Persépolis
Comparte con tus amigos










Enviar

La primera vez que oí hablar de Marjane Satrapi fue en una revista orientada al público femenino. Me llamó la atención que fuera iraní. Sin duda, porque la imagen que tengo del Irán actual es el de un país que silencia la presencia y la voz femenina. También me llamó la atención que fuera dibujante de cómics, mundo donde no es habitual la presencia femenina. Y entonces, alguien me hizo llegar los dos primeros capítulos del cómic Persépolis”. Me gustó mucho. Por esa razón, en cuanto supe que estrenaban la película, allá que me fui. Y me gustó también. Tanto o más que el cómic.

“Mi motivación no ha sido escribir sobre mi vida sino sobre la historia de mi país, lo que pasó allí durante mi infancia, sobre la situación política que se vivió”.-Marjane Satrapi.

persepolis-abba

Crítica de Persépolis

A mí me gustan las películas que me hagan pensar. Que tengan trasfondo cultural y psicológico. Y ‘Persépolis’ los tiene. Y mucho. A la vez que cuenta lo que ocurrió en Irán en el período comprendido entre el año 1979 y 1994, cuenta el recorrido personal y psicológico de una testigo directa de la situación. Así, puedes saber que en Irán, en tiempos del Sha, el país gozaba con las costumbres occidentales y que después de la revolución se convirtieron en “herejía”. De esta forma, el hecho de llevar unas zapatillas de deporte era motivo suficiente para terminar delante de un comité, o lo mismo que lo era para una mujer quedar y hablar con un hombre que no fuera su marido.

La muerte a la puerta de la esquina, por cualquier motivo sin importancia para nosotros, era habitual. Y eso, vivido por una niña y después una joven, no hace de ti una persona banal. Hace de ti una persona que tiene que convivir con el terror y el horror. Y que tiene que darle un sentido, un lugar y un significado, antes de poder vivir de forma “banal”. Y el proceso que sigue una persona para llegar a tener eso es lo que también cuenta la película.

persepolis-punk

Una película en la que se hace un repaso a 25 años de historia. 25 años en los que la niña y luego la joven Marjane es testigo directo de un cambio radical en las libertades de su país. Lo que se inició como un movimiento que trataba de ganar libertad individual, terminó en un régimen fundamentalista, donde una persona podía morir por celebrar una fiesta en su casa.

En el año 1979 Marjane era una niña de 10 años completamente privilegiada. Privilegiada por su situación social y privilegiada por su inquietud y capacidad intelectual. Privilegiada también por el grandísimo soporte y apoyo de su familia, con varios de sus miembros pertenecientes a la clase política. Esto hizo que, a medida que las libertades se restringían en su país, el esfuerzo por mantener la dignidad y la amplitud de miras en su familia fuera cada vez mayor, lo que terminó haciendo que la enviaran a estudiar a Viena. Allí se encontró con una situación social y cultural totalmente diferente a la suya y que le permitió, con sufrimientos, crecer y madurar.

El film explora temáticas muy importantes como: mantenerse fiel a tus ideas, respetarse uno mismo, conservar tu dignidad, buscar la manera de disfrutar de la libertad que quieren quitarte, reírse de aquello que es demasiado duro de asimilar, comprender el abismo cultural y emocional entre dos personas de la misma edad pero con experiencias vitales radicalmente diferentes,… Temas como estos son los que hacen que ver y escuchar esta película sea importante, por lo menos para mí.

persepolis-fumar

Conclusión.
Finalizo esta crítica de Persépolis, un film al que si le sumamos la calidad de los dibujos y de la música a todo lo anterior que he comentado en la valoración, entonces, resulta una película imprescindible… especialmente para todo aquél que aspire a algo más que a ser un mero número en la masa informe y gris de nuestra sociedad occidental.