Perros de paja (2011)
Comparte con tus amigos










Enviar

Una temporada de calor en Mississippi. Un marido absorto en su trabajo. Una esposa de muy buen ver. Unos trabajadores haraganes y mirones. Y un conflicto que pronto estallará porque todo el mundo tiene un límite y esto es… ‘Perros de paja’.

“¡No nos echarán de nuestra casa, joder!”.-David Summer.

Kate Bosworth

Crítica de Perros de paja (2011)

Realmente no sé a qué obedecen tantos remakes como salen últimamente de la “fábrica” de Hollywood. Si al menos tuvieran éxito y consiguieran grandes taquillazos pues podría llegar a entenderlo. Sin embargo, no es el caso. Salvo excepciones suelen recaudar lo justo y necesario y a veces ni eso. Por ejemplo, es el caso mismo de este remake cuya recaudación en EEUU fue muy mala. Esta película es la revisión de un film mítico de Sam Peckinpah. Una película que en el año 1971 causó gran malestar a aquellos que la vieron. Me refiero aPerros de paja’. ¿Qué necesidad había de “remakear” esa película? Sinceramente, pienso que ninguna…

El director Rod Lurie copia aquí casi todo lo que Peckinpah hizo hace varias décadas atrás. Por tener, tenemos: la pizarra, el gato, el cepo, el retrasado del pueblo, el ajedrez… Por supuesto también tenemos a la pareja protagonista y a los haraganes de turno. Es decir, este film de Lurie es casi una copia literal del de Peckinpah. De hecho, hay secuencias que directamente son un “copiar y pegar” del film original. Ahora bien, todo está reproducido sin el ambiente malsano y oscuro de la cinta original. Una ambientación que tanto malestar causó por su perturbadora historia de violencia y machismo.

Charlie

Puede que esta versión llegue a sorprender a aquellos que no vieron el original de 1971. No obstante, a los que lo hemos visto, esta película de Lurie no nos sorprende en absoluto. Lo único que cambia es la ubicación de los hechos y la profesión de los Summers. De la fría campiña inglesa pasamos a un soleado pueblo de Mississippi llamado Blackwater. Por otro lado, del matemático y su alumna pasamos al guionista y la actriz de cine. Nada más. El resto, como he expresado en el párrafo anterior, es casi un copiar punto por punto. Eso sí, aquellas escenas de violenta desnudez protagonizadas por Susan George en el film de Peckinpah se censuran convenientemente en esta nueva cinta, no llegando al grado de crueldad visual de las originales. En concreto, me refiero a una especialmente dura…

Si usted todavía no ha vistoPerros de paja tiene ahora la oportunidad de verla con mejor «imagen». Ahora bien, mi consejo es que se hagan con el film original y la vean en su lugar. El tema como digo es casi igual, sólo que en el original de Peckinpah la atmósfera malsana estaba más conseguida, y también la progresiva destrucción de la relación de la pareja protagonista mejor contada. Aquella cinta podía, como dijo mi compañero Carlos G. en su crítica, tener dobles lecturas. Este film de Lurie sólo tiene la lectura de la violencia final.

David y Amy

“Nos encanta que hayas vuelto”… Los perros de paja.

James Marsden y Kate Bosworth interpretan a David y Amy Summer. He de reconocer que James Marsden está bastante correcto en su papel y no desentona nada. No puedo decir lo mismo de Kate Bosworth. Sintiéndolo mucho, Kate no tiene nada que hacer contra Susan George. La “ingenuidad” y sexualidad con las que la actriz inglesa dotó a su personaje de Amy no las encontramos en Bosworth ni por asomo. La “Amy de Kate” es mucho más madura y mucho menos “ambigua”. Esto afecta directamente a la trama. No olvidemos que mucha de la fuerza perturbadora y tensión de la película original era esa “ambigüedad”, “ingenuidad” y sexualidad que mostraba el personaje de Susan George. Resaltar que, para ayudar a Kate Bosworth a realizar una determinada escena, Rod Lurie le preparó una llamada con Susan George. Kate y Susan hablaron y Kate agradeció el detalle al director.

Alexander Skarsgård da vida al jefe de los haraganes que hacen la vida imposible al matrimonio Summer. En esta ocasión, Alexander es Charlie, el ex_novio de Amy y fracasado capitán del equipo de rugby local. Ahora se dedica, con parte de sus compañeros, a hacer algunas chapuzas con las que estafar a sus vecinos. Salvo mostrar, una vez más, su musculatura y gigantesco tamaño en pantalla, poco o nada aporta Skarsgård a su personaje. Un personaje que se limita a ser el malo de una función ya vista.

Finalmente, se dejan ver en la cinta caras conocidas. Entre ellas encontramos a James Woods en el detestable papel de acabado ex_entrenador local. Este es un tipo de esos desagradables que tan bien le sientan al siempre genial Woods. Por su parte, Dominic Purcell encarna al retrasado del pueblo en un papel desaprovechado y que no le pega. Por si fuera poco, Dominic se muestra más tieso e inexpresivo que un garrote. Finalmente, nos encontramos a Laz Alonso como el sheriff local que intenta mantener el orden en esta peculiar comunidad.

James Woods

En conclusión.
Termino esta crítica de Perros de paja (2011), un nuevo remake que no pasará a la historia del cine. Si vale para que la gente conozca o se anime a ver el film original al menos ya habrá valido para algo. Esta película no es otra cosa que una revisión moderna del film original de Sam Peckinpah con varios momentos calcados. Además carece de la fuerza perturbadora de la cinta original. Si usted no vio el original todavía está a tiempo. En caso contrario… échele un vistazo a este remake.

“No pienso meterme en una pelea”.-David Summer.

Perros de paja

Curiosidades.
-James Marsden y Kate Bosworth ya se conocían de antes, ambos coincidieron juntos en el rodaje del filmSuperman: Returns del año 2006.
-Kate Bosworth fue bautizada por la crítica norteamericana como “la próxima novia de América” por su actuación en el film ‘El chico de tu vida’ del año 2004.
-La expresión “perros de paja” hace alusión a un texto clásico chino, el Tao Te Ching. En ese texto se compara la condición humana con la de una antigua ceremonia china del perro de paja. Los perros, hechos de este material, se usaban a modo de ofrendas a los dioses en antiguos rituales en esa cultura y eran tratados con la mayor de las reverencias. Pero cuando ya no eran necesarios, eran pisoteados y abandonados. En la película se usa esa expresión para referirse a Charlie y sus acabados compañeros.

Tráiler de Perros de paja (2011)