad. Lógicamente quienes más disfrutarán con él son los jóvenes ya adultos y los fans de ‘Pokémon: Detective Pikachu’.

Crítica de Pokémon: Detective Pikachu

No cabe la menor duda de que estamos ante la mejor película basada en un videojuego. Aunque la verdad esto no es que sea muy difícil, siendo una de las mejores Silent Hill (Christophe Gans, 2006). Mi afirmación la mantengo plena de seguridad. ‘Pokémon’, en principio, es un videojuego en sí mismo. Este film se basa en uno en muy concreto: ‘Detective Pikachu’ para la 3DS. Se han basado concretamente en la historia de ese juego para la premisa. Así pues, no es que crearan el argumento en torno al universo Pokémon.

No obstante lo anterior, para poder disfrutar de esta película no hace falta estar inmerso en el mundo de Pokémon. Además de porque se centra específicamente en un juego, también porque aquí se sientan los cimientos al comienzo. En consecuencia, al principio se explican las bases de este mundo Pokémon. Ahora bien, está claro que si creciste con los juegos, o has visto el anime, por supuesto que lo pasarás en grande. Especialmente al saber más que el público casual y viendo desfilar a todas las criaturas. Mi propia experiencia con Pokémon viene de haber visto el anime y haber jugado a un par de las entregas en la DS y 3DS.

Lo que encontraremos en ‘Pokémon: Detective Pikachu’ básicamente es una fusión de dos films. Me refiero a ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988) y Blade Runner (Ridley Scott, 1982). De la primera está el concepto de un misterio a resolver en un mundo habitado por personas conviviendo con pokémon (en ‘Roger Rabbit’ convivían con dibujos animados). De la segunda toma toda la ambientación de la ciudad en plan neon-noir. La película se toma en serio. Con esto no me refiero al humor, principalmente provisto por pikachu, sino a la fuente original y al misterio. No se toma a mofa la premisa, sino que la respeta. Inclusive, dentro del mismo argumento se dan algunos momentos muy emocionales y otros donde los personajes corren verdadero peligro.

Hablando de personajes, destacan sobremanera Ryan Reynolds y Justice Smith que son los protagonistas absolutos. Reynolds como pikachu ofrece lo que cabría esperar. Esto es su estilo de humor particular. De hecho, sorprenderá a más de uno que algunos chistes van dirigidos claramente al público adulto con doble sentido. Justice Smith como Tim se asemeja, trayendo de otra vez ‘¿Quién Engañó a Roger Rabbit?’, al personaje de Bob Hoskins. Él está completamente opuesto a la idea de hacer equipo con pikachu para investigar. No quiere tener a un pokémon como compañero tras grandes decepciones en la infancia. Smith demuestra ser tan capaz como Reynolds en el protagonismo y sobresale en los momentos dramáticos.

También hay que hablar de Kathryn Newton como Lucy Stevens, una reportera que termina uniéndose para resolver el misterio. Newton aporta lo que es de esperar en un rol así. Lo hace bien pero tampoco es nada que vaya sorprender a nadie. Por el film también veremos a Suki Waterhouse (Miss Norman) y a los veteranos Bill Nighy y Ken Watanabe. ¡Ah! y aparición de Rita Ora.

Me gustaría comentar que, aunque está claro que este film tiene como público objetivo a los niños, lo cierto es que también aspira (y de hecho lo hace) a captar a los jóvenes adultos que crecieron con Pokémon. Es más, yo no recomendaría que los muy pequeños (digamos de 9 años o menos) fueran a verla. Lo más normal es que los más pequeñines no se enteren de lo que sucede. Yo mismo tuve momentos en los cuales me perdí en la narrativa. Por lo ya dicho anteriormente: se toma en serio lo que presenta.

Insistiendo en captar a los nostálgicos de los videojuegos está el hecho de la elección de los pokémon en pantalla. Los juegos se iniciaron con 150 pokémon. De ahí se han ido añadiendo 150 más con cada nueva entrega. Hasta que, a fecha del estreno de la película, hay sobre 700 pokémon. Aun así, la mayoría de los que aparecen son de los primeros y no de los más recientes. Todo para, insisto, captar a los viejos seguidores. Sobre la interacción entre los pokémon y los humanos decir que todo luce espectacular. No desentona nada. Todo lo contrario. El nivel invertido en la animación y la manera en que estos se mueven y se plasman en la imagen te dejará con ganas de visitar Ryme City. ¡Ah! Y como gran detalle en los pases se regala, a cada espectador, un sobre con un par de cartas del juego Pokémon exclusivas.

Conclusión.
Termino esta crítica de Pokémon: Detective Pikachu, probablemente, la mejor película basada en un videojuego. Además, también es muy buena en sí misma. Si te gustan los films de misterios, y tener a un “sucesor espiritual” de ‘¿Quién Engañó a Roger Rabbit?’, con una ambientación neon-noir no la puedes dejar pasar. ¡Disfrute asegurado!

Relacionado: 10 películas de videojuegos.

Tráiler de Pokémon: Detective Pikachu